[Análisis] Life is Strange 2 – “Faith“

0 Flares 0 Flares ×

Una vez más, estamos de vuelta para continuar con las aventuras de los hermanos Díaz, Sean y Daniel. Varios meses después de hablaros de Wastelands, el tercer episodio de Life is Strange 2, hoy le toca el turno a Faith, el cuarto. Si queréis poneros al día, os aconsejaría una lectura rápida a los tres capítulos del título de Dontnod Entertainment que han salido hasta la fecha: Roads, Rules y Wastelands.

 

Entre la fe, los reencuentros y la impotencia

Wastelands tuvo el que probablemente haya sido el final más interesante hasta la fecha de entre todos los capítulos, al menos, en mi humilde opinión. Sin entrar en demasiados detalles por si alguien todavía no ha podido jugarlo, Sean termina herido y Daniel desaparecido. Ya en contexto, Sean despierta en el hospital con un pronóstico poco alentador, puesto que tras el incidente que ponía punto y final a Wastelands, nuestro lobo alfa ha perdido uno de sus ojos. Por si esto fuese poco, la policía, que es la que ha llevado a Sean al hospital, le vigila constantemente para llevarlo a un correccional.

Sean da con el paradero de su hermano pequeño y consigue huir del hospital para salir en su busca. A partir de aquí, todo se pondrá cuesta arriba para él. Le espera un duro camino por el desierto, pero más importante y donde se centra la mayor parte de la historia que Faith nos narra, una comunidad religiosa. El caso, es que Daniel se encontró con Jacob, quien lo llevó con él a dicha comunidad intentando dar con un lugar seguro para el pequeño Díaz.

Ya sabéis que siempre he defendido que los nombres de los capítulos no están puestos por puro azar, y en esta ocasión, es casi más claro que en cualquier otro caso. Faith (fe a nuestro idioma), tiene bastante sentido al concentrar la narrativa en torno a una comunidad formada por un grupo de fieles religiosos, que, bajo un pretexto codicioso, hacen uso de Daniel y sus poderes disfrazando toda esta parafernalia de milagro para conseguir que la caja de donativos se llene, haciendo incluso eventos como picnics, donde se puede comer con el joven que hace levitar objetos, y que es poco menos que un mono de feria en este lugar.

Life is Strange nunca ha tenido reparos a la hora de hablar temas como el suicidio, el racismo o la homosexualidad, es decir, no es ajeno a esa realidad que otros prefieren simplemente evitar. Desde el primer episodio, Rules, se hizo bastante patente el racismo hacia la comunidad latina, comenzando por la muerte del padre de Sean y Daniel a manos de la policía, y continuando con alusiones al famoso muro de Trump en la frontera de México. En Faith, vuelve a hacer acto de presencia de forma acentuada, viéndonos en la obligación de agachar la cabeza en más de una ocasión en pos de evitar un mal mayor que pueda terminar en violencia o, que pueda comprometer nuestra posición de prófugo de la justicia. En cierto modo, se podría decir que de esta forma es más sencillo empatizar con la víctima, en este caso Sean, puesto que, aunque los comentarios sean hirientes y vejatorios, no puedes simplemente afrontarlos de frente, ya que sabes que eso te pondría en una situación poco favorable.

Igualmente, queda patente la cara más oscura y retrógrada de la religión. Para empezar, la líder de esta especie de secta no tiene reparo alguno en explotar a Daniel para su propio beneficio económico, engañando a su vez a los fieles que, una vez que ven levitar objetos, creen ciegamente en esa suerte de “milagro enviado por los cielos”. La hipocresía de esta buena mujer no termina aquí, puesto que mientras vende fe a unos padres que tienen una pequeña hija (la hermana de Jacob) con una enfermedad que podría matarla sin el adecuado tratamiento médico, ella recurre a la medicina incluso para un leve resfriado (en vez de pregonar con el ejemplo). Por último, y continuando con las “enfermedades”, Jacob comenta que es homosexual y que sus padres le han llevado allí para “curar” este problema… poco más puedo añadir a este respecto.

 

Conclusión

Si Wastelands aportaba varios puntos interesantes a la narrativa de Life is Strange 2, como la tensa relación entre los hermanos, los intereses amorosos de Sean y un final destacable, las alrededor de tres horas que lleva completar Faith, se han sentido bastante más vacías en ese sentido, aportando poco en términos de historia, sintiéndose más como un episodio de relleno. No obstante, acentúa algunos temas que probablemente estén muy presentes en los episodios finales, y un final que contrasta con el amargor de Wastelands, y que a sabiendas de lo que nos tiene acostumbrados Life is Strange, bueno, mejor no darle demasiadas vueltas…

Una vez más, aunque los temas musicales son escasos, gozan de gran calidad y se adecúan por completo a lo que ven nuestros ojos. Si en la review anterior destaqué Milk and Bone, el tema final, en esta ocasión le toca el turno a Cascadeur, que pone el cierre a Faith. Una pieza hermosa y conmovedora, a la par que triste y casi deprimente, cuya letra en contexto, igual que su homóloga del episodio 3, gana mucho sentido asociada a las imágenes del momento en el que suena.

 

Análisis - Life is Strange 2 - "Faith"

Distribuidora: Square Enix

Sinopsis: Sean despierta en el hospital, gravemente herido tras lo ocurrido en el condado de Humboldt, en California, y descubre que Daniel sigue desaparecido. La policía lo ha detenido y lo está atosigando a preguntas, así que Sean no tiene muchas opciones: solo su ingenio y la ayuda de algún aliado inesperado le abrirán las puertas a la libertad. Mientras busca a Daniel bajo el sol abrasador de Nevada y las gélidas noches del desierto, Sean debe tomar las decisiones más duras de su vida. Da la impresión de que Puerto Lobos y sus sueños de libertad no podían estar más lejos. ¿La fe que tiene Sean en Daniel se verá recompensada… o lo habrá perdido para siempre?

  • 7/10
    Historia - 7/10
  • 6.5/10
    Jugabilidad - 6.5/10
  • 8.5/10
    Gráficos - 8.5/10
  • 9/10
    Sonido - 9/10
7.8/10

Kalas

Veterano en esto de escribir sobre videojuegos, pero un día me cansé y decidí fundar mi propia web. No soy amante de las marcas, sino de los buenos juegos, aunque Nintendo ha estado muy presente en mi infancia. Sobrevivo en mi lucha por convertirme en un especialista en Asia Oriental.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X