[Análisis] Pikmin 4

Fecha de Lanzamiento
21/07/2023
DISTRIBUIDORA
Nintendo
PLATAFORMAS
Nintendo Switch
VERSIÓN ANALIZADA
Nintendo Switch
Ha pasado ya algo más de un mes desde que en esta casa compartíamos la reseña de Pikmin 1 + Pikmin 2, el regreso por sorpresa de las dos primeras entregas de esta serie nacida en GameCube que, con el port de Pikmin 3 presente en la consola desde hace ya varios años, apuntaba a estar completo varios días después con el esperado lanzamiento de Pikmin 4, una entrega que sin duda, se ha hecho de rogar más de lo que cualquier fan hubiese deseado. A pesar de más de veinte años detrás de la franquicia, Pikmin nunca logró alcanzar el éxito vertiginoso de algunas de las series más ilustres de La Gran N, y no hablo solamente de las grandes vacas sagradas, pues Splatoon explotó rápidamente y ya dispone de tres entregas pese a ser bastante moderna. No obstante, Pikmin 4 se siente como un nuevo comienzo para una de las IP más humildes dentro del catálogo de exclusivos del titán de Kioto. Es más grande, más bonito y, lo que es más importante, mucho más divertido que nunca, con nuevas características que elevan una estrategia que alguna vez fue informal a algo completamente diferente. En pocas palabras, esto es Pikmin en su máxima expresión. Y ojo, que no te asuste todo esto si eres un fan de la vieja guardia, como un servidor, pues la mayoría de los cambios solamente mejoran la experiencia. Es Pikmin en su forma más ambiciosa, y aunque algunas de las nuevas inclusiones serán motivo de debate en la comunidad, la entrada de la serie más arriesgada de Nintendo también se siente como la más completa.

 

¿Por qué nadie prohíbe a Olimar volver a acercarse al planeta de los Pikmin?

Lo primero de todo… ¿Qué carajos le pasa a Olimar? ¿Por qué se empeñe en tropezar siempre con la misma piedra? Por Dios santo, deja ya de intentar visitar el planeta de los Pikmin, que siempre termina malamente… En fin, en Pikmin 4 juegas como un personaje creado por ti mismo en vez de encarnar al Capitán o cualquier otro personaje predeterminado. Así pues, dependerá de ti como novato de la Brigada de Rescate viajar hasta el misterioso planeta desde el que se emitió la señal de socorro de Olimar, buscarlo y llevarlo de vuelta… ¡Ah! Y espera, ya que estás allí, ¿por qué no rescatas a la Brigada de Rescate al completo? Sí, es que tus compañeros han ido a rescatar a Olimar y digamos que la cosa no ha ido demasiado bien, por lo que, dulce ironía de la vida, los rescatadores necesitan ser rescatados… ¿Lo único positivo? No estarás solo, pues Ochin, el perro de rescate de la brigada (bueno, igual no es un can per se, sino una mezcla entre esto y un Bulbikmin, por eso de que va saltando a dos patitas), estará esperándonos con su simpatía natural y su predisposición para ayudarnos, un compañero fiel y el único personaje útil junto a los Pikmin, claro está.

A diferencia de los juegos anteriores de la franquicia, no estás aquí para reparar tu nave a conseguir tesoros/alimentos, al menos, no es ese el pilar angular de la pequeña carga narrativa del juego, pero obviamente, tendrás que hacerlo igual… Bueno, a lo que iba, que nuestro objetivo principal está mucho más definido, ya que como miembros de la Brigada de Rescate, estamos aquí para centrarnos especialmente en el rescate de personas como Olimar y nuestros compañeros de trabajo. Hay un objetivo definido a la vista y un conjunto de personajes a los que debes ayudar, todo mientras utilizas las criaturas nativas y amistosas del planeta para ayudar en tu tarea, por supuesto. Sin duda, la incorporación de Ochin a la experiencia no solamente consigue hacerla más amena por su carisma, sino porque se erige como un miembro del equipo extremadamente útil que puede ayudarnos a arrastrar objetos, pelear, hacernos de transporte junto a los Pikmin e incluso, es controlable. Vamos, un mar de posibilidades.

 

Explora, rescata, combate, consigue tesoros y… ¡Dandori!

