[Análisis] Call of Duty: Black Ops Cold War

[Análisis] Call of Duty: Black Ops Cold War

Fecha de Lanzamiento
13/11/2020
Distribuidora
Activision
Plataformas
PlayStation 5, Xbox Series X, PlayStation 4, Xbox One y PC
Versión analizada
PlayStation 4
Seamos o no fanáticos de la serie de Activision, el lanzamiento de un nuevo Call of Duty ha sido, es y será uno de los grandes acontecimientos del año, y es que podría ser considerado sin mucha discusión el blockbuster por antonomasia de la industria del videojuego. Con el paso del tiempo, las diferentes desarrolladoras a cargo de la franquicia han experimentado mucho con la misma, pasando del belicismo “realista” de Call of Duty (2003) a la inclusión de zombies nazis de Call of Duty: World at War (2008) y al futuro más desenfrenado con Call of Duty: Advanced Warfare (2014). Tras el descontento de los fans por las últimas entregas futuristas, Call of Duty: Modern Warfare (2019) volvió con fuerza para recuperar la esencia COD y dejó el listón muy alto, contentando tanto a usuarios como prensa.

Como es menester, cumple su cita anual y llega a nuestras manos Call of Duty: Black Ops Cold War, cuyo anunció nos cogió por sorpresa al revelarse como una secuela directa de Call of Duty: Black Ops (2010) y dándonos la oportunidad de regresar a las Operaciones Encubiertas durante la Guerra Fría. El título, co-desarrollado por Treyarch y Raven Software, ya se encuentra disponible en PC, PlayStation 4, PlayStation 5, Xbox One y Xbox Series S y X.

 

Historia: We have a job to do

Call of Duty: Black Ops Cold War se cimienta en cuatro modos de juego: la campaña, el modo multijugador, los zombies característicos de los Black Ops y por último, Warzone, su propio modo battle royale.

Como ya hemos comentado, esta nueva entrega retoma la ambientación en los años 80 durante la Guerra Fría aunque desde una perspectiva alternativa. En esta ocasión, encarnaremos a un soldado de élite que forma parte de un grupo encubierto integrado por una serie de especialistas cuyo principal objetivo es eliminar a Perseus, un peligroso espía soviético que lleva años urdiendo su plan para hundir Occidente. A partir de este punto, se desarrollará una trama de espionaje, traiciones y —mucho— patriotismo con varios guiños, apariciones estelares de otras entregas de la franquicia y personajes reales como Ronald Reagan, que nos dará su bendición para defender Estados Unidos a toda costa.

Con este planteamiento tan cliché nada parece destacar frente a otras campañas de la saga, pero nada más lejos de la realidad. La historia del juego está repleta de detalles, comenzando por ejemplo, con la personalización del protagonista, o más bien de su ficha, pues además de tener que escoger sexo, tono de piel y rasgos psicológicos (agresivo, solitario, paranoico, etc) que nos dotarán con perks (mayor velocidad de recarga o mejor puntería), elegiremos un pasado para dar cierto trasfondo al personaje.

Y si bien este curioso modo de crear a nuestro personaje pueda parecer algo anecdótico, no lo será la buena variedad de misiones a las que nos enfrentará la campaña de este COD, que intenta distanciarse un poco más de su fama de shooter pasillero, ofreciendo algunos entornos, que aun siendo cerrados y pequeños, ponen a nuestra disposición rutas que nos servirán para rodear al enemigo y sorprenderlo con sigilo. Y por supuesto, los momentos espectaculares no faltarán en el título, ya sea con un asalto en helicóptero en Vietnam, una persecución en un aeropuerto a lo Michael Bay o un tramo final que intenta innovar y seguro que cogerá a más de uno por sorpresa.

La gran novedad de esta entrega es la posibilidad de tomar decisiones en secuencias clave para el desarrollo de los acontecimientos. Estas escenas se resuelven con sencillez gracias a un cuadro de diálogo que ofrece diversas opciones, y aunque es cierto que podría haber sido un poco más complejo, funciona. Una característica que si bien no es nueva en la saga, se adapta muy bien a la temática de espionaje que proporciona la Guerra Fría, son las misiones secundarias, que usan los típicos coleccionables en los niveles como pistas para descifrar códigos y resolver pequeños puzles. No será tarea fácil solucionar estos enigmas, de hecho, tal vez sea necesario para muchos tomar papel y lápiz.

