[Análisis] Solium Infernum

Fecha de Lanzamiento
22/02/2024
Distribuidora
League of Geeks
Plataformas
PC
Versión Analizada
Steam
Independientemente de lo que ciertos sectores de la sociedad puedan opinar, creo que es innegable que el imaginario cristiano-católico puede servir como una valiosísima fuente de inspiración de cara a la creación de obras artísticas de corte fantástico y/o de terror. Desde que Dante Alighieri decidió lanzar ese fantástico fan-fiction conocido como la Divina Comedia, han salido al mercado toda clase de obras que hacen uso de los ángeles, los pecadores… Y de los demonios, por supuesto. Quizá algunos piensen que solo «existe» un demonio y que es el mítico ser rojo con cuernos, cola y un tridente, pero nada más lejos de la realidad. En los textos bíblicos y en otras fuentes íntimamente vinculadas a grandes figuras de las religiones abrahámicas, como es el caso del Ars Goetia, se describen múltiples jerarquías de demonios que dominan con mano de hierro cada páramo del infierno mientras condenan y castigan a quienes han cometido pecados en su vida anterior. Vaya, que hay demonios para dar y tomar, apareciendo estos en más videojuegos de los que podáis imaginar: Diablo, DOOM, Shin Megami Tensei

El problema está en que todos estos juegos solo han rozado la punta del iceberg, presentando en la mayoría de casos a los demonios fuera de su contexto personal. No vemos nada de dónde viven o de cómo actúan, simplemente comprobamos sus poderes. Pues bien, el juego del que hoy vengo a hablaros llega con el noble propósito de presentarnos el infierno y la guerra encarnizada que se ha desatado entre quienes lo controlan. Desarrollado por el estudio australiano League of Geeks (conocidos por ser los creadores de Armello), Solium Infernum llega por fin a PC para hacer que los jugadores se disputen el trono más sangriento e infernal jamás visto en una suerte de reimaginación del clásico título realizado por Cryptic Comet. El juego, adscrito al género de la estrategia 4X, ha sido descrito como una especie de «Civilizations en el infierno», si bien el juego apuesta más por la hostilidad y el combate que la franquicia estrella de 2K Games. Cualquier fan del género que se precie debería estar atento al juego, pero… ¿Realmente merece la pena? ¿Deberíais darle una oportunidad, o mejor centraros en otros títulos? Pues eso, queridos lectores, es lo que voy a contaros en el análisis completo que, como de costumbre, podéis leer a continuación.

 

El paraíso perdido

El infierno se encuentra desatado tras la caída de su alteza oscura. El trono más deseado por las almas condenadas está vacío, y el cónclave exige la llegada de un nuevo señor que guíe a la destrucción y el caos. El problema está en que no son pocos los candidatos que consideran que el puesto debería ser suyo, destacando por encima del resto los 8 grandes señores del infierno. Así, el objetivo de los jugadores será ponerse en la piel de uno de estos demonios mientras conquista territorios, asalta ejércitos y aumenta su poderío. Ojo, que no todo será combatir y conquistar: la elocuencia será clave para convencer al cónclave, y sin un buen ojo para evitar las constantes traiciones es imposible alcanzar la legendaria Pandemonium, capital infernal. Este será el objetivo principal en todos los modos de juego, ya sea en las distintas campañas individuales en donde conoceremos más a fondo la historia de ciertos personajes, como en las partidas multijugador pensadas para disfrutar tanto con amigos como con jugadores desconocidos. Por supuesto, mientras que en las partidas multijugador la importancia de la historia es mínima, en las campañas la cosa varía bastante, presentándose un conjunto de tramas sencillas y breves que, aunque no se sienten revolucionarias, sorprenden por su buen uso del lore así como por la gran variedad de personajes que presentan.