Pikmin 4 se las ingenia para sentirse familiar, pero a su vez, agregar suficientes novedades y elementos de mejora de calidad de vida para sentirse una experiencia propia, con suficientes añadidos para sentirlo como un paso adelante en la franquicia. Así pues, si bien el ciclo estándar de exploración de la franquicia se mantiene, es decir, viajar hasta grandes zonas en las que recoger algunos Pikmin para nuestro ejército, enfrentarse a enemigos, superar algún que otro obstáculo y lo más importante, recoger tesoros para transformarlos en lustronio para el Beagle, hay mucho más que eso, gracias en gran medida al añadido de Ochin y algún que otro invento que ayudará en gran medida a la exploración y el combate. Y claro está, todos los Pikmin presentes en la serie estarán de vuelta con alguna nueva incorporación, como suele ser común. Los Pikmin Gélidos y los Pikmin Luminosos.

Ochi es un magnifico animalillo que se volverá rápidamente un pilar fundamental en el equipo (no solamente por ser adorable, aunque eso ayude…), ya que es capaz de hacer lo mismo que los Pikmin pero con mayor eficacia, además de tener sus propias funciones guardadas bajo la manga. Por ejemplo, es capaz de embestir y morder a los enemigos, por lo que es fantástico para pelear. Además, es capaz de arrastrar objetos hacia la nave con una fuerza mayor que la de los Pikmin. Asimismo, pronto hace las veces de «vehículo» para que nuestro protagonista y los Pikmin se suban encima, pudiendo así explorar un poco más rápido y salvar pequeños desniveles saltando con sus graciosas patitas. Además, como cualquier perro, excavar se le da de miedo, por lo que será muy útil para sacar tesoros a la luz. Además, puede romper objetos arremetiendo contra ellos y más pronto que tarde aprende incluso a nadar, por lo que su presencia es imprescindible. Igualmente, conseguirá experiencia durante nuestras incursiones de rescate en las cuevas que, a posteriori, podrá utilizarse para mejorar y aprendes nuevas habilidades, pudiendo disponer de mayor salud, golpear más fuerte con sus dentelladas o incluso, arrastrar con mayor potencia los objetos. ¡Por cierto, no te olvides de premiar su arroja con algún que otro hueso!

Además del buen Ochin, hay otra serie de mejoras que ayudan a que el juego se siente mejor que sus antecesores, como los inventos de nuestro compañero de I+D de la Brigada de Rescate que, a cambio de conseguir materia prima, nos ofrecerá una serie de artilugios la mar de útiles, como por ejemplo, un cuerno de embestida que permite lanzar rápidamente a nuestro ejército de Pikmin contra los enemigos sin depender de lanzarlos uno a uno. Por otro lado, el Tesorímetro detecta tesoros y personas desaparecidas cercanas, por lo que es también de gran utilidad. Aumentos de vitalidad para Ochin y nuestro protagonista, protección contra las llamas, el hielo o la electricidad, unas velocibotas para explorar más rápido y arañarle segundos al reloj, una linterna para la cabeza necesaria para explorar cuevas y, sin duda, los tres objetos más importantes: el dron explorador (para pausar y explorar la zona desde el cielo), la antena de llamada a ociosos (para que los Pikmin acudan a ti cuando estén desocupados, no teniendo así que ir a la nave a buscarlos una vez que llevan un tesoro) y por último, la antena de llamada a base (que los convoca directamente a la Beagle estén donde estén, como socorrido método si cae la noche y están dispersos). Además, Rusell también crea una miríada de objetos útiles para la batalla, por lo que no te prives de recoger toda la materia prima que veas. Dicho esto, estas materias también sirven para construir puentes durante la exploración, por lo que son doblemente útiles.

No sería descabellado apuntar que Pikmin 4 se divide en cuatro grandes secciones jugables independientes. A saber: la exploración, las Simas Cavernosas, las expediciones nocturnas y las batallas Dandori. De las exploraciones ya hemos hablado, son el elemento central de la franquicia. Las Simas Cavernosas son las clásicas exploraciones de cuevas en las que, mediante distintos pisos, vamos a ir recogiendo tesoros, enfrentándonos a enemigos, resolviendo rompecabezas, rescatando posiblemente a alguna persona y, por último, no es raro que en el piso final haya un jefe esperándonos para combatir. Por supuesto, las exploraciones subterráneas consumen poco tiempo como es habitual, por lo que es posible explorar a nuestro ritmo. En comparación por ejemplo con las cuevas subterráneas de Pikmin 2, las de Pikmin 4 son bastante más accesibles, pues son menores en tamaño y divididas en piso, amén de no disponer tampoco de grandes cantidades de enemigos que puedan ponerte las cosas especialmente difíciles, no al menos hasta llegar a los jefes. De hecho, es obvio que Nintendo ha rebajado la dificultad en general en Pikmin 4, posiblemente sabedores de que hay jugadores que consideraban la experiencia más complicada de lo que podría pensarse en un principio. Yo mismo tengo alguna que otra experiencia con Pikmin 2 en su momento, hace ya años en GameCube, que me llevó a algún que otro rage quit (no es agradable perder a 70 Pikmin antes del enfrentamiento con el jefe de turno de una cueva)

