Fecha de Lanzamiento
08/09/2022
DISTRIBUIDORA
Nacon
PLATAFORMAS
PlayStation 5, Xbox Series y PC
VERSIÓN ANALIZADA
PlayStation 5
La industria del videojuego es, a día de hoy, un enorme leviatán que crece constantemente, sobre todo si se compara con lo que era el desarrollo y distribución de videojuegos hace unos 15 o 20 años, en plena sexta generación de consolas, con PlayStation 2, GameCube y Xbox en el mercado. No fue hasta el lanzamiento de la siguiente generación, la séptima, con Xbox 360, PlayStation 3 y Wii, cuando el abanico se abrió en gran medida gracias a las tiendas digitales que, si bien ahora se tienen por algo normal y necesario, no fue hasta hace relativamente pocos años que comenzaron a funcionar. Esto, contribuyó enormemente a que otras desarrolladoras con menos recursos, que posiblemente no podrían haber ni soñado con colocar sus videojuegos en las estanterías de las tiendas por culpa de los muchos gastos asociados que conlleva la labor de distribución, pudiesen ahora poner a disposición de un amplio público sus videojuegos a través de la eShop, PlayStation Store o Microsoft Store.

Justamente, durante la séptima generación de consolas, aparece por primera vez el nombre de Spiders, una compañía de desarrollo de videojuegos francés que, en base a su experiencia trabajando con Silverfall, decidieron especializarse en gran medida en títulos con fuertes componentes roleros. Si bien el primer lanzamiento de este estudio tuvo lugar en 2009 con Sherlock Holmes Versus Jack the Ripper, no fue hasta siete años más tarde, con la llegada de The Technomancer a consolas, que entraron en mi radar particular. Pese a que esta experiencia de acción, rol y ciencia ficción no consiguió encandilarme, me sirvió al menos como primera toma de contacto, aunque no sería hasta tres años después, con GreedFall, cuando comenzaría a valorar el trabajo del estudio afincado en París. En mi análisis de GreedFall, ya dejé claro que había disfrutado enormemente de la experiencia, refiriéndome al videojuego en estos términos: «GreedFall no es solamente el mejor título de Spider, sino que, además, su narrativa que mezcla varias facciones en conflicto haciéndonos partícipes directos de este intrincado tablero político gracias a su enfoque diplomático, representa una propuesta tremendamente interesante. Igualmente, es capaz de hacernos sentir fácilmente como un verdadero explorador en terreno ignoto, consiguiendo que a cada paso vayamos ampliando nuestros conocimientos sobre la isla, sus habitantes y sus secretos ocultos.»

Hoy os vengo a hablar del nuevo videojuego de Spiders y Nacon, Steelrising, un soulslike ambientado en el París de finales del siglo XVIII, en plena Revolución Francesa, una época de especial importancia histórica por lo que conllevó, especialmente en Europa, pues bajo el lema «Liberté, Égalité, Fraternité» (libertad, igualdad y fraternidad), sirvió para poner fin al absolutismo, el feudalismo, la servidumbre y los privilegios del clero y la nobleza. Los historiadores coinciden en que, junto a la Revolución Industrial, marcó el comienzo a una nueva época de la historia europea, la Edad Contemporánea. En este marco histórico inigualable, Spiders ha dado un giro de tuerca para introducir autómatas al servicio del rey Luis XVI, unos soldados leales e implacables que están sembrando el caos en la ciudad. Suena interesante, ¿verdad? Pues os cuento mucho más a continuación.

 

¡Vive la Robotlución!

En Steelrising encarnas a Aegis, una autómata con cierto grado de personalización al servicio de la reina María Antonieta. Allí, en el Château de Saint-Cloud, María Antonieta y su inestimable compañera, la duquesa de Polignac (Yolande de Polastron), permanecer recluidas por mandato del rey, Luis XVI. La excusa, es que en la capital hay unas revueltas terribles y, con la intención de poner a salvo a su mujer durante este cruento episodio, la aleja hasta la ciudad de Saint Cloud, lugar en el que se encuentra el ya mencionado Palacio. Así pues, la leal sierva de la reina se pone en marcha cuando esta le ordena cruzar el Sena en busca de Eugène de Vaucansson, inventor de los autómatas que actualmente nutren el ejército del demencial rey francés, con el fin de obtener explicaciones que puedan arrojar luz sobre cómo acabar con toda esta locura que se ha desatado en Francia.

