[Análisis] Assassin’s Creed Odyssey

0 Flares 0 Flares ×

Otro año más, otro Assassin’s Creed más, y aunque hicieron un parón de un año sin sacar una nueva entrega, ahora Ubisoft parece que ha vuelto a coger las riendas de entregas anuales, y nos presenta Assassin’s Creed Odyssey, que nos transportará a la antigua Grecia. Ya hemos viajado a través de muchas épocas, desde el antiguo Egipto hasta la Revolución industrial de Reino Unido, pasando por el Renacimiento en Italia, la guerra de la independencia de América, navegar por el Caribe e incluso la Revolución francesa, entre otras. Poca historia nos falta rememorar gracias a Assassin’s Creed, y concluir con los Asesinos y Templarios.

 

Por la gloria de Esparta

Al empezar, nos encontraremos en la guerra entre los 300 espartanos y los persas. El jefe de los espartanos, Leónidas, liderará la batalla junto a su escudo y lanza. Pero como cabe esperar, aquella batalla no acabó bien para ninguno de los dos bandos aunque tendremos que jugar para descubrir el final de la historia.

Después de esta escena, pasaremos al presente, listos para emprender nuestra aventura cómo Alexios o Kassandra. Después de decidir con cuál de los dos hermanos nos quedamos, tocará hacer una última decisión. Nos darán dos opciones para escoger, decantarnos por un mundo donde nos marquen todas las misiones y zonas secundarias, o al contrario, tener que usar la deducción para llegar a todos los sitios para terminar el juego.

En nuestro caso, hemos seguido los pasos de Kassandra, y para empezar, estaremos en la isla de Cefalonia, un pequeño lugar donde pasar las 3 o 4 primeras horas de juego. Llegado el momento podremos abandonar la isla con un barco que conseguiremos y zarparemos hacia la aventura, descubriendo muchos misterios a nuestro alrededor.

Exploración aérea y terrenal

Como en anteriores entregas de las saga Assassin’s Creed, Ubisoft ha recreado fielmente un extenso mapa de la zona pertinente a la historia, en este caso, la Grecia clásica. Hay un montón de monumentos muy detallados que puedes explorar con total libertad (aunque en muchas ocasiones nos encontraremos con guardias custodiando el lugar). A lo largo de la aventura, nos iremos encontrando con diversos personajes emblemáticos de la época, como por ejemplo nuestro amigo Sócrates, con el que podremos tener un debate político de lo más entretenido.

Para explorar este gran mapa, tendremos a nuestra disposición a Ícaro, un águila que nos ayudará a marcar todas las secundarias, zonas optativas y lugares de interés de la zona, siendo un gran aliado que nos ayudará si queremos completar el 100% del título. También podremos ir caminando o a lomos de nuestro compañero equino para ir más rápido de un lugar a otro (si hemos desbloqueado la atalaya, nos podemos teletransportar directamente) y explorar todas las maravillas que nos esperan.

En cada lugar que vayamos visitando hay que hacer algún tipo de misión para poder completarlo. Hay pruebas de recoge X tipo de objeto, derrotar a bestias salvajes o liberar campamentos enemigos entre muchas otras. Cabe destacar que cada zona irá vaciando una barra de territorio, en la que se muestra el poder de los espartanos o los atenienses. Cada vez que realizas algún punto, irá bajando la barra territorial y cuándo esta está vacía, se desbloquearán dos luchas en la que tendrás que escoger un bando para que conquiste nuevamente el territorio. En ese momento entraremos en unas batallas campales en las que tocará eliminar el número máximo de enemigos. Al terminar, si hemos salido victoriosos, el territorio pasará a ser del equipo por el que hemos decidido luchar, y podremos repetir este proceso en la zona.

El sistema de batalla y las decisiones

Assassin’s Creed Odyssey ha heredado mucho de su predecesor, Assassin’s Creed Origins, en lo que al sistema de lucha respecta (aunque también en otros aspectos como el apartado gráfico o los menús). Tendremos un árbol de habilidad e iremos subiendo de nivel, por cada uno de estos nos darán un punto para subirnos algo que haga estremecerse al enemigo. Iremos consiguiendo equipamiento con distintas stats para tener más fuerza de ataque, envenenamiento o fuego o precisión con el arco, entre otras muchas. Los objetos tienen diferentes colores para marcar la rareza y están divididos en: blancos, azules, morados y amarillos. El orden citado anteriormente se corresponde al que tienes muchas probabilidades de encontrarte hasta el que tienes menos, pero si te encuentras uno raro, llevará tus stats a un límite insospechado.

En el herrero podrás comprar algunos objetos y materiales, pero la gran mayoría de lo que te venden no vale para nada. Podrás también desarmar o vender armas y armaduras que no te sirvan para conseguir materiales o dinero (lo que más necesites en ese momento). También podremos equiparnos runas para tener alguna stat extra, pero para ello, la arma o armadura, debe tener un hueco para hacerlo y tener en tu poder esa runa. Si tienes un objeto que tiene muy buenos stats, pero has subido de nivel y no es suficiente, puedes subirlo de nivel con dinero y materiales e igualarlo con los otros que tengas. También nos encontraremos a los Oikos, unos herreros especiales, cuya moneda de intercambio solo se puede conseguir con alguna misión semanal o secundaria, pero a cambio, te ofrecerá siempre objetos raros (morados) o legendarios (amarillos).