Pasando ahora a las expediciones nocturnas, Pikmin 4 prometía poder explorar por las noches, y bueno, si bien no es de la forma que uno esperaría, sin duda este añadido te permite librar tus propias batallas nocturnas. Estas expediciones nocturnas llevarán a nuestro aguerrido protagonista junto a Ochin a aguantar hasta que llegue el alba, en compañía de un nuevo tipo de Pikmin, los Pikmin luminosos, que son propios de esta modalidad de juego (aunque es posible conseguir algunas semillas para hacer uso de estos en las Simas Cavernosas, ya veis, no son muy amigos de la luz solar… ¿Nuestro objetivo? Defender unas estructuras que hacen de base de estos Pikmin de los envites de la peligrosa fauna nocturna que, como bien sabéis, al caer la noche entran en un estado de ira que potencia su agresividad. Es aconsejable, pues solamente contamos con los Pikmin luminosos y Ochin, hacernos con la mayor cantidad de estos posibles recogiendo objetos y cadáveres de enemigos. Si conseguimos mantener la estructura con vida una vez que finalice la incursión nocturna, conseguiremos un néctar luminoso necesario para hacer una medicina que ayude a devolver a los frondantes a su estado original (personas que han mutado y ahora están plagados de hierba)

Como colofón de la experiencia, están las batallas Dandori, una palabra japonesa que alude a una técnica de organización, algo descrito como «el arte de la eficiencia». Con esas bases, durante las batallas Dandori, nuestro protagonista en compañía de Ochin y algunos Pikmin, tendrá que dividir de forma eficaz el trabajo para intentar conseguir el mayor número de puntos posibles y derrotar así a su rival. ¿Cómo se logra esto? Bueno, en estos desafíos contrarreloj hay una serie de tesoros y enemigos en una zona común en disputa entre nuestro rival y nosotros, por lo que habrá que intentar comandar a nuestras fuerzas intenta conseguir lo máximo posible, siempre teniendo en cuenta que nuestro rival nos azuzará de vez en cuando a sus Pikmin y su propio perrete, por lo que muchas veces esto se convertirá en un tira y afloja. Dicho esto, siempre habrá objetos bonificables que puntuarán más si los consigues y alguna que otra cápsula sorpresa que, de forma similar a las cajas del Mario Kart, proporcionarán algún objeto para atacar al oponente y frenarlo. Si ganamos se nos premiará con un frondante. A fin de cuentas, ¿no estábamos aquí para rescatar personas? Fuck you, Olimar.

A medida que vayas avanzando en la partida, la comunidad de personas rescatadas ira creciendo cada vez más. Cada uno tiene su propia pequeña historia de fondo y muchas ofrecen misiones pasivas para que las completes. Estos recados suelen ser muy básicos, como explorar 10 mazmorras o recuperar 50 reliquias. Puede que no cambie las reglas del juego, aunque es una forma interesantes de incorporar a los personajes rescatados y observar los avances tangibles de nuestras operaciones de rescate. Mantenerse al día con las misiones y actualizaciones de NPC puede parecer un trabajo ajetreado en la segunda mitad del juego, aunque sigue siendo una buena inclusión que funciona en gran medida para darle a Pikmin 4 un ambiente diferente al de sus predecesores.

 

Un planeta lleno de luz y color

Algo en lo que también se nota la mejora, aunque era evidente que tenía que pasar, pues Pikmin 3 no deja de ser un juego de Wii U lanzado en 2013, es lo muchísimo que ha mejorado la franquicia en cuanto a calidad gráfica se refiere. Esto era algo que ya se podía comprobar al jugar a la demo, y es que, desde el principio se hacía complicado no quedar cautivado con la belleza visual del juego, ese estilo artístico tan característico y su simpático diseño de personajes. El mundo realista y claramente de inspiración humana habitado por los Pikmin, se ve ahora mejor que nunca, mucho más suave, colorido y creíble que nunca, al igual que todos los tesoros, mucho más detallados. De hecho, ¿habéis visto a Ochin de cerca? Su pelaje brillante le hace ver realmente mullido y mucho más adorable. Este acabado es algo que sin duda Nintendo ha sabido aprovechar bien en su actual consola. ¿Qué puedo decir? Sorprende lo realista que es el mundo al incorporar los modelos habituales de dibujos animados de los diferentes Pikmin y personajes. El contraste entre los estilos artísticos siempre se ha destacado con la serie Pikmin y se muestra en todo su esplendor en Nintendo Switch, especialmente en el modo portátil si tienes la suerte de disponer del modelo OLED.