Al poco tiempo de abandonar el Château de Saint-Cloud, Aegis descubre que la Gardes Suisses (la Guardia Suiza) que supuestamente había sido sustituida por autómatas del rey por su propia desconfianza a sus guardias, yace muerta en forma de un puñado de cadáveres apilados. ¿Qué está pasando exactamente? ¿No era intención del rey simplemente castigar al Tercer Estamento por sus rebeliones? ¿Se ha vuelto ya completamente loco y ha lanzado a sus automátas contra todo el mundo cegado por una insaciable sed de poder con intención de castigar a todo su pueblo? Sea como fuere, alguien tendrá que pararle los pies a Luis XVI, ¿y quién mejor para el trabajo que Aegis? La autómata especial que es capaz de hablar y razonar, al contrario que sus coetáneos robotizados…

La propuesta de Spiders con Steelrising es realmente interesante, consiguiendo enganchar de principio a fin. Personalmente, suelo ser de los que disfrutan de los videojuegos con tintes históricos, y este, está fundamentado sobre uno de los hechos más importantes a nivel histórico para el viejo continente. En este aspecto, el juego permite conocer a grandes figuras históricas, no solamente a Luis XVI y María Antonienta, sino también al Marqués de La Fayette, Maximilien Robespierre, Henri Grégoire o Julien Raimond, entre otros tantos. Igualmente, siempre es un placer visitar grandes localizaciones de Francia como Los Jardines de Luxemburgo, la Bastilla o el impresionante Palacio de Versalles, algo que es posible experimentar en esta obra.

 

Combatiendo autómatas por las calles de París

Jugablemente, Steelrising es un RPG de acción con tintes souls con todas las de la ley. Aegis tiene un par de ataques, uno normal y otro cargado, además, puede correr, saltar y esquivar. Es también posible bloquear y hacer parry, pero ojo, aquí viene lo interesante, esta opción puede o no estar disponible según el arma que lleve equipada la protagonista. En este videojuego hay ocho tipos diferentes de armas, a saber: abanicos, garras, cadenas, espadas duales, alabardas, mazas, tonfas y ruedas. Por otro lado, cada arma aporta su propio movimiento/ataque especial: parry, bloqueo, contraataque, invocación de hielo, de fuego, de electricidad, etc. Por supuesto, además de los distintos tipos de armas y las habilidades propias de cada una, hay que tener en cuenta que cada cual tiene su enfoque, habiendo armas pesadas, ágiles o a distancia; que a su vez, escalan de forma diferente en términos de fuerza, alquimia o velocidad. Dicho esto, que puede parecer complejo a priori si no estás familiarizado, pero que sonará al pan de cada día a los fans del género, es posible equipar hasta dos armas a la vez. Apostar por unas u otras dependerá en gran medida de vuestras necesidades, que vendrán ligadas la clase inicial que hayáis elegido y de la distribución que hagáis de la experiencia cosechada por Aegis al derrotar a las huestes robóticas de Luis XVI, ya que, como es habitual, es posible distribuir la experiencia entre distintas opciones para ganar en salud, resistencia, defensas y más.

Desde Spiders, conocedores de que no todo el mundo tiene la paciencia necesaria para afrontar los desafíos habituales de este exigente género, han implementado un Modo Asistencia opcional que, entre otras cosas, facilita enormemente la experiencia de juego permitiendo cambiar valores como el daño recibido al ser golpeados (pudiendo incluso bajarlo a 0), evitando que se pierda la experiencia al morir, mejorando la regeneración de resistencia e incluso, dando la posibilidad de realizar un enfriamiento fácil de Aegis cuando agota su estamina. No obstante, desde la compañía francesa afirman que la experiencia real y recomendable es la que viene por defecto, sin dificultades de juego ni Modo Asistencia, de hecho, avisan de que usar esta opción evitaría la posibilidad de conseguir diversos trofeos, en caso de que seáis de los que buscan completar los juegos en su totalidad.