Si en algo me ha sorprendido gratamente Solium Infernum es en la forma en la que el juego ahonda en la mitología y los conceptos vinculados al infierno y al cristianismo. Todos los nombres que se van presentando, así como las zonas y los títulos, están extraídos directamente de textos bíblicos y demás fuentes vinculadas al ámbito religioso. De hecho, el juego presenta un extensísimo listado de términos y explicaciones para que ningún jugador se sienta perdido, siendo esta una incorporación al juego completo que se agradece enormemente. Destacar, pues, que el título de League of Geeks presenta un genial uso de la ambientación, ofreciendo un vistazo al infierno realmente completo y variado. Sus historias individuales no son nada del otro mundo, pero funcionan bien dentro del contexto del juego y aportan una mayor variedad al conjunto.

 

Camino a la perdición

Independientemente de que juguemos en solitario o junto a otros jugadores, las mecánicas de juego y los objetivos siempre serán los mismos, haciéndonos avanzar a nuestros ejércitos mientras realizamos conquistas, pactamos con los ejércitos enemigos y traicionamos a otros que se crean nuestros aliados, ganando más poder en el proceso. A pesar de que sobre el papel pueda sonar como un juego de estrategia convencional, lo cierto es que Solium Infernum sorprende por la enorme complejidad de sus mecánicas y por la gran variedad de maneras que encontramos a la hora de afrontar nuestro avance. De hecho, es tal el nivel de exigencia que plantea el título para dominar sus mecánicas que incluso completando el tutorial es fácil perderse en las partidas convencionales, pues las mecánicas no se explican bien y ciertos detalles ni siquiera se comentan. Sin lugar a dudas, no es el juego más accesible dentro del género, teniendo claros problemas en cuanto a la exposición de la información y a la claridad de sus menús. Eso sí, al César lo que es del César: el componente diplomático, ya sea para forjar alianzas como para generar intrigas, resulta sorprendente y profundo, llevando a que el juego se sienta como una experiencia social al más puro estilo Crusader’s Kings 3. La variedad de Archidemonios presente también es uno de los puntos fuertes del título, pues cada uno de estos cuenta con sus propias mejoras y ventajas.

A pesar de que las representaciones convencionales del infierno resultan bastante poco agradables a la vista, el equipo detrás de la dirección artística de Solium Infernum ha conseguido representar un universo realmente hermoso en donde destaca, curiosamente, la falta de policromía. Sus entornos grises lucen inmaculados ante la llegada de los ejércitos, y la arquitectura resulta realmente bien planteada, presentando un nivel que remite, por ejemplo, a la vista en grandes obras de ficción como la adaptación cinematográfica de El Señor de los Anillos. Si bien hay diseños de personajes que no me terminan de convencer, lo cierto es que el nivel artístico general del juego es sensacional, y el tratamiento gráfico está curiosamente a la altura. Destacan así sus texturas y sus animaciones, así como la construcción de los escenarios y la presentación de los ejércitos. Igualmente, en lo técnico el título resalta gracias a su sólido rendimiento y a su falta de bugs y glitches. Por su parte, el sonido no me ha terminado de convencer; sus composiciones quedan rápidamente en un segundo plano, y su dirección de sonido no resalta en ningún momento.

 

Conclusión: Poder y dominio

Solium Infernum es una experiencia dura que exige a los jugadores más que cualquier otro juego de estrategia. Ya sea en solitario o en multijugador, cada partida puede alargarse durante horas mientras cada ejército crece y avanza por las áridas llanuras infernales. Si sois asiduos al género seguramente entréis de lleno en su propuesta, pero si estáis buscando una entrada al género mejor buscad otro título. 

7
Recomendado
">
Sinopsis
Hazte con el trono infernal en el juego de estrategia por turnos del Infierno. El príncipe de la oscuridad se ha desvanecido y los demonios mayores han empezado a conspirar: reúne a tus tropas entre magia oscura, argucias demoníacas y planes maquiavélicos.
Pros
Excelente uso de la mitología vinculada al infierno y gran catálogo de personajes controlables
El sistema de alianzas y traiciones es de lo mejor del título
Gran diseño artístico
Contras
Su curva de dificultad es elevadísima, y la complejidad de sus mecánicas hace que no cualquiera pueda disfrutar del juego
El apartado sonoro decepciona