[Análisis] Helldivers 2

Fecha de Lanzamiento
08/02/2024
Distribuidora
Sony
Plataformas
PlayStation 5 y PC
Versión Analizada
PlayStation 5
Quienes tengáis la costumbre de leer mis textos seguramente sepáis que me encanta establecer relaciones entre dos medios tan singulares como el cine y el videojuego, pues es innegable que se ha forjado una relación simbiótica entre ambos que les ha permitido evolucionar tomando en consideración elementos formales y técnicas desarrolladas en cualquiera de estos. Por ejemplo, con la llegada del desarrollo en 3D se potenció una narrativa visual «cinematográfica» en cuanto al uso del lenguaje de planos cinematográfico y a la exposición de la historia a través de secuencias creadas mediante animación 3D y 2D, mientras que el cine adoptó el uso de los efectos digitales y la creación de escenarios ficticios presentes en los videojuegos. Sin embargo, la relación más clara es la referencial, en tanto a que múltiples videojuegos toman una evidente inspiración temática y narrativa de ciertas películas. Por ejemplo… ¿Podría existir una franquicia como Dino Crisis si no se hubiera estrenado en su momento Parque Jurásico? ¿Y podríamos hablar de algo como Star Fox si no se hubiera desarrollado Star Wars? En los videojuegos es fácil encontrar personajes, tramas, universos e incluso bandas sonoras que homenajean a otras películas, y el videojuego del que hoy vengo a hablaros es, sin lugar a dudas, uno de los que muestra de forma más clara la influencia de una de las mejores películas de ciencia ficción de la historia… A pesar de que subvierte por completo su significado.

Desplacémonos por un momento en el tiempo hasta la década de 1990. Ya sabéis, ese período del tiempo en el que el Grunge y el Rap lideraban las listas de ventas de discos y en donde Sega comenzaba a perder fuelle frente a la imparable Nintendo y a la amenaza en la sombra que suponía Sony con su PlayStation. Es en este período cuando se asentó el nombre de uno de los directores de cine más aclamados del cine holandés, Paul Verhoeven. Su éxito con la maravillosa Robocop y con Desafío Total le hizo ganarse un importante reconocimiento en Hollywood que, además, le permitió poder realizar cualquier proyecto que él considerara interesante. Tras varias idas y venidas, el holandés comenzó a trabajar en su primera (y única) space opera, Starship Troopers, una cinta inclasificable que supone el mayor golpe realizado a la industria del cine moderno desde esta misma. La cinta narra la historia de un grupo de jóvenes que se alistan en el ejército de la tierra con el objetivo de luchar contra unos invasores del espacio en forma de bichos arácnidos gigantes, siendo una suerte de Johnny Cogió Su Fusil mezclado con El Triunfo de la Voluntad (de hecho, la principal influencia de la puesta en escena y el montaje de la cinta de Verhoeven provienen del cine de propaganda alemán producido por Goebbels y compañía). Verhoeven conseguía así crear una cinta de acción y drama única que abusaba de la ultraviolencia con el objetivo evidente de criticar a Estados Unidos, la guerra y la exaltación de los sentimientos nacionalistas. La acción de la cinta no sirve más que como un vehículo para hacer evidente esa crítica, sintiéndose esta vacía y carente de sentido una vez comprendemos que los soldados son carne de cañón enviada al matadero por una guerra que no tiene objetivo ni sentido claro. El equipo de Arrowhead Game Studios, fascinado por la legendaria cinta de culto, se puso manos a la obra a principios de la década pasada con un título de acción y disparos enfocado en el cooperativo que llevaba a los jugadores a defender la tierra y la democracia de las fuerzas enemigas venidas del espacio. El resultado fue Helldivers, un «tapado» entre los juegos exclusivos de PlayStation que consiguió establecer una fuerte base de jugadores. El éxito en crítica y la constancia de sus jugadores llevaron a que el estudio pudiera contar con luz verde para desarrollar una secuela más grande y ambiciosa. Casi 10 años después llega a PS5 y PC Helldivers 2, título que ahonda aún más en el carácter metarreferencial y en la visión irónica de la guerra vinculada a la figura de Verhoeven. El título ya ha aterrizado en tiendas digitales, por lo que solo queda preguntarnos… ¿Está a la altura de las expectativas?

 

La democracia por bandera

La historia de Helldivers 2 nos pone en la piel de uno de los millones de soldados pertenecientes al ejército de la Supertierra, una potencia universal de corte democrático que defiende la paz y la libertad por encima de cualquier otra cosa… Haciendo uso, claro está, de la fuerza bruta y despiadada contra cualquiera que ose amenazar a la raza humana. Por el momento, las dos razas que tienen el honor de servirnos como presa son los insectos Termínidos y los robots Autómatas, cada uno de estos localizados en distintas zonas del sistema solar. Hay que decir que el título no presenta como tal una historia convencional, estableciéndose más como un título centrado en misiones individuales que sirven para reducir la cantidad de enemigos que tratan de invadir la Supertierra. Es decir, que no os esperéis un gran desarrollo de personajes o enormes giros de guion, si no más bien una trama increíblemente sencilla centrada en una guerra cósmica en la que los buenos son muy buenos y los malos son muy malos. Ese carácter caricaturesco está, además, salpicado por un buen toque de humor y por un carácter irónico que, aunque no encaja tan bien como en la cinta de Verhoeven, funciona bien dentro del contexto del título. Si bien he echado en falta la presencia de una trama al uso, no puedo negar que el juego ha conseguido engancharme por su interesantísimo universo y por la genial presentación que se hace de las tropas Helldiver, una fuerza de asalto que atrapa desde el primer minuto por su iconicidad y su puesta en escena.

