[Análisis] Blazing Beaks

0 Flares 0 Flares ×

Hay muchos roguelike que han salido al mercado y se han hecho un hueco en nuestras bibliotecas de juegos o estanterías. The Binding of Isaac, Enter the Gungeon, Rogue Legacy o Nuclear Throne, son algunos ejemplos de estos juegos en que los mapas se generan de manera aleatoria y toca sobrevivir con diferentes objetos que vayamos encontrando en la partida. En este caso, hablaremos de Blazing Beaks en su versión de Switch.

Cuando vas a empezar el juego, hay dos modos distintos: Historia y Torneo. Si eliges el de historia, tendrás dos opciones distintas de jugar, la partida normal, o una en la que los objetos que consigas, no aparezcan en la enciclopedia de Blazing Beaks (como si no hubieras encontrado ese ítem). Después de escoger el personaje, te esperas algún texto o cinemática corta, pero no, empiezas directamente a jugar, y después de varias horas podemos decir que no tiene ni un ápice de historia ni contexto secundario que de a entender algo acerca del por qué estás allí disparando a todo ser viviente.

 

Diversión bestial «patodos»

Blazing Beaks tiene unos personajes muy salvajes y variados. Los diferentes personajes que tenemos son animales, como un pato, ornitorrinco, pingüino o gallinas, entre otros. Cada uno de ellos te puede dejar a quackdros, ya que tendrán la habilidad de esquivar, pero en lo restante, varía mucho la jugabilidad. Unos tienen más vida que otros, las armas son completamente diferentes y luego tienen una pasiva buena y una mala, para equilibrar. Se puede jugar el modo historia en cooperativo para 4 personas, y luego en el modo torneo, esas 4 personas se pueden juntar para ver quién es el mejor.

Los controles son sencillos, pero sin ninguna explicación, cuesta entender para qué sirve todo lo que vemos en pantalla. Aunque sea fácil de controlar, es difícil llegar al final del juego, ya que cada partida será completamente distinta. Los mapas se generan de forma aleatoria y tendremos que ir acabando con todos los enemigos de cada zona. Una vez eliminados todos, se abrirá la puerta al siguiente nivel y se puede proseguir con la aventura, pero hay más de una puerta. En la parte superior de la puerta puede haber un candelabro (lo que indica que es una tienda), una cabeza de serpiente (en el que tocará enfrentarse al boss de la zona), una llave (como indica el sentido común, solo se abren si tienes en tu poder una llave) y la que no tiene nada, que es para seguir al siguiente nivel.

Siempre positivo, nunca negativo

Como se ha dicho con anterioridad, Blazing Beaks no explica nada, y al ver que todos los objetos que los enemigos soltaban tenían stats negativos, uno se pregunta, ¿para qué quería pillar estos objetos? Existen los artefactos y los objetos, y acerca de los primeros, siempre son negativos, pero es muy necesario hacerse con todos. Blazing Beaks quiere que nos compliquemos la partida, para luego mejorarla y llegar con los mejores ítems posibles. Puede parecer complicado de entender, pero es bastante sencillo, pillamos los objetos negativos y cada uno de ellos subirá una barra roja que hay arriba. Cuando esta barra alcanza el 1 nos marca que tenemos una bolsa, y para conseguir esa bolsa hay que ir a la tienda.

La tienda cuenta con dos partes; el vendedor, que tiene dos armas a la venta o una que es muy barata (pero es aleatoria), y luego está el cuervo. El que interesa más es el pájaro negro, ya que este nos vaciará las barras rojas e intercambiará los artefactos, por objetos que sí que nos ayudan y mejoran. Es como si los creadores de este juego quisieran que nos compliquemos a nosotros mismos la run, pero si llegamos a la tienda, seremos recompensados y podremos llegar más lejos.

Hazte con todos los objetos, artefactos, armas y enemigos

En Blazing Beaks nos tocará realizar muchas runs antes de poder llegar muy lejos o alzarnos con la victoria. Nos iremos encontrando una gran variedad de enemigos, armas, objetos y artefactos durante la aventura. Por ello, hay una enciclopedia que se irá rellenando con todo lo que vayamos obteniendo o matando, a no ser que no hayamos elegido la historia normal, entonces no se guardará nada del progreso.

A medida que derrotemos enemigos, estos dejaran caer de vez en cuando algún artefacto. Si lo pillamos podremos conseguir un objeto con buenos stats en la tienda, o comprar armas, pero hay algunos que no se pueden conseguir de manera normal. Estos solo los soltarán los bosses y otros estarán escondidos en cofres, salas que se abren con llave o zonas secretas. Las llaves cuesta mucho conseguirlas, así que tendremos que ir con cuidado si tenemos una, ya que puede ser la única que nos aparezca en toda la run. En cuanto a las zonas secretas, hay que estar ojo avizor a todas las zonas que exploremos, ya que una pared de alguna zona puede tener un pequeño destello azul. Si vemos ese destello y disparamos en esa pared, aparecerá un agujero. Si lo pasamos puede haber un cofre con algo especial o algún NPC que esté allí tranquilamente, pudiendo así conseguir un objeto.

Un apartado visual cuidado

Blazing Beaks es muy colorido y con un pixel art bien detallado y cuidado. Los personajes principales tienen un carisma natural (y son muy monos) y los enemigos están genial. Los ataques muy predecibles para poder esquivar y contraatacar (exceptuando el caso de los bosses que tendrás que aprenderte los ataques). Puede que al principio sea muy colorido, pero a medida que avanzas, los niveles son más oscuros, pero eso no quiere decir que sean malos, sino que son diferentes y van variando los entornos.

En cuanto a la música, es muy alegre y divertida, al estilo retro, y en cada mapa va cambiando. No se acaba haciendo repetitiva, y acerca de los efectos sonoros de disparos, explosiones y demás, están bastante bien interpretados.

 

Conclusión

Blazing Beaks es un juego en el que acabaras muriendo muchas veces y aprenderás de los errores, así que hay que tener un poco de paciencia con él y abrazarlo como a un hermano. El modo en solitario está genial, pero en compañía, puede llegar a ser un caos total en la pantalla y risas aseguradas. Si se juega en modo portátil, te obligan a sacar los Joy-Con, impidiéndote jugar con la consola en mano. La mayoría de personajes cuestan de usar, y el mejor para empezar es el pato, si lo intentas con otros, mejor tener un poco de experiencia.

Análisis - Blazing Beaks

Distribuidora: Qubic

Sinopsis: Encarnaremos a un animal y nos armaremos (literalmente) de valor para acabar con otras criaturas del bosque y otros lugares.

  • 8/10
    Jugabilidad - 8/10
  • 8.5/10
    Gráficos - 8.5/10
  • 6.5/10
    Sonido - 6.5/10
7.7/10

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X