Fecha de Lanzamiento
Octubre de 2022
GÉNERO
Multijugador de supervivencia
DESARROLLADORA
Dimps Corporation
DISTRIBUIDORA
Bandai Namco
PLATAFORMAS
PlayStation 5, Xbox Series, PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch y PC
Pocas franquicias han dejado tanta huella en la cultura general como Dragon Ball. La mítica serie creada por Akira Toriyama y publicada en las páginas de la revista Weekly Shonen Jump desde el año 1984 reinventaba el clásico de la literatura china Viaje al Oeste para darle un enfoque distintivo y original, con una mezcla de humor y acción que rompía moldes y creaba escuela en la aún por entonces joven industria del manga. Lo que consiguió Dragon Ball difícilmente puede ser superado por alguna otra serie, y a los hechos me remito: su legado cultural es de lo más amplio, y más teniendo en cuenta que cada año se lanzan múltiples productos encabezados por Goku, Gohan, Trunks, Piccolo y compañía. En el ámbito de los videojuegos encontramos que esta se ha acabado convirtiendo en una saga casi anual, y es que raro es el año en el que no vemos el lanzamiento de un nuevo juego de la franquicia. Esto no tiene por qué ser algo malo; por ejemplo, Resident Evil en los últimos años ha pasado a lanzar juegos de forma anual, y esto no ha afectado para nada en la calidad de estos, pero si que es cierto que con Dragon Ball encontramos un problema que viene de raíz: al ser una serie literaria, la mayoría de juegos se repiten a la hora de recontar la historia y adaptar sus batallas. Muchos de los juegos de Dragon Ball son excesivamente parecidos, recayendo en el género de la lucha en 3D.

Por supuesto, hay juegos mejores y juegos peores: Dragon Ball Kakarot me parece un ejemplo de cómo hacer bien las cosas, a pesar de que no se encuentra al nivel del mítico Dragon Ball Budokai Tenkaichi 3, mientras que Dragon Ball Final Bout, lanzado en PS1, es un claro ejemplo de como no hacer las cosas bien. En este contexto, y como fan de la saga, valoro mucho cuando se lanzan propuestas creativas que nos permitan contar con un nuevo punto de vista de la historia, el mundo y los personajes de Toriyama. Celebré mucho el lanzamiento de FighterZ, y me sorprendí gratamente al ver el anuncio del próximo título de la serie, Dragon Ball: The Breakers. Gracias a la buena gente de Bandai Namco, en los últimos días he podido acceder a la beta cerrada del título, para así poder comprobar por mi mismo que tal funciona esta curiosísima propuesta. ¿Queréis saber qué tal se plantea el futuro de Dragon Ball, y si creo que puede o no funcionar el título? Pues no perdamos más el tiempo, y pasemos al texto completo, que podéis leer a continuación.

 

¿Célula ha vuelto? ¿Y dónde está Goku?

Lo primero es lo primero: ¿Qué es Dragon Ball: The Breakers? Se trata del primer título multijugador de la franquicia enfocado en la supervivencia y en la recopilación de objetos. Similar en concepto a títulos como Dead by Daylight o el reciente Evil Dead: The Game (cuyo análisis, realizado por un servidor, podéis leer aquí), aquí encontraremos partidas compuestas por 8 jugadores divididos en dos equipos: uno de superviventes, en el que siete jugadores deberán recuperar llaves para activar la nave del tiempo y así huir del lugar, y otro de atacantes, conformado por un jugador que se pondrá en la piel de uno de los villanos de la franquicia. Por supuesto, el atacante contará con muchas más opciones para acabar mediante la fuerza con el resto de los enemigos, pero los supervivientes no estarán del todo indefensos ya que podrán obtener el espíritu de combate de los guerreros legendarios (es decir, los protagonistas de la serie) para luchar como ellos durante un breve período de tiempo y así poder sobrevivir. Curiosamente, el título cuenta con lo que parece ser una historia que, además, conecta con un elemento visto previamente en otros productos de la franquicia, ya que todo se centra en la aparición de vórtices temporales que Trunks, como patrullero del tiempo, está investigando e intentando arreglar. Por lo poco que he podido ver de esta, parece que no tendrá mucha importancia y que solo servirá como una excusa para justificar la aparición de las partidas. Aun así, creo que los fans de la serie agradecerán mucho su aparición. 

Sobre el papel, la premisa del juego es muy interesante; a fin de cuentas, casi nunca hemos visto cómo reaccionan los ciudadanos normales y corrientes a las terribles amenazas que surgen en el mundo de la serie, además de que plantea un concepto que se siente absolutamente fresco y original. Sin embargo, lo que he podido jugar me ha demostrado que al juego todavía le faltan unos cuantos retoques para poder posicionarse a la altura de los grandes títulos del género, tanto en lo referente al diseño como en lo referente a la jugabilidad y la conexión. Pero hablemos de ello con más calma en el siguiente apartado.

