Fecha de Lanzamiento
14/11/2023
Distribuidora
Devolver Digital
Plataformas
PlayStation 5, Xbox Series, Nintendo Switch y PC
Versión Analizada
PlayStation 5
Me gustaría poder empezar este análisis hablándoos del «estilo Devolver», pero siento que os cansaría si lo hiciera… Y más teniendo en cuenta que, a lo largo de los últimos tres meses, he comenzado varios artículos hablando de ese tema. Todos aquí conocemos qué es lo que caracteriza a la emblemática distribuidora y productora norteamericana, cuya irrupción en el mercado gozó de gran prestigio gracias su labor en series tan memorables como Hotline Miami o The Talos Principle. Sin embargo, no todos sus juegos son grandes obras maestras de la inventiva indie, ya que en el catálogo de la compañía se cuentan toda clase de juegos experimentales que, aunque son considerados imperfectos, han conseguido dar una cierta vuelta a géneros que parecían invariables. Echadle un vistazo, por ejemplo, al genial Bleak Sword DX o al interesantísimo Weird West si queréis comprobarlo por vosotros mismos. Si bien no son juegos superventas ni son recordados por la gran mayoría de jugadores, sí que han conseguido mantener una base activa de fans al mismo tiempo que han servido como buenos estandartes de la creatividad que apoya la compañía.

El juego del que hoy vengo a hablaros cumple con todos los requisitos para entrar dentro de ese selecto grupo de juegos «tapados», pues Karmazoo parte de una premisa interesantísima que pocas veces hemos podido ver dentro de la industria. Desarrollado por el estudio francés Pastagames (a quien posiblemente conoceréis por Pang Adventures y por las entregas para dispositivos móviles más recientes de Rayman), Karmazoo es un curioso juego de plataformas en 2D que se centra en la colaboración entre los jugadores, teniendo que hacer cada uno uso de sus habilidades únicas para alcanzar el final de cada zona. Aunque no es una premisa habitual dentro del catálogo de Devolver… ¿Cuándo nos ha dado esta compañía algo convencional? Karmazoo es un posible diamante en bruto que tiene todo para triunfar… Pero también para no alcanzar el nivel promedio de la compañía. ¿Estará a la altura de las expectativas? ¡Dentro análisis!

 

Acumulando buen karma

El karma es una suerte de equilibrio espiritual que recompensa o castiga a las personas en base a sus acciones, y en Karmazoo es el objetivo principal que mueve a los personajes principales. A fin de cuentas, estos son una suerte de almas que buscan colaborar para alcanzar un bien común, ofreciendo así de una forma orgánica mensajes tan bonitos como «la unión hace la fuerza» o «trata a los demás como quieres que te traten a ti». Tratándose de un sencillo juego de plataformas multijugador, aquí no se presenta en ningún momento una historia al uso, limitándose la narrativa a pequeñas narraciones y diálogos que solo buscan aportar un cierto contexto. Karmazoo se entiende mejor como una experiencia estética absolutamente inmersiva, que hace uso de su original estética para sumergirnos en un mundo psicodélico plagado de luces, sombras y colores… Si bien el nivel que ofrece en cuanto a calidad sonora es bastante limitado, presentando un catálogo de canciones y melodías que, aunque encajan bien con el tono, no terminan de destacar en ningún momento.

Si la experiencia estética que el juego ofrece funciona bien es, principalmente, por su acertadísimo apartado visual. La presencia de sus colores tan vivos y vistosos en entornos oscuros llama la atención desde el primer minuto, a lo que hay que unirle un conjunto de personajes pixelados que enganchan y que cuentan con un gran carisma a pesar de su sencillísimo diseño. Los efectos visuales aportan una capa de profundidad extra que sirve para introducir ese carácter psicodélico antes citado, demostrando que un videojuego puede ser perfectamente llamativo a nivel visual contando con los recursos mínimos. Karmazoo es un acierto tanto en su apartado artístico como gráfico, haciendo de la sencillez su mayor fortaleza.

