[Análisis] Abzu

0 Flares 0 Flares ×

Son muchos los desarrolladores que deciden centrar sus esfuerzos en hacer que su título sobresalga en un apartado en concreto, por ejemplo; una jugabilidad muy pulida, una historia fantástica que emocione a los jugadores, o un increíble apartado audiovisual. Son pocos los elegidos que se alzan triunfantes al intentar combinar todo eso en un juego redondo que sea sobresaliente en todo. Abzu, el título que nos atañe en este momento, busca entrar fácilmente por los ojos y lo consigue, gracias a un apartado artístico que ha llevado a muchos a compararlo con Journey.

Abzu no es un título desafiante que busque sacar lo peor de nosotros, al contrario, aboga por la tranquilidad, el dejarse llevar mientras buceamos por el océano sin pensar en nada más que lo que nos muestran en pantalla, zonas llenas de fantástica flora y fauna. No hay una finalidad más allá de nuestra propia curiosidad, que será el motor que nos inste seguir descubriendo un poco más de la biodiversidad que habita en las grandes masas de agua.

Por supuesto, huelga decir que Abzu no es para todo el mundo. Si tu interés por la vida marina es nulo o aborreces con toda tu alma los juegos sin una finalidad per se, no hay nada para ti en Abzu. No obstante, si al igual que un servidor os gusta de vez en cuando tumbaros o sentaros con vuestra consola para jugar a algo tranquilo y hermoso, y sentís verdadera curiosidad por todo lo que habita en los océanos, entonces Abzu es para vosotros.

Hace ya muchos años que miro al mar con profundo respeto y adoro ir a visitar acuarios (hace apenas unos días estuve por primera vez en el de Sevilla). El hecho de que apenas se haya explorado un 5% o menos de los fondos oceánicos (según los datos habituales), ya es suficiente para crear en mi una curiosidad por lo que pueda realmente esperarnos allí, más viendo el tipo de criaturas que se han descubierto en la Fosa de las Marianas. Si no os convencen demasiado las zonas más profundas del océano, a buen seguro que habréis visto las idílicas imágenes de aguas cristalinas llenas de coloridos corales y peces. El caso, y sin deseo de extenderme mucho más aquí, es que hay suficientes cosas que podrían despertar nuestra curiosidad en torno a los mares y océanos. Si tenéis interés, no paréis de leer aún.

Buceando en pos del descubrimiento

Esta no será una review al uso, ya que no hay una historia per se en el título y en cuanto a su jugabilidad, se reduce a utilizar un par de botones. Aclarado esto, os hablaré un poco sobre mi experiencia con Abzu y lo que podría haber mejorado (siempre desde mi humilde opinión) la experiencia.

Bueno… hay algo que no es del todo correcto en mi afirmación anterior, y es que, Abzu sí tiene una historia, aunque se presenta de forma indirecta mediante ruinas y murales pertenecientes a una antigua civilización. Este acercamiento a la forma de narrar el trasfondo similar a la que presentaba Journey, tiene asociado el riesgo de que probablemente muchos pasen todo por alto.

A esto hay que sumarle determinadas cosas que pueden verse en el ambiente y chirrían demasiado, como puertas mecanizadas o grandes tetraedros que sueltan descargas eléctricas al acercarse a estos, junto a grandes cables que parecen proveer de energía. Esto último es alarmante, en cuanto a que en la zona que vemos esto, aparecen por primera vez huesos de grandes animales como ballenas, además de ser todo más oscuro y desprovisto de vida. Me gustaría hablar largo y tendido sobre esto, pero no hay nada en claro sobre lo que nos expone Abzu, a excepción de su claro mensaje ecologista donde parece advertir que al igual que en la vida real, nuestras acciones sobre la vida en el océano son nocivas y podrían ser irreversibles.

En Abzu encarnamos a un buzo que se encuentra a la deriva en mitad del océano y se dedica a bucear (¡sorpresa!) por el fondo marino. Una vez que se nos enseñan un par de cosas, toca explorar y sorprenderse con todo lo que hay en pantalla. A los animales que pueblan cada zona, pueden unírsele más si somos capaces de descubrir unos agujeros brillantes que suelen ubicarse en las partes bajas y hacen que algunas criaturas afloren de estos para sumarse a los que ya nadan por esas aguas.

Al principio puede que nos cueste un poco domar la cámara y las subidas y bajadas del protagonista al bucear, ya que vienen por defecto invertidas, es decir, si subimos el joystick nadaremos hacia abajo, mientras que si hacemos lo contrario iremos hacia arriba (algo que puede jugarnos malas pasadas en los primeros minutos). No obstante, esto puede solucionarse cambiando los controles o simplemente adecuándose con el tiempo.

Una de las cosas más simpáticas del título es la posibilidad de agarrarte a un animal y simplemente dejar que nade tranquilamente mientras nos lleva, porque, ¿quién no ha soñado con bucear junto a una tortuga laúd o un tiburón cebra? Ya no tienes que soñar más, en Abzu esa posibilidad existe.

Otro dato de interés y que agradará a aquellos más interesados en la vida marina, es la posibilidad de sentarnos a meditar en unas estatuas con forma de tiburón que nos permiten ver de forma cercana a todos los animales que hay por cada zona. Por supuesto, puedes ver muchos peces simplemente buceando y acercándote, pero esto te ayudará dándote el nombre del animal y una cámara centrada en cada espécimen en concreto. Asimismo, en el menú principal puedes meditar en cada una de las áreas, por lo que intenta siempre buscar la estatua, ya que, a fin de cuentas, esto trata sobre disfrutar de lo que habita en los mares y océanos.