La historia de Call of Duty: Black Ops Cold War, cuyo guion firma David S. Goyer (veterano en la subsaga Black Ops y guionista de El Caballero Oscuro y El hombre de acero), presenta lo que todos queremos para un juego de estas características, personajes con personalidad, giros que enganchan y mucho espectáculo hollywoodiense. Sin duda, una de las mejores campañas de la serie. Una de las pocas pegas que podemos ponerle es que se nos hace demasiado corta, unas 5 horas de pura evasión, aunque siempre podremos rejugarla para ver un final distinto o afrontar un nivel de otra manera.

 

Multijugador: Barras y estrellas

El aliciente estrella para los fanáticos de Call of Duty es sin duda su apartado multijugador, que este año se postula como un buen pozo de horas con alguna novedad interesante, pero manteniendo siempre los pies en la tierra. No es sorpresa para nadie que los modos inamovibles como Duelo por Equipos, Dominio, Baja confirmada o Buscar y destruir continúan en la serie, pero también aparecen nuevos modos dispuestos a dar mucha guerra.

Uno de ellos es Bomba Sucia, un frenético híbrido que toma y adapta la exploración de Warzone a los enfrentamientos más directos del multijugador clásico en partidas de 40 jugadores, y donde nuestro objetivo será recolectar uranio y detonar bombas para reducir el escenario habitable. Por otro lado encontramos Escolta vip, que muestra un enfoque más táctico y reposado, donde habrá que escoltar a un VIP hasta una zona específica del mapa mientras que el equipo rival intenta impedirlo. Para los que lleven algunas entregas desconectados de la saga cabe destacar la existencia de Guerra Terrestre, una suerte de Dominio a mayor escala cuyo mayor incentivo para muchos sea la inclusión de vehículos. A pesar de que puede sonar muy bien en un principio, no termina de hacerse notar en este multijugador y mucho menos acercarse a las espectaculares Conquistas de Battlefield, porque queramos o no, donde mejor se desenvuelve Call of Duty es en los tiroteos frenéticos, que destacan más en mapas algo cerrados.

A cada nueva entrega, el gunplay está cada vez más pulido, y poco podemos decir aparte de que sigue siendo de los shooters más satisfactorios que hemos probado. No tardaremos mucho tiempo en cogerle el ritmo, pues COD siempre ha sido amable con los nuevos jugadores, y os advertimos de que una vez empecemos una partida nos costará soltar el mando, más si jugamos junto a amigos, incrementando exponencialmente la diversión.

 

Zombies: La esencia Black Ops

Si hacemos un ranking de los mejores enemigos a los que hacer frente en un videojuego, sin lugar a dudas estarían los nazis, villanos por excelencia. Si seguimos con esta lista, en algún momento aparecerían los muertos vivientes, criaturas desagradables y malignas a los que apetece disparar de vez en cuando. ¿Y si unimos a estos dos iconos del mal? ¿Qué puede haber mejor que masacrar a cientos de zombies nazis? Ya os respondo yo: Nada.

El nuevo shooter de Treyarch, cómo no, nos trae de vuelta el modo que hace única a esta sub-saga y cuyo lore e historia ha crecido durante el transcurso de cada entrega. Eso sí, si no sois asiduos al modo Zombies como un servidor, tranquilos, no es necesario saber nada para disfrutar de reventar los cráneos de estos malvados engendros. Como de costumbre, nos enfrentaremos a oleados de zombies en un escuadrón de cuatro jugadores y deberemos colaborar para aguantar las 20 oleadas del modo principal. Entre perdigonazo y perdigonazo tendremos la posibilidad de crear equipamiento, comprar y mejorar armas, abrir caminos y mucho más, con los puntos que vayamos consiguiendo.

Por ahora solo está disponible el primer capítulo “Die Maschine”, una reimaginación del primer mapa del modo zombies ambientado en un búnker de la Segunda Guerra Mundial asediado por monstruos nazis. A esto podemos sumarle un modo exclusivo para los usuarios de PlayStation llamado “Aniquilación”, que nos sitúa en las mapas del multijugador junto a oleadas infinitas de zombies. Y para terminar, Dead Ops Arcade, un twin stick shooter con vista cenital bastante divertido que hará las delicias de los fans old-school de Black Ops.

