[Análisis] Krom Kloud

Generalmente al reseñar hardware acostumbramos a centrarnos bastante en teclados, ratones y todo aquello relacionado con el audio, en especial los auriculares de corte gaming. Hoy, para variar un poco, os hablaremos del Krom Kloud, el último mando añadido al cada día más creciente catálogo de Krom. Os adelantamos antes de entrar en materia, que el producto nos ha sorprendido muy gratamente. ¿Comenzamos?

Características

  • Mando élite diseñado para la competición
  • Palancas traseras configurables
  • D-PAD o entrada de X/Y AXYS
  • Soporte smartphone incluido
  • Compatible con PC, Switch, Android e IOS

Especificaciones técnicas

Krom Kloud

Modos de control

D-Pad (Digital)

X/Y Axis (Analógico)

Botones 23
Conexión USB
PC Input

X-Input

Compatibilidad

PC | Switch | Android | iOS

Dimensiones

151 x 108 x 58 mm

Peso 204 g

 

Unboxing

El Krom Kloud viene en una caja de cartón con los ya de sobre conocidos colores de la marca cubriendo la mayor parte de la caja. En la parte central, aparece el mando con todas sus luces encendidas, acompañado de la compatibilidad en la esquina superior izquierda (PC, Switch, Android e Ios). Aunque en los laterales aparece información de interés sobre el producto, el grueso de información más importante está en la parte trasera, donde se hace un desglose de las diferentes partes que componen el mando de forma numerada con dos imágenes de este. Igualmente, hay datos en diferentes idiomas y una lista de lo que contiene el packaging.

Una vez abierto, el Kloud aparece encajado en un plástico protector. Por otro lado, viene un cable de carga USB tipo C, que sirve tanto para jugar conectados como para recargar la batería. Junto a este, hay una pinza que puede acoplarse a la parte superior del mando para introducir nuestro teléfono móvil y jugar. Por último, hay un breve manual de instrucciones con toda la información necesaria para la utilización del dispositivo.

 

Krom Kloud

El diseño del Kloud es simple y elegante, puesto que está totalmente creado en plástico de color negro, que alterna entre el acabado mate y el satinado, mientras que los laterales tienen una textura rugosa que ayuda a que su sujeción sea más fácil y evitar así la posibilidad de que se resbale de nuestras manos. Por supuesto, habría sido fantástico que estas fuesen de otro material diferente, pero no hay que perder el norte, puesto que hablamos de un mando económico y en esto, ni siquiera los mandos oficiales de las actuales consolas cumplen. Se agradece por tanto que, al menos, hayan tenido el detalle de cambiar la textura.

Sorprende igualmente que sea tan ligero, puesto que si se compara con el mando oficial de Xbox One, PlayStation 4 o Switch, es con diferencia menos pesado, algo que cualquier jugón empedernido que dedique varias horas a este hobby, tendría que valorar. Además, es muy ergonómico, ya que se adapta perfectamente a las manos. En cuanto a diseño general y colocación de botones, es básicamente como un mando de Xbox, una elección inteligente, puesto que puede utilizarse tanto en PC como en smartphone, dispositivos en los que el uso del controlador de Microsoft está ampliamente extendido (más todavía con Xcloud, cuya versión preliminar ya está disponible en nuestro país).

Tras varios días de pruebas en diversas plataformas, cabe reseñar que la capacidad de respuesta de los botones es muy buena, puesto que no hemos notado latencia alguna entre el tiempo de pulsación y acción. De hecho, el mando de Krom es compatible con PC, smartphone y Nintendo Switch (de este último no tenía constancia hasta que lo consulté en el manual). Pese a que la funcionalidad es correcta en todas, brilla con más fuerza en dispositivos móviles, ya que gracias al soporte tipo pinza que tiene, que se acopla con bastante facilidad en la parte superior de este, puedes utilizar el mando de forma inalámbrica sin perder de vista la pantalla del móvil. Posiblemente, muchos al igual que un servidor, hayáis decidido que jugar en móvil no era para vosotros por la incomodidad del manejo mediante un “mando táctil” que suele aparecer en pantalla. Si ese es vuestro caso, el Krom Klaud es una opción muy interesante para redescubrir ese puñado de juegos que nunca llegaste a jugar por el tema de los controles. Además, aunque vuestro smartphone sea grande (el mío por medidas es lo que se conoce comúnmente ahora como “phablet”), no os preocupéis, puesto que el soporte se estira bastante.

A los botones habituales, hay que sumarle un botón turbo, que ayudará a que se presione un botón de forma repetida (los veteranos de los fighting, seguramente lo conozcan bien) y un botón mode, que permite variar entre diferentes niveles de intensidad de iluminación (cuatro en total y el apagado). Igualmente, hay dos botones traseros que sirven para realizar acciones complejas. Dicho sea de paso, los 23 botones que componen el Krom Kloud son completamente configurables. Esto puede ser especialmente útil si decidís utilizarlo en vuestra Nintendo Switch, ya que si bien se asemeja al Pro Controller, es importante recalcar que los botones A y B, así como los X e Y, intercambian posiciones entre uno y otro mando, lo cual os puede llevar fácilmente a confusión.

En cuanto a la retroiluminación de botones, los colores elegidos para los botones A,B,X e Y, son los mismos que en un mando de Xbox One (A verde, B rojo, X azul e Y amarillo), iluminándose también los puntos de la zona central, ayudando así a saber qué tal está el Kloud de batería, y por último, la parte de alrededor de donde se ubica el joystick derecho, se ilumina en color azul, dándole un toque muy distinguido y que recuerda a otros mandos como el Nacon Pro de PlayStation 4.

La conexión a los distintos dispositivos es muy intuitiva, pudiendo hacerse de forma inalámbrica o mediante el uso del cable que USB tipo C que viene en la caja, que además sirve para cargar la batería de litio del Kloud (a excepción obviamente de smartphone, donde únicamente se puede conectar de forma inalámbrica). Quizás, aquí esté mi primera y única queja en relación al producto, que realmente no es tanto hacia el producto sino a un componente asociado. El cable es corto, algo que no afecta al juego inalámbrico, pero complica un poco las cosas si quieres cargar el mando y utilizarlo para jugar en tu Switch, mientras estás sentado en el sofá a una distancia prudencial de la televisión. No es que esto tenga difícil solución, puesto que el enchufe que utiliza es común y seguramente tengáis a mano cables de otros mandos de mayor longitud.

Conclusión

Es un mando fantástico con retroiluminación y botones personalizables a un precio muy asequible, compatible con PC, Nintendo Switch y smartphone, destacando especialmente su uso en esta última plataforma. Si os interesa, sabed que podéis adquirirlo por algo más de 30€ y, en vista de sus características, lo que ofrece y la compatibilidad con diferentes plataformas, la relación calidad/precio está asegurada.

2 Comments

  1. José noviembre 30, 2020
  2. Adrian marzo 19, 2022

Leave a Reply

X