[Análisis] ‘Clid The Snail’ (PS4)

[Análisis] Clid The Snail

Fecha de Lanzamiento
31/08/2021
Distribuidora
Koch Media
Plataformas
PlayStation 5, PlayStation 4 y PC
Versión Analizada
PlayStation 4
Uno de los proyectos que más interés han causado en el desarrollo de videojuegos independientes en nuestro país es, sin lugar a dudas, el proyecto PlayStation Talents, cuyo principal objetivo es dar voz a todo tipo de desarrolladores menores y noveles mientras que, al mismo tiempo, se seleccionan algunos de sus juegos para apoyar su desarrollo y distribución. Varios de los indies más interesantes y especiales de PS4 (y de ahora en adelante, de PS5) en los últimos años han llegado a la consola gracias a este servicio, y el título del que hoy os vengo a hablar no es una excepción a esta regla. Título que, de hecho, fue el ganador de la VI edición de los premios PlayStation en nuestro país.

Así, Clid the Snail se presenta como un original y detallado twin-stick shooter (es decir, un juego de exploración y disparos con vista cenital, al más puro estilo Diablo) que nos traslada a un universo oscuro en donde la fantasía y la ciencia ficción se dan la mano, con unos bichos con rasgos humanoides como principales protagonistas. Este se trata del primer título de Weird Beluga Studio, un pequeño equipo de cinco amigos desarrolladores establecido en Madrid y que busca dejar una huella en el desarrollo independiente madrileño y español. Siendo este su primer intento en tal hazaña, ¿Qué tal ha acabado resultando? ¿Y que tal se siente su jugabilidad en comparación a otros títulos dentro del género? Además, ¿Qué tal se mueve el juego en PS4? Todas estas preguntas tendrán su respuesta en el análisis completo, que podéis leer a continuación.

 

Desterrado de su hogar, Clid vaga por los páramos

La historia de Clid the Snail nos pone en la piel, como bien indica el título, de un caracol humanoide malhumorado y cínico conocido como Clid quien, junto a su compañera Belu (una pequeña y simpática luciérnaga que supone la contraparte del protagonista), decide adentrarse en las zonas infestadas de enemigos y criaturas hostiles haciendo frente, además, a los viejos ancianos de las tribus que le impedían crear armas para combatir estas violentas criaturas. Clid es expulsado de la ciudadela en la que habitaba, por lo que deberá poner a prueba toda su experiencia con el rifle para sobrevivir y acabar con las Babosas, la tribu enemiga. Al mismo tiempo, en estas tierras entrará en contacto con Alastor, una congregación de mercenarios con la que se aliará para poder ayudar al resto de tribus y especies que encontrará durante su viaje. Así, podemos decir que la trama de Clid the Snail parte de una premisa realmente interesante, dando paso a una construcción del mundo original y detallada que nos presenta un buen número de ideas interesantes que, gracias a su estilo único, consigue alejarse de los tropos más clásicos y reconocibles de este tipo de historias. Quiero decir, sí, hemos visto personajes como Clid en más de una ocasión (de hecho, el dúo Clid/Belu me recuerdan, indudablemente, al dúo Guts/Puck de Berserk), pero la genial ambientación y la evolución de los personajes (que sin ser revolucionaria está bien llevada). No encontramos, a nivel narrativo, una historia revolucionaria y única, pero creo que funciona realmente bien y puede llegar a enganchar a la grandísima mayoría de jugadores.

Como antes mencionaba, uno de los aspectos que más me han gustado de la vertiente narrativa del título ha sido la construcción de su mundo y su universo, pues iremos conociendo mucho más acerca de este a través de ciertas líneas de diálogo, descripciones, misiones e incluso a través de ciertos elementos visuales. Me ha resultado muy interesante como la buena gente de Weird Beluga ha conseguido crear un universo tan rico e interesante en su primer título, pues es un reflejo del gran esfuerzo que ha habido detrás del juego. Y, de hecho, conforme se avanza en el título uno se siente con ganas de saber más sobre su mundo, entornos y personajes, algo en lo que se acaba sintiendo especialmente su escasa duración, que no nos permite disfrutar tanto de estos interesantes entornos tanto como nos gustaría. Como es evidente, al ser un título de origen español este nos viene traducido a nuestro idioma, por lo que la barrera del idioma no debería ser un problema para nadie. Así, a nivel narrativo el juego sorprende gratamente ofreciendo una historia sencilla pero divertida, con un elenco de personajes decente en el que los protagonistas destacan por encima del resto y una construcción de mundo y universo excepcional, mucho más trabajada de lo que cabría esperar.