Dicho esto y enlazando con el párrafo anterior, Steelrising es un soulslike bastante asequible en cuanto a su dificultad, y es que, una vez completada la historia, contaba un total de tres muertes desde que comencé la aventura. Una a manos del primer jefe, otra por una caída, y la última, a manos del jefe final por un exceso de confianza (de esos de pensar que llegas a dar el golpe final en vez de tomar distancia y curarte). Hay una variedad de enemigos correcta, pero es común que muchos sean variaciones ya vistas del mismo enemigo, desde serpientes mecánicas que atacan igual cambiando el hielo por el fuego, hasta perros robóticos que muerden y explotan, por lo que no es complicado aprenderse los patrones de los autómatas. Si tomas distancia y ganas pericia con el enfriamiento (la forma de recuperar estamina rápida con Aegis, a costa de sufrir una leve congelación) no deberías de tener problemas, a lo que se le suma el hecho de que todos los enemigos muertos sueltan objetos, desde viales de curación de un solo uso (terminé el juego con más de 99 de estos en el inventario), hasta granadas o viales para usar armas con alquimia. Ojo, esto no tiene porque ser entendido como algo negativo per se, aunque quizás sabiendo en el género que nos movemos y en los avisos de la propia Spiders al intentar hacer uso del Modo Asistencia, puede que se quede un poco corto a nivel de desafío para los más curtidos en las obras de Miyazaki y sucedáneos. Desde luego, si queréis introduciros en el género, Steelrising es una recomendación sencilla.

Ya que hablamos de enemigos y combates, se echa en falta algún que otro jefe más. Hablo de jefazos, por supuesto, ya que hay unos cuantos enemigos especiales, máquinas automáticas que han perdido el control, una especie de enemigos ligeramente potenciados con más salud y ataque están dispersos por todo París y que, entre otras cosas, no permiten la activación de Vestales en su zona (las estatuas que hacen las veces de hoguera), por lo que es imperativo acabar con ellos. Jefes de final de zona no hay muchos, quizás 7 u 8. Aprovechando la mención a las Vestales, estas estructuras permiten gastar los puntos de experiencia en subir de nivel, mejorar nuestros módulos mediante llaves para ganar algunas mejoras (similar a equipar artefactos, abalorios y demás), mejorar armas y, por último, potenciar nuestros particulares frascos curativos. Asimismo, es posible comprar y vender en una boutique propia que tiene un poco de todo, desde armas a equipamiento, pasando por los módulos, ítems de uso corriente y objetos necesarios para mejorar las armas.

 

Valiéndote de tus herramientas para explorar

En cuanto a la exploración, es la misma sensación familiar de siempre, con un montón de opciones para ir conectando cada punto del lugar, desde una puerta cerrada que abrirás cuando avances lo suficiente, conectando así dos áreas, hasta un muro que estorba o una zona distante a la que saltar con un poco de plataformeo. En este sentido, desde Spiders han añadido su propio toque, ya que Aegis desbloqueará durante su periplo (mediante derrota de jefes) tres herramientas diferentes que le ayudarán en su exploración y, en menor medida, en el combate. Desde un gancho que permite subirse a puntos alejados como cornisas o balcones, hasta un salto ágil que permite salvar distancias desde las alturas, pasando por un golpe de embestida que permite derribar muros y puertas frágiles. Por otro lado, estas herramientas pueden usarse también contra enemigos, lo que infligirá desventajas en estos.

 

Ayuda a los amigos de la Revolución

Además de la misión principal encomendada por la reina María Antonieta, Aegis irá conociendo a un variopinto grupo de notables ciudadanos franceses a los que ayudará y, con el tiempo, conseguirá reunir. Estos propondrán a nuestra bailarina mecánica algunas misiones complementarias, investigaciones secundarias que contribuyen a que nuestro tiempo con Steelrising se alargue, lo cual siempre es bien recibido. No son demasiadas y, gracias a Dios, tampoco es que se hagan pesadas. Normalmente implican buscar determinados objetos, acabar con enemigos y cosas así. Aunque no es propio de los souls ayudar al jugador en sus búsquedas secundarias ni principales, aquí hay un objeto particularmente útil, una brújula que puede adquirirse en los primeros minutos o comprarse, y que mediante un icono en la pantalla, te indica la lejanía de tu misión principal y secundarias. Claro, la sensación de desasosiego y de sentirse perdido es importante, pero es sin duda un añadido interesante que cada cual es libre de usar.