Quizá el problema de la narrativa de Helldivers 2 no sea su ausencia de una historia de corte convencional si no la nula importancia que tiene la trama en cada misión. Es decir, a la hora de lanzarnos al combate siempre lo haremos con un objetivo en mente, si bien este pasa rápidamente a un plano secundario debido a lo repetitivos que son los objetivos y a la incapacidad del juego por adentrarnos en la materia. Así, la estructura del juego se centra en la realización de misiones muy similares entre sí a nivel narrativo que afectan mínimamente al desarrollo del juego. La idea de que vayamos avanzando junto al resto de jugadores en la recuperación del sistema solar resulta realmente interesante e innovadora, y más aún teniendo en cuenta que podemos observar en nuestra mesa de guerra el porcentaje de avance enemigo y de las tropas de la Supertierra en cada uno de los confines de la galaxia, avanzando de forma constante estemos o no conectados al juego (un componente que hace que la inmersión sea mucho más efectiva, haciéndonos sentir en una verdadera guerra). También sorprende la gran variedad de planetas que podemos visitar, si bien en cada uno de estos el objetivo será similar: machacar a cuantos bichos y androides se nos pongan por delante mientras aseguramos un puesto, recuperamos ciertos datos o reparamos alguna torre. Cabe destacar que, como cualquier título de PlayStation Studios que se precie, llega a nuestro territorio haciendo gala de una traducción al castellano sorprendentemente buena.

 

Las guerras las ganan los ejércitos, no los héroes

Helldivers 2 se presenta en sociedad como un juego de acción en tercera persona y con un importantísimo componente cooperativo. Así, cada vez que nos lancemos al combate tendremos que tener muy en cuenta la cantidad de munición que tenemos y el número de ayudas que podemos solicitar, así como los aliados que nos acompañarán a nuestro objetivo. La mayoría de misiones parten de una misma estructura, comenzando por la llegada a una zona determinada del planeta (no suelen ser entornos muy amplios, y lo cierto es que llegan a sentirse un tanto vacíos), la erradicación de los enemigos mientras alcanzamos el objetivo, la superación de determinadas oleadas de criaturas hostiles y el regreso a casa, que suele suponer el enfrentarse a otra horda de enemigos. Como podéis observar, en Helldivers 2 absolutamente todo se resuelve mediante las armas… ¿Y está el sistema de apuntado y disparo a la altura? Si me preguntarais durante mis primeras horas de juego os diría que no, pues el apuntado resulta de primeras algo defectuoso y poco preciso. Si el personaje se mueve es casi seguro que los disparos fallarán, y el apuntado parece no estar bien orientado. Sin embargo, este sistema oculta mucho más de lo que parece a simple vista, otorgando al juego un marcado componente táctico y estratégico que lo diferencia de un juego de acción cualquiera. A esto hay que sumarle las antes citadas ayudas, una suerte de asistencias que nos aportan tanto defensas como ataques y que se ejecutan realizando combinaciones de ataques al más puro estilo de los combos en títulos de peleas. Su extraño sistema de apuntado, su complejo sistema de ayudas, la constante presencia de enemigos dispuestos a acabar con nosotros… Todo se da de la mano para hacer que los jugadores se sientan rápidamente en desventaja, para lo cual solo hay una solución: jugar con otros amigos. Helldivers 2 es un juego pensado para el multijugador, y vaya que si mejora la cosa al jugar con otros camaradas: las misiones se vuelven más divertidas, los enemigos suponen un mayor desafío… El título mejora y mucho en su vertiente online. 

Sin embargo, una cosa es que se disfrute mucho su online y otra que se pueda disfrutar. A lo largo de sus primeros días en el mercado el título de Arrowhead Game Studios ha sufrido innumerables problemas de matchmaking, limitando considerablemente la cantidad de partidas a través de internet que uno puede jugar. Esto, unido a la presencia de varios bugs que he podido encontrar jugando tanto en solitario como en multijugador, demuestra que el juego requiere de un mayor pulido. En el aspecto gráfico la cosa mejora considerablemente, pues aunque no nos encontramos ante un portento gráfico que busque demostrar el futuro de los exclusivos de PlayStation, sí que nos encontramos ante un juego que hace gala de un genial trabajo de iluminación y textura, así como de una excelente dirección artística. Su uso del color es vibrante, y tanto las armaduras de los protagonistas como los planetas que visitamos resultan originales y emblemáticos. En el sonido ocurre algo similar, presentando un genial trabajo visible a través de buenos temas y una gran elección de efectos de sonido.

 

Conclusión: ¡A formar, soldados!

Helldivers 2 se ha convertido en una grata sorpresa y en un juego más que válido de cara a disfrutar de partidas rápidas con amigos. No es el shooter perfecto ni tampoco pretende serlo, presentándose como un juego de acción sencillo cargado de buenas ideas y con un esquema de control que, aunque distinto, acaba ganándose su hueco en el corazón de los jugadores. Dicho esto… ¡A luchar, soldados, que la Supertierra no se va a salvar sola!

7.8
Recomendado
">
Sinopsis
En Helldivers 2 te unirás a escuadrones de hasta cuatro Helldivers y se os asignarán misiones estratégicas. Vigilaos las espaldas, porque, desgraciadamente, el fuego amigo es una certeza de la guerra, pero el trabajo en equipo es imprescindible para obtener la victoria.
Pros
Su componente de inmersión brilla con fuerza, destacando el porcentaje de territorios invadidos que avanza de forma constante
Su sistema de apuntado y disparo tarda en arrancar, pero se acaba volviendo un deleite
Genial sistema de ayudas y excelente componente multijugador
Contras
Los objetivos de las misiones son poco interesantes y se echa en falta una historia convencional
Sus mapas no son muy grandes y están realmente vacíos