 

Dispara y acaba con todas las babosas

Es, a nivel jugable, donde considero que más flojea el título. Y es que si bien la idea me parece bastante buena, pues a día de hoy no encontramos tantos títulos de un género tan divertido como las aventuras twin-stick shooter, considero que la idea de controlar a un caracol la han llevado hasta el extremo haciendo que la jugabilidad sea, cuanto menos, lenta. No digo que el título tenga que ser tan frenético como un rogue-like o como un hack-n-slash, pero sí que habría preferido una mayor agilidad tanto en los combates como en la exploración. El control del personaje es tosco, lento, y hasta las volteretas que nuestro aguerrido protagonista realiza son algo problemáticas. La acción, a pesar de la enorme variedad de armas que tiene el título (y que se van desbloqueando poco a poco conforme avanzamos en el mismo), es decepcionante y bastante repetitiva, basando los combates en huir mientras disparamos. Y no hay sensación de impacto en los ataques, ni sabemos cuando daño les hemos hecho a los enemigos, por lo que todo se siente como golpear una pared. Tampoco ayuda la imprecisión del apuntado con el mando, que nos hará fallar en más de una ocasión los tiros. Si contáramos con un movimiento mucho más ágil y trabajado esto no sería un problema, ya que podríamos esquivar fácilmente los ataques y disparar mucho más rápido, pero sin esta capacidad todos los tiros son cruciales… Y esto hace que el título se vuelva realmente complicado, presentando una curva de dificultad muy remarcada que podrá echar para atrás a más de un jugador ya no solo por lo antes comentado, si no también por otros elementos tales como la falta de información en la exploración (es muy común perderse por sus laberínticos escenarios, donde la señalización es escasa) y, en general, lo poco amigable que es el título con el jugador. Nos encontramos, pues, con una jugabilidad tosca y dura, que castiga al jugador de una forma algo injusta.

Pero no todo es malo, ya que el título presenta algunas ideas realmente buenas en cuanto a la jugabilidad se refiere. Por ejemplo, la antes citada variedad en las armas me parece un punto muy positivo, ofreciendo una gran cantidad de opciones para liquidar a nuestros enemigos, con una buena cantidad de diferencias entre cada arma. Y también me ha parecido decente el diseño de niveles, a pesar de la escasez en la información antes mencionada, y algunos puzles están realmente bien pensados. Simplemente, hay errores y una clara falta de elementos que demuestran que nos encontramos ante un juego de un estudio muy joven, al que todavía le falta mucho por aprender. Lo que yo veo en este juego es realmente potencial, un potencial que va a explotar en el futuro, pero que aquí todavía se encuentra algo verde. Clid The Snail, a nivel jugable, es demasiado arcaico y pausado, fallando en la ejecución de las ideas tan buenas que tenían en el estudio, lo que es una pena, pues no casa para nada con el género al que se adhiere.

 

Un hermoso y decadente reino plagado de.. ¿bichos?

El apartado visual de Clid The Snail es, posiblemente, el elemento que más destaca en el título. Y no es para menos, pues desde el primer momento impacta gracias a su genial nivel de iluminación y efectos, además de por su original inventiva a la hora de plasmar un mundo tan especial y único. El diseño artístico me parece de un muy alto nivel, ofreciendo tanto diseños de personajes como de escenarios y objetos de la más alta categoría, y por suerte el equipo de desarrollo ha conseguido plasmar esos diseños a la perfección dentro del juego. El estilo gráfico del juego le sienta de escándalo, y es de lo mejorcito que he visto en un indie recientemente. Sin embargo, en PS4 el juego se siente lastrado, contando con claros problemas técnicos en cuanto a la resolución y la estabilidad se refiere. Y es una pena ver un juego así de bonito pero que no corra del todo bien. Entiendo, de nuevo, que al ser un estudio tan pequeño haya problemas de este tipo… Pero eso no quita que esos problemas estén ahí, y deberían solucionarse.

En cuanto al apartado sonoro la verdad es que no destaca ni para bien ni para mal: Las melodías que podemos escuchar en el juego no se sienten fuera de lugar, ambientan bien las escenas pero tampoco son muy memorables. Está bien, al igual que el diseño de sonido del título, ya que los efectos de sonido elegidos me han resultado adecuados. Poco más he de destacar al respecto, simplemente me ha parecido bien.

 

Conclusión: Hay que mejorar mucho, pero van por buen camino

Clid The Snail se trata de una propuesta realmente sorprendente viniendo de un estudio tan novel, ofreciendo una serie de apartados que serían propios de un estudio con una mayor experiencia y unos presupuestos más altos, pero al mismo tiempo demuestra sus modestos orígenes al contar con ciertos problemas imposibles de obviar, especialmente en el apartado técnico y jugable. Su historia y construcción del mundo me han parecido maravillosas, al igual que su apartado artístico, pero creo que el juego requería de un mayor frenetismo en su jugabilidad y de una mejoría técnica clara, al menos en la anterior generación. No es el mejor juego del género y tiene mucho que mejorar, pero no voy a dejar de recomendároslo: Se trata de una propuesta muy interesante que gustará a los jugadores más cercanos al género  y que, además, nos sirve para observar el enorme potencial que tiene la buena gente de Weird Beluga Studio, pues personalmente ya estoy deseando saber qué harán en el futuro.

6
Aceptable
">
Sinopsis
Clid The Snail es un juego de disparos de perspectiva isométrica donde la trama liderada por Clid, sus carismáticos compañeros, y el combate son el núcleo de la acción. A través de Clid descubrirás una historia sobre el exilio, la amistad y la traición, y vivirás las aventuras de un caracol problemático y rebelde que no encuentra un lugar al que pertenecer.
Pros
Historia interesante con una construcción del mundo maravillosa
Su apartado artístico goza de un muy alto nivel
Viene en perfecto español
Contras
Su jugabilidad peca de ser demasiado lenta y tosca
Faltan muchos elementos de ayuda al jugador, como indicadores de dirección o barras de vida de los enemigos
A nivel técnico el juego cuenta con muchos problemas
X