 

Luces y sombras en las calles de Francia

Visualmente hablando, tengo sentimientos divididos, al igual que ya me pasó con GreedFall en su momento. Spiders ha vuelto a utilizar su propio motor, el Silk Engine, base de prácticamente todos sus juegos, como GreedFall y The Technomancer, entre otros. Este sigue ofreciendo unos magníficos resultados a la hora de mostrar paisajes, iluminación, sombras, colorido, partículas y demás; pero en cuanto pasamos a los personajes humanos, especialmente a las caras, la cosa cambia. Las animaciones faciales necesitan mejorar, las caras son muy parecidas entre varios personajes, y los ojos, bueno… En este sentido, Aegis es con diferencia el personaje mejor elaborado, posiblemente porque su naturaleza robótica le permite escapar de esos diseños. En cualquier caso, después de completar el juego, me quedo con lo bueno, pesa mucho más en mi propia balanza personal los hermosos diseños de las edificios plagados de mármol y oro, así como las oscuras calles llenas de fuego y cadáveres, que verle durante un rato la cara a La Fayette o Maximilien Robespierre durante una conversación de unos segundos.

Una vez más, con otro de los grandes habituales de esta generación de consolas, el juego permite elegir entre diferentes modos gráficos, favoreciendo la imagen, la resolución o la calidad gráfica. En cuanto a la música, la verdad es que no hay demasiado que destacar, al contrario que en el caso de GreedFall, título en el que el compositor musical francés Olivier Deriviere estuvo involucrado, dejando un magnífico resultado. Hay alguna que otra canción, claro, pero no son especialmente numerosas ni mucho menos destacable, más allá quizás de la que se escucha en la pantalla de inicio y en los créditos finales.

Si bien hay que apuntar que el título no tiene fallos excesivamente reseñables, no está completamente exento de problemas. Desde caídas de frames puntuales muy brutas, al nivel de pegarte algún que otro tirón, hasta escenas de vídeo en las que el sonido se corta o que se quedan paradas en un diálogo un buen rato. También hay ciertos problemillas en las animaciones faciales, así como relacionados con la iluminación. Por otro lado, no todos los jefes tienen su propia introducción. No son fallos que vayan a chafarte la experiencia ni mucho menos, de hecho, en principio la mayoría deberían de estar solucionados con el parche del día de lanzamiento, por lo que con suerte, puede que nunca llegues a experimentarlos.

 

Conclusión

Steelrising es posiblemente la obra más destacable del catálogo de Spiders, un soulslike con una ambientación muy atractiva que, gracias a su dificultad accesible, puede ser un magnífica punto de partida para cualquiera que quiera iniciarse en el género. Al igual que con GreedFall, me ha dejado un muy sabor de boca, consiguiendo entretenerme desde el principio hasta al final, empujándome constantemente a querer volver a jugar, devorar sus misiones secundarias, conseguir todas las armas, mejoras y demás… de hecho, con el tiempo quisiera incluso hacerme con todos los trofeos y el ansiado Platino, y esto, es algo que rara vez suele pasarme. No es perfecto, claro, pero ¿qué juego lo es? Si uno tiene en cuenta que Spiders no goza del mismo presupuesto del que pueda disfrutar FromSoftware, siendo más bien un doble A, o un doble y medio, más que un AAA, Steelrising merece cada euro que se pague por él.

8.5
RECOMENDADO
">
Sinopsis
La ciudad arde y sangra bajo el yugo de la locura del rey Luis XVI y sus violentas legiones de autómatas. Aegis, una obra maestra de la ingeniería creada por Vaucanson para ser la guardaespaldas de la reina, debe salvar la Revolución Francesa en este RPG de acción plagado de desafíos.
Pros
Un vuelta de tuerca a muy interesante a uno de los grandes eventos de la historia francesa
Visitar localizaciones como la Bastilla o el Palacio de Versalles es impresionante
El añadido del Modo Asistencia y su dificultad algo más reducida dentro del género, puede ser positivo para los más novatos...
Contras
... Aunque posiblemente esto juegue un papel negativo para aquellos más curtidos que busquen un desafío
Hay pocos jefes finales y no destacan especialmente
X