Algo que alegrará a más de uno es el progreso compartido entre el modo multijugador y el modo zombies, pudiendo utilizar las mejoras de nivel y clases en ambos. Amén de un crossplay entre consolas y PC que opta por no limitar a la comunidad en sus respectivos sistemas.

 

Warzone: Grandes planes de futuro en Verdansk

Actualmente, la experiencia que ofrece el battle royale de Call of Duty es prácticamente la misma que ya vimos en el free to play que vio la luz hace unos meses. Partidas de 150 jugadores, una segunda oportunidad para los que caigan en el campo de batalla a través de enfrentamientos 1vs1 en el Gulag, exploración, un mapa gigantesco, equipamientos y la optimizada base jugable de COD.

A pesar de ello, ya sabemos que el próximo 10 de diciembre llegará una gran actualización junto a la nueva temporada que incluirá contenido de Black Ops Cold War, armas, nuevos modos de juego, mapas, zombies y mucho más. Por lo que si le diste mucha caña a Warzone antes de la salida de este juego y estás algo cansado, puedes estar seguro de que volverá con fuerza en unos días.

 

Gráficos y sonido: Dios bendiga América

Call of Duty: Black Ops Cold War es un título intergeneracional y se nota. Exprime las “antiguas” consolas y aprovecha las cualidades de la nueva generación. Técnicamente goza de un buen nivel de detalle, sobre todo en la campaña. Las animaciones son fluidas como es norma en la serie, y la definición y calidad de las caras de los personajes protagonistas es bastante espectacular. En PlayStation 4 y Xbox One alcanza los 60fps estables en el modo multijugador, esta cifra aumenta y llega hasta los 120fps en PlayStation 5 y Xbox Series. Lo peor, al menos en la versión de PlayStation 4, son los errores de carga de texturas al cargar el nivel, algo que se podría arreglar en sucesivos parches.

Lo más impactante visualmente se da lugar gracias a su ambiciosa ambientación, que presenta una serie de escenarios diversos y de alto nivel. Algunos de ellos cuentan con una sucia y atractiva representación de los ochenta con mucho juego de luces y neones. Otras, como la parte de Vietnam, aunque poco original, también es notable, con su clara inspiración en la película de Ford Coppola, Apocalypsis Now. La Guerra Fría nunca había lucido tan bien.

El apartado sonoro me ha sorprendido, la banda sonora proporciona momentos épicos cuando se necesita, sobriedad cuando se requiere o locura cuando se precisa. Algunos temas licenciados están muy bien escogidos, como es el caso de ‘The Stroke’ de Billy Squier en la escena del bar. El sonido tampoco está nada mal, la caracterización de las armas es, como de costumbre, muy buena, y minucias como que el tremendo estruendo de una granada ensordezcan tus pasos durante un momento dota al conjunto de una inmersión notoria. El doblaje al castellano, como es de esperar en este tipo de superproducciones, es sobresaliente.

 

Conclusión

Call of Duty: Black Ops Cold War tiene una de las mejores campañas de la franquicia, corta pero muy intensa, con mejoras en las posibilidades del sigilo, toma de decisiones y una ambientación de la Guerra Fría notable. En lo respectivo al multijugador se mantiene algo conservador, aunque con nuevos modos añadidos muy interesantes. Los zombies gustarán a los fanáticos a pesar de que se sientan algo fáciles y sencillos en el primer capítulo de su historia. Por ahora, Warzone se mantiene igual, no obstante se actualizará con multitud de contenido en unos días. En resumen, el shooter de Activision es un buen juego, que recupera las ganas de ofrecer una buena campaña, mantiene un multijugador más que divertido y unos zombies competentes que posiblemente mejoren en el futuro.

8.2
Recomendado
">
Sinopsis
Black Ops Cold War, la secuela directa de Call of Duty: Black Ops, transportará a los jugadores al centro de la volátil batalla geopolítica de la Guerra Fría, a principios de los 80. Nada es lo que parece en la fascinante campaña para un jugador, donde los jugadores se enfrentarán cara a cara a figuras históricas y verdades incómodas mientras luchan por todo el mundo en escenarios icónicos de la Guerra Fría como Berlín Este, Vietnam, la sede del KGB y más.
Pros
Buena variedad de situaciones en la campaña
Ambientación notable
Muy divertido
Multitud de modos
Contras
Fallos al cargar texturas
Multijugador y zombies conformistas
escort mersin escort adana escort ankara escort bodrum escort
X