 

Donde están los Guerreros Z cuando uno los necesita…

En la beta cerrada que he tenido el honor de jugar solo pude realizar partidas en dos mapas y en un único modo de juego, que se plantea como el principal del mismo. Lo cierto es que no había muchas opciones en pantalla, en parte debido a la falta de información que hay (aún) en relación al título, y entiendo que en un futuro se mostrarán más modos de juego… Porque si no, nos podríamos encontrar ante un título con un contenido realmente pobre. Pero esto solo son conjeturas, y no es justo juzgar un producto en base a las suposiciones. Así, tras acceder al juego lo primero que encontré fue un menú de customización en el que pude editar a mi personaje de la forma que quisiera. El editor no es nada del otro mundo, y la mayoría de elementos que presenta están sacados de los personajes de la serie, por lo que es muy común crear una especie de quimera a medio camino entre, por ejemplo, Gohan y Mr. Satán. Una vez creado el personaje, accedí a un tutorial acompañado por el mismísimo Trunks, en el que se explicaban de una forma satisfactoria las principales mecánicas del título. Aquí pude comprobar algunas de las cosas que menos me han gustado del título, como su tosca movilidad (el sistema de salto es de todo menos orgánico, y su artificialidad juega en su contra) o su pobre sistema de disparo (que aunque supone una parte muy pequeña del juego, se podría haber planteado mejor). También me permitió comprobar que hay muy pocos objetivos por cumplir, y estos no varían mucho según el mapa según lo que he podido comprobar. Aunque el tutorial es sencillo y nos presenta un sistema de control que, a favor del juego, es intuitivo y fácil de aprender, sí que nos deja claro que hay mucho margen de mejora y de introducción de ciertas novedades.

A la hora de pasar a una partida completa, me quedé sorprendido con la tardanza a la hora de encontrar la partida. Entiendo que es una beta cerrada y que el número de jugadores es mucho más limitado, pero creo que se tarda demasiado en comenzar una partida para lo poco que acaban durando después. Una vez encontrada la partida, pude jugar tanto como el atacante como el superviviente (en partidas distintas, por supuesto), y comprobé lo que me temía: hay muchos huecos vacíos entre misión y misión. Como atacante, en la beta pude controlar a Célula, y lo cierto es que sus fases evolutivas están muy bien tratadas. Cada una se controla de forma distinta, y aumenta su poder considerablemente con cada fase. El problema está en que los mapas son bastante amplios y no tenemos nada que hacer más allá de cazar a los jugadores. Y con lo amplios que son… Tardaremos bastante en encontrar a alguien. En cuanto a cómo es jugar como superviviente, es algo mejor porque siempre tendremos algo que hacer, pero me siguen faltando objetivos extra, vehículos o algo más de chicha. Aún hay tiempo para añadir más cosas, y espero que lo hagan, porque a la hora de la verdad las pocas cosas nuevas que plantea el título me gustan mucho: la posibilidad de destruir sectores del escenario es espectacular, y la transformación en ciertos personajes remite a otros juegos de la franquicia. Simplemente, le faltan cosas al juego.

Por último, en lo referente a lo técnico y lo artístico el juego me ha dejado tristemente frío. El juego no hace justicia a la nueva generación de consolas, y no solo los escenarios están algo vacíos si no que las texturas y animaciones dejan mucho que desear. Los diseños sí que representan fielmente el estilo de Toriyama, y me gusta como se han trasladado al juego, pero el resultado podría haber sido mucho mejor. La conexión, eso sí, no ha dado problema alguno, y las partidas que he podido jugar han ido bien y sin fallos. Por último, en cuanto al sonido encontramos un doblaje que es funcional y respeta el trabajo previo en la franquicia, y una banda sonora que desaparece y se siente un poco vacía.

 

Conclusión: Aún le falta ki al título

Dragon Ball: The Breakers me ha dejado algo frío, pues a pesar de su más que interesante propuesta no parece terminar de estar lo suficientemente pulido ni completo. Quiero pensar que, de cara al lanzamiento, se mejorará lo presentado y se incluirán más personajes, modos de juego y elementos con los que poder interactuar, pues con las mejoras adecuadas podríamos estar ante un nuevo referente en el aún joven género multijugador JvJ. Espero que solucionen estos problemas, y nos den el juego que la franquicia merece. Hasta entonces, solo queda esperar… Y huir de Célula y compañía.

X