Si el apartado visual merece elogios, no es menor la calidad en el plano sonoro. La banda sonora es realmente completa, desde melodías pacíficas y melódicas en regiones serenas hasta intensos sonidos oscuros durante las batallas de monstruos, la música enriquece enormemente la atmósfera del juego.

Desafortunadamente y por poner algún punto negativo a todo esto, pese a que Pikmin 4 es innegablemente muy divertido de jugar en solitario, las opciones cooperativas del juego están lejos de ser tan agradables. El segundo jugador no puede gozar de la experiencia completa de Pikmin y, en cambio, se ve relegado a simplemente lanzar bloques en dirección a los enemigos. Quizás esto pueda resultar divertido para los más pequeños de la casa, no obstante, la realidad es que no ofrece nada sustancial aquí que justifique la compra para aquellos que quieran jugar a Pikmin 4 en compañía.

 

Conclusión

Pikmin 4 es, al final del día, supremamente único, creativo y, sin miedo a equivocarse, uno de los juegos de estrategia más completos disponibles para Nintendo Switch. Este título toma las buenas bases de la franquicia y construye sobre ellas de formas ingeniosas e inesperadas. Está repleto de contenido para una larga experiencia de un solo jugador, pero también ofrece cooperativo y multijugador para los jugadores que quieren jugar con amigos o familiares, aunque no sea excesivamente disfrutable en esta modalidad. Los jugadores podrán pasar docenas de horas en este fantástico juego que presenta intensos desafíos estratégicos específicos centrados en hacer un uso inteligente del tiempo que invitan a la reflexión.

No obstante y como todo hay que comentarlo, Pikmin 4 es fácilmente el juego más recomendable para los novatos de la franquicia. ¿Por qué? Bueno, la experiencia se ha vuelto mucho más accesible, cayendo así en la trampa de hacer que el juego sea demasiado fácil para los fans más acérrimos de la franquicia y los entusiastas de los juegos de estrategia. El sentido de urgencia de juegos anteriores se ha eliminado por completo al limitar la cantidad total de días para completar el juego, a lo que hay que sumarle también una nueva opción de rebobinado instantáneo y sin penalización que permite a los jugadores retroceder hasta varios puntos en una sección. Se podría señalar que hay cierto desafío en recolectar las medallas de platino en los nuevos modos de desafío Dandori, pero el puntaje de aprobación para superar estos niveles sigue siendo bastante asequible.

En definitiva, Pikmin 4 es un buen título para fans y no fans, ya que se ha convertido en un juego más relajado que podría resonar con la audiencia adecuada. Como con cualquier título insignia de Nintendo, el juego está bien pulido y hay una increíble atención a los detalles.

8.5
RECOMENDADO
">
Sinopsis
Varios viajeros espaciales se quedan varados en un lejano planeta de lo más peculiar, y deben esperar a que los rescaten. ¿Te ves capaz de afrontar tamaña misión? Detecta sus señales de SOS y explora un ignoto mundo habitado por seres muy extraños. ¡Por suerte, algunos de dichos seres son amistosos y no representan ningún peligro! Conoce a los Pikmin, unos voluntariosos ayudantes que, a pesar de su reducido tamaño, hacen gala de una fuerza impresionante cuando se juntan en gran número. Hazlos crecer, reúnelos y guíalos para que se encarguen de todo tipo de tareas, por difíciles que parezcan. Explora amplias zonas, busca tesoros, lucha contra seres salvajes, resuelve puzles y rescata a las personas desaparecidas.
Pros
Su propuesta más desenfadada y añadidos le convierte en una magnífica puerta de entrada a la serie
Las batallas Dandori son divertidas y te proporcionan un enfoque de trabajo más riguroso
Ochin, nuestro maravilloso compañero de fatigas
Un mundo hermoso y muy colorido
Contras
El enfoque menos exigente puede hacer que algunos jugadores no queden del todo satisfechos
La propuesta multijugador cooperativa es bastante mediocre