Iremos hablando con diferentes personajes, y hay muchas decisiones que afectarán al transcurso de la historia, pero esto será algo ligero, que casi ni notaremos, así que no hay que alarmarse. Pero hay malas decisiones que podremos tomar, y no de forma textual, como matar a gente de un ejército delante de lugareños que correrán despavoridos. Pues para eso están los Mercenarios, que irán en nuestra caza y captura y que nos encontraremos en más de una ocasión, y a veces a más de uno a la vez. Si acabamos con uno, otro reemplazará su lugar de manera inmediata, y seguiremos en busca y captura hasta que no derrotemos al que ha contratado al mercenario en cuestión o paguemos una pequeña multa. El sistema de ir derrotando enemigos y que vuelvan a aparecer, recuerda al sistema Némesis del Shadow of Mordor.

El presente y la secta

Como en todo Assassin’s Creed, estamos dentro del Animus rememorando la historia de un antepasado, pero también hay algo de historia en el presente. En esta ocasión no nos explicarán todo sino que nos conectaremos a un portátil que hay y tendremos que abrir carpetas y documentos para saber qué ha ocurrido con Abstergo y todo el complot que se trae entre manos. Hay que mirar bien en cada lugar, porque hay referencias a otros juegos de Ubisoft o comentarios que tienen que ver con anteriores entregas vemos el Big Ben de Londres desde la ventana).

Volvamos al pasado de Grecia, donde sin quererlo ni beberlo, nos encontraremos infiltrados en una secta llamada Los miembros del culto, y nos aparecerán todos esos miembros para acabar con ellos uno a uno, dispersos por todo el mapa, ya que cada uno de ellos, tiene un pequeño trozo de un fragmento del Edén en forma de pirámide. No podremos ir directamente a por todos sino que hay un orden conciso y si no has acabado con X no puedes ir a por Y.

Viento en popa a toda vela

En esta nueva entrega, hemos recuperado algo visto en Black Flag y es la navegación a bordo de nuestro barco y los combates en alta mar. Iremos “secuestrando” a gente por el mundo para que se una a nuestra tripulación y tendremos que preparar a los mejores hombres (o mujeres) de agua dulce para enfrentarte a todos los peligros que te puedes encontrar. Con los materiales y dinero, no solo mejoraremos lo dicho anteriormente, sino que también sirve para mejorar el barco y poder realizar lluvias de flechas de fuego, atravesar barcos sin gastar tanta resistencia o navegar más rápido. En nuestra tripulación también podremos tener miembros exclusivos, que nos ayudarán aumentando alguna estadística.

Durante la navegación, podemos controlar nosotros el ritmo de la nave o ponerla en modo automática. Si se pone de esta segunda forma, la tripulación empezará a cantar cual pirata embriagado de ron sin un ápice de vergüenza. Pero hay que decir que su sonido no tiene nada que envidiar al cántico de las sirenas del viaje de Ulises. En las travesías, nos iremos encontrando barcos que no nos harán nada, excepto si estamos en busca y captura o si queremos encararnos contra ellos. Podremos tirarles una ráfaga de flechas o barriles explosivos para dejar al descubierto partes débiles y bajarles la vida e incluso podremos embestirles de lado. Al dejar al enemigo sin vida, podremos ir directo a por el barco y hundirlo o ponernos a su lado y abordarlo, es nuestra decisión.

Fijándose en cada detalle

Ubisoft hay una cosa que siempre hace bien, y es la recreación de los lugares al detalle, y en esta ocasión no ha sido para menos, ya que cada paisaje que te encuentres es maravilloso y desearás explorar cada rincón y saber más acerca de la historia y del comportamiento de la gente. Atenas, por ejemplo, es una de las ciudades más grandes, y puedes ver separada la zona pobre y la rica con muchísima diferencia. También hay frondosos bosques, llanuras solitarias y fondos submarinos que explorar.

¿Otro Assassin’s Creed del montón?

Assassin’s Creed Odyssey es bueno en parte sí y en Partenon, y es porque aunque es muy buen juego, con muchas horas para explorar libremente, puede ser una copia de Assassin’s Creed Origins pero con otra skin. El descanso que tuvo Ubisoft de dos años les fue muy bien, pero tienen que volver a parar o les pasará como siempre, les petará la burbuja en la cara. Eso no quiere decir que sea un mal juego, ya que te enamorará toda la historia detrás de cada personaje, la ambientación griega y con un doblaje inglés maravilloso (porque tienen acento griego). El problema es que tras muchas horas, puede llegar a aburrirte el tener que conseguir materiales o dinero y subir de nivel para llegar al final del juego.

 

Análisis - Assassin's Creed Odyssey

Distribuidora: Ubisoft

Sinopsis: En Assassin's Creed Odyssey, nos meteremos en el papel de Alexios o Kassandra para descubrir todos los misterios que envuelven la antigua Grecia y sus conspiraciones

  • 7.5/10
    Historia - 7.5/10
  • 8/10
    Jugabilidad - 8/10
  • 9/10
    Gráficos - 9/10
  • 7/10
    Sonido - 7/10
7.9/10

Jordi Cebrián

Jugador que ha atravesado green hill, el árbol deku, las ruinas de zanarkand, anor londo y lo que le queda. Todo a bordo de la nave gumi con un perro que habla y un pato que no cura. Cojo una patata y me la como.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X