 

Todos a una, como en Fuenteovejuna

Por encima de su excepcional estética, lo que más llama la atención de Karmazoo es su estructura jugable, que busca en todo momento potenciar el carácter cooperativo. Es agradable encontrar en el mercado un juego que busca la colaboración de los jugadores entre tanto juego competitivo, y lo cierto es que el título de Pastagames hace que sea bastante sencillo y adictivo colaborar tanto con amigos como con desconocidos. Por supuesto, parte del éxito de Karmazoo reside en su increíblemente sencillo control y en su extensa variedad de personajes, cada uno de estos dotado de una habilidad especial que es clave para completar los niveles. Ojo, que por mucha habilidad que tenga cada personaje es imposible que los niveles los pueda completar una persona en solitario: solo el combinar las distintas habilidades permitirá alcanzar el final, y es realmente satisfactorio avanzar en los niveles comunicándonos con los compañeros a través de nuestras acciones. Karmazoo puede parecer un juego de plataformas convencional, y de hecho su base no dista mucho de serlo, pero consigue sobresalir gracias a su destacado componente multijugador cooperativo… A pesar de que este también puede resultar una carga para el propio título, puesto que impide que podamos disfrutar de título en solitario. Vale, sé que presentar algún modo de juego para un solo jugador le quitaría el sentido al juego, pero siento que se podría haber indagado algo más en las posibilidades del título y en la diversión para los jugadores más solitarios.

Es más, se podría haber trabajado algo más en lo que viene siendo el contenido general del título, pues encontramos una notable falta de modos de juego y de variedad en cuanto a jugabilidad se refiere. Es decir, el juego no ofrece mucho cambio entre un modo y otro, oscilando estos en completar niveles junto a otros jugadores en oleadas. Los niveles están generados de forma procedural en base a los personajes presentes en partida, lo que quiere decir que no encontraremos dos niveles iguales en ningún momento, y aunque esto añade un sinfín de horas de juego, no dejo de quitarme de la cabeza que se podría haber experimentado algo más con las ideas del juego, que en su mayoría son realmente geniales y pueden dar pie a ideas no vistas hasta el momento. Un ejemplo de esto es el círculo que rodea a nuestros personajes, que funciona como una suerte de medidor de vida que se va agotando y empequeñeciendo si permanecemos lejos de nuestros aliados. ¿De verdad que una idea tan interesante como esa no da para modos más creativos? Dejando el contenido y la jugabilidad a un lado, hay que destacar que las funciones online del título gozan de una estabilidad excelente. En mis partidas no he notado en ningún momento problemas de lag ni he sufrido cuelgues, cosa digna de elogio.

 

Conclusión: Haciendo amigos por todo el mundo desde la comodidad de nuestro hogar

Karmazoo es una experiencia única incluso dentro del catálogo de Devolver, presentándose como un plataformas multijugador original que incita a colaborar con el resto de jugadores para alcanzar el bien común. Su genial mensaje viene acompañado de un control sencillo y adictivo, una genial variedad de personajes y una estética única. Eso sí, sus problemas son más que notables, destacando su falta de modos de juego o su nulo interés narrativo. Sea como sea, Karmazoo es un título realmente recomendable que disfrutarán especialmente aquellos acostumbrados a  jugar con sus amigos.

8
Recomendado
">
Sinopsis
¡Colabora con otros para ganar! KarmaZoo es un divertido juego de plataformas cooperativo en el que hasta 10 jugadores aleatorios forman equipo y deben combinar las habilidades de 50 personajes diferentes para completar un Bucle y obtener Karma.
Pros
Es una experiencia estética sensacional y profundamente inmersiva
Jugabilidad fácil de dominar y gran variedad de personajes
El online del juego va como la seda
Contras
Sus mensajes son bonitos, pero el juego no ofrece nada a nivel narrativo
Hay una notable falta de modos de juego
Se echa en falta una mayor experimentación