[Artículo] Apex Legends y la carrera por el Battle Royale definitivo

0 Flares 0 Flares ×

Indiscutiblemente, 2018 fue el año del battle royale. Este género, que ya existía desde hace años, se popularizó masivamente como, me atrevería a decir, nunca antes habíamos visto en la industria.

PlayerUnknown’s Battlegrounds prendió la mecha con la idea de lanzar a 100 jugadores en una isla desierta para que finalmente solo quedara uno. Dicho concepto había sido explotado con anterioridad tanto en videojuegos (H1Z1) como en el cine o la literatura, en esta última donde parece nacer esta premisa con Battle Royale de Koushun Takami (1999). PUBG logró una gran audiencia a finales de 2017 y principios del año siguiente, colocándose incluso como uno de los juegos más jugados en Steam.

Poco después, Epic Games decidió ponerse manos a la obra con un modo battle royale para su shooter cartoon sobre resistir oleadas de muertos vivientes, que estaba siendo un fracaso por la ausencia de ventas. Dicho modo se agregó rápidamente al título de forma aislada al juego principal y de manera totalmente gratuita. El factor decisivo (aunque no el único) del triunfo de Fortnite Battle Royale fue ser free to play, a diferencia de su competidor directo. En adición, la disponibilidad de PUBG se limitaba a usuarios de PC, por lo que Fortnite pudo llegar a un mayor número de gente al encontrarse también en consolas. Finalmente, las continuas actualizaciones que Epic supo llevar a la perfección, el carácter desenfadado del juego apto para todos los públicos (y muy atractivo para los más jóvenes), la nueva capa añadida gracias a la construcción, el modelo de microtransacciones para artículos estéticos y, no olvidemos la importancia de la cantidad de streams y vídeos relacionados con el juego, sumado a la gran cantidad de errores técnicos de PUBG, su ritmo de juego más pausado y la ausencia de oferta de contenido que tanto demandaban sus jugadores, hizo que Fortnite se convirtiera en uno de los mayores éxitos de todos los tiempos.

Luego, varios más aparecieron, como el “Realm Royale” de Paladins, el desastroso Radical Heights o la iniciativa de Activision con “Blackout” en Call of Duty: Black Ops IIII, siendo este último la apuesta más acertada de esta nueva ronda de battle royale.

Llevamos algo más de un mes de este 2019 y ya ha surgido un nuevo gran competidor en este carrera por el battle royale definitivo, donde las empresas siguen acoplándose a la moda viendo el creciente caudal monetario que generan dichos títulos. Respawn Entertainment ha sido la encargada de desarrollar Apex Legends, una nueva opción para aquellos amantes del género en boca de todos, y parece ser que no les ha salido nada mal.

El juego de los creadores de Titanfall es una mezcla entre su frenético shooter, PUBG y Overwatch. Tan solo ocho horas después de su estreno, este free to play ya ha alcanzado la friolera cifra de un millón de jugadores. Me es difícil asumir esto a día de hoy debido a la colosal presencia de Fortnite, pero también creo que hay gente que quiere probar nuevas interpretaciones del género, o tal vez que ya se han cansado de construir en Pisos Picados.

Respawn ha tomado cosas de aquí y de allá, ha estudiado el mercado y aparenta haber aprendido de los errores de sus rivales. Apex Legends salió de la noche a la mañana, sin previo anuncio, sin tráilers, sin hype, sin humo. El juego es lo que es, y mirando la gran acogida por los usuarios, parece haber gustado mucho.

Apex Legends se diferencia en lo suficiente para lograr ser un éxito. Posee un gunplay muy satisfactorio, sin pestañear diría que es el mejor de toda la oferta de battle royale actual, se nota muchísimo quién ha desarrollado este juego y qué tienen a sus espaldas. Si a esto le sumamos que es rápido y ágil en todos sus aspectos, sobretodo en la propia movilidad de las leyendas, ya que los menús son correctos pero podrían optimizarse aún más, cosa que supongo que tomarán en cuenta en Respawn.

Apex Legends es un juego de equipo. Cierto es que nuestro objetivo es ser los últimos en pie de un total de 60, pero deberemos llegar a este objetivo cooperando con nuestro escuadrón, formado por tres jugadores. En Respawn han prescindido (actualmente) de un modo solitario para que los usuarios necesiten compenetrarse para seguir adelante con menos dificultades, incluyendo, por ejemplo, nuevas opciones para reanimar a nuestros compañeros caídos, numerosas opciones para comunicarnos con otras personas, códigos de colores para identificar rápidamente objetos y municiones, etc.

Aquí es donde entran en juego las leyendas y sus diferentes habilidades y ultimates, sacadas directamente de los MOBA. La mayoría de ellas sirven para apoyar al equipo, ya sea un escudo, una cura, un escáner de enemigos o una tirolina para desplazarse rápidamente. La cooperación es fundamental.

Técnicamente, Apex Legends parece ser robusto, manteniendo una tasa de frames normalmente estable y siendo gráficamente agradable y llamativo, en gran parte debido a sus vistosos colores.

Espero que Respawn siga los pasos de Epic y actualice el juego regularmente teniendo en cuenta el feedback de los usuarios, tal vez logrando así un nuevo titán del battle royale. Pero no nos quedaremos aquí, este año todavía tiene muchas cosas que decir, ya sea la apuesta de Electronic Arts y DICE, el modo “Firestorm” de Battlefield V que llegará en marzo, o cualquier nueva experiencia que debute y nos sorprenda como ha hecho este Apex Legends.

 

Leonetix

Me llamo Leo, me gusta ver películas y series, el RAP, leer y sobretodo jugar a videojuegos. Obsesionado con hacer listas. Cada día es un constante aprendizaje.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X