Abzu consta de varios capítulos separados por zonas, generalmente con puertas o elementos similares que las separan unas de otras. Es fácil adivinar cuando hemos pasado de un lugar a otro, entre otras cosas porque todos estos lugares presenten diferentes elementos (fauna, flora, colorido, etc).

Me hubiese encantado que mi viaje submarino hubiese sido mucho más largo, puesto que Abzu puede completarse fácilmente en 2-3 horas. Aunque al menos, me queda el consuelo de haber disfrutado de este.

La vida y la belleza residen en el agua

Las comparativas entre Journey y Abzu tienen bastante sentido y por eso, es frecuente encontrarlas en cualquier texto que hable del segundo juego. Matt Nava, director creativo de Journey, y Austin Wintory, encargado de la banda sonora del mismo, han participado en la creación de este título. Si comparamos audiovisualmente ambos, es fácil ver que la mano de estos dos genios está presente en ambos.

La grandeza de Abzu reside en su hermosa representación de los diferentes biomas marinos. Se han representado muchas criaturas de diferentes zonas del océano, desde pequeños peces y caballitos de mar, hasta grandes mamíferos como orcas, ballenas, delfines y diferentes tipos de tiburones. A esto hay que sumarle la presencia de criaturas de lo más profundo de las fosas, con calamares gigantes, tiburones duende o pulpos Dumbo. Hay incluso algunas criaturas prehistóricas, aunque no quisiera desvelar cuales para que podáis descubrirlas vosotros mismos.

La representación de la vida marina es fantástica, tanto por la variedad como por el comportamiento de los diferentes seres. Desde bancos de peces que nadan al unísono, hasta tiburones lanzándose a devorar peces más pequeños, sin contar la representación de los tamaños de las diferencies especies (es abrumador comparar a nuestro buzo con una ballena azul) o la imponente oscuridad de los fondos marines en contraste con otras aguas más superficiales y cristalinas donde permea la luz del sol.

La banda sonora acompaña de forma magistral a cada situación. Se agradece por la temática que se haga uso de coros y determinados instrumentos como el violín o la flauta, que solamente sirven para acompañar y engrandecer aún más la experiencia que vivimos en el fondo del mar. Además de esto, los efectos sonoros de algunos grandes animales como la ballena o la orca, así como el movimiento al nadar, están muy bien representados.

 

Conclusión

Abzu es una maravillosa y relajante representación de la flora y fauna que nos espera en las grandes masas de agua de nuestro planeta. Es un viaje mágico y emocionante que brilla por todo el trabajo audiovisual que tiene detrás, así como la fiel representación de las especies que aquí aparecen.

Aunque el trasfondo de Abzu es sencillo de extraer, igual hubiese sido mejor tratar su historia de forma diferente y no mediante detalles que muchas pasarán por alto. Creo que podría haberse dado el mismo mensaje y haber sido mucho más impactante en el jugador, si se hubiese presentado alguna zona desprovista de vida y llena de plásticos, petróleo y demás basura que vertemos al mar y causa estragos. Podría ser un buen contraste entre los hermosos lugares llenos de color y vida y una forma directa de señalar al ser humano.

Vuelvo sobre mis pasos para repetir que Abzu no es un juego para todo el mundo. Es ese juego que está ahí para recordarte que los videojuegos pueden ser arte, que puedes sentarte y relajarte para jugar en esos días que, aunque te apetece practicar tu afición, no deseas nada que ponga demasiado a prueba tu fatigada mente. Abzu es bonito y muy agradecido, sobre todo si te apasiona el océano, pero debes tener muy claro lo que ofrece antes de sumergirte en él.

Análisis - Abzu

Distribuidora: 505 Games

Sinopsis: Las mentes creativas que crearon Journey y Flower se han unido para dar vida a ABZÛ, una bella aventura submarina. Sumérgete en un mundo oceánico repleto de misterios y lleno de vida y de color. Encarna al submarinista y realiza acrobacias increíbles gracias al sencillo sistema de control. Descubre cientos de especies únicas (basadas en criaturas reales) y familiarízate con la fauna marina. Interactúa con bancos de miles de peces, que responden de forma procesal entre ellos, ante tu presencia y ante los depredadores. Pasea por épicos entornos marinos y explora los ecosistemas acuáticos, que han sido modelados con un nivel de detalle sin precedentes. Desciende a las profundidades del océano, donde yacen antiguos secretos olvidados. Pero cuidado: no vayas a zonas muy profundas, ya que hay peligros acechando en las profundidades. El nombre de "ABZÛ" proviene de las viejas mitologías. AB significa "agua", mientras que ZÛ significa "saber". Por tanto, ABZÛ significa "océano de sabiduría".

  • 7/10
    Historia - 7/10
  • 9/10
    Gráficos - 9/10
  • 8.5/10
    Sonido - 8.5/10
8.2/10

Kalas

Veterano en esto de escribir sobre videojuegos, pero un día me cansé y decidí fundar mi propia web. No soy amante de las marcas, sino de los buenos juegos, aunque Nintendo ha estado muy presente en mi infancia. Sobrevivo en mi lucha por convertirme en un especialista en Asia Oriental.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X