[Análisis] Bugsnax

[Análisis] Bugsnax

Fecha de Lanzamiento
12/10/2020
Distribuidora
Young Horses
Plataformas
PlayStation 5, PlayStation 4, PC
Versión analizada
PlayStation 5
Es muy posible que si hablo de Young Horses, más de uno no tenga idea de a qué me estoy refiriendo, pero si en vez de mencionar al estudio hago alusión a su obra, Octodad, es muy probable que sí conozcáis el nombre y por ende, el propio juego. El título independiente en el que encarnábamos a un padre pulpo humanoide con serios problemas motrices, gozó de una enorme popularidad gracias en buena parte al fenómeno de YouTube, puesto que grandes representantes del mundillo gamer le dieron una buena visibilidad en forma de gameplays. Además, es difícil negar que Octodad contribuyó enormemente a alimentar el “monstruo” del fenómeno de los simuladores absurdos, que darían pie a aberraciones como Goat Simulator, I am Bread o Rock Simulator, entre otros muchos.

El caso, es que tras varios años en barbecho, la compañía afincada en Chicago ha creado un nuevo título llamado Bugsnax para PlayStation 4, PlayStation 5 y PC (a través de Epic Games Store). Aunque en PC se puede adquirir por 19,99€, durante este mes está disponible gratuitamente para los usuarios de PlayStation Plus, por lo que si queréis darle un tiento y no os fiais demasiado a la hora de hacer el desembolso, tened esto en cuenta. ¿Queréis saber qué nos depara esta bizarra obra? Pues vamos a ello.

 

“Somos los que comemos”… literalmente

Bugsnax nos pone en los zapatos de un reportero que tras recibir un vídeo de la famosa exploradora Lisa Higochumbo (sí, los juegos de palabras y los nombres de esta guisa están a la orden del día en la obra) se embarca en una aventura para llegar hasta la Isla Tentempié, hogar de los Bichisnak (Bugsnax en inglés, de ahí el nombre), unos extraños seres mitad aperitivo mitad bicho que han sido descubiertos recientemente en esa isla, y que por ende, despiertan un interés periodístico en el protagonista. Tras un accidentado aterrizaje, no tardamos mucho en dar con Canelo, el que se autodenomina alcalde de Snaxburgo, un asentamiento creado por diversos gruñecos para vivir mientras investigaban a los Bichisnak. El problema, es que Lisa parece llevar un tiempo desaparecida y uno no tarda en caer en la cuenta de que su presencia era vital para mantener al grupo cohesionado, por eso, Snaxburgo es ahora un lugar desierto y los gruñecos campan por diversos lugares de la isla haciendo su propia vida alejados del resto. Nuestra misión será intentar unir nuevamente a este pintoresco grupo de peluches feotes en Snaxburgo mientras los vamos entrevistando y recopilamos información para dar con Lisa Higochumbo.

El juego tiene un mundo estructurado por diversas secciones que iremos visitando para dar con los gruñecos y cumplir las misiones que nos asignen. La Isla Tentempié está formada por una serie de biomas, cada uno con su propio ecosistema de Bichisnak para atrapar. Una vez que hayamos satisfecho sus apetencias alimenticias regresarán a Snaxburgo. Una vez en el asentamiento, estará en nuestra mano entrevistarlos y hacer algunas misiones secundarias, así como para aprender más sobre cada uno de los personajes.

Bugsnax apuesta por una fórmula muy similar a Pokémon, puesto que el principal interés del título se basa en atrapar a los distintos tipos de Bichisnak, habiendo incluso un libro que hace las veces de Pokédex añadiendo los datos de interés una vez que escaneas a los bichos en cuestión. Además de por interés propio, los gruñecos esparcidos por la isla te solicitarán que les consigas algunos de estos seres, por lo que al final, son la piedra angular sobre la que se asientan las bases del juego.

Antes de lanzarnos a capturar ningún Bichisnak, habrá que recabar información mediante un breve análisis, para saber qué gusta a ese bicho y cuál puede ser en base a eso el método de captura a seguir. Para ello, hay varios artilugios que van ampliándose al avanzar en nuestro periplo. En algunos casos, basta con disparar un poco de kétchup o chocolate con nuestro tirachinas y desplegar una trampa, mientras esperamos pacientemente a que el Bichisnak de turno se abalance incauto hacia el alimento para quedar encerrado en la trampa. En otros casos, habrá que pensar un poco más, pues una trampa convencional o una red pueden antojarse insuficientes. Con los Bocatoritos, por ejemplo, al ser mucho más brutos y embestir fácilmente contra nuestra trampa, puede ser una buena idea impregnar a otro de sus congéneres con kétchup para que se abalance sobre este y le embista, dejándole grogui durante unos segundos.

Por supuesto, con el paso del tiempo la cosa se irá dificultando más a la hora de cazar a estos bichejos. Tocará pensar más en profundidad e ir combinando nuestra creciente mochila de artículos para la captura. Por ejemplo, el tirachinas, la rueda y la trampa. No hay una gran cantidad de objetos, al ir recibiéndolos poco a poco, siempre hay una sensación de mejora, de ir descubriendo. El problema, es que las mecánicas son un poco torpes. Cuando intentas hacer maniobras más complejas para atrapar algunos de los Bichisnak más complicados, puede ser más frustrante que desafiante, convirtiéndose en una prueba de ensayo y error.

A nadie se le escapa por el aspecto visual que Bugsnax dista mucho de ser un título que saque partido a la nueva generación, y es que, a fin de cuentas es una obra intergeneracional que está también disponible en PlayStation 4. El juego es brillante y colorido, y el diseño de los Bichisnak es original, pero no hay realmente nada destacable más allá de esto, puesto que el estilo artístico en general está desfasado. Es cierto que Young Horses es un estudio independiente y que tendrá sus limitaciones, pero si vas a apostar por ser un título de lanzamiento en una consola nueva, igual no habría estado de más intentar ser algo más ambicioso.

En lo técnico, tampoco brilla especialmente si comparas sus tiempos de carga con el de otros lanzamientos ya presentes, aunque al hablar ahora de pocos segundos, tampoco voy a pecar de exigente en esto. Otra cosa que echo en falta, es la posibilidad de viajar entre diferentes puntos de la isla de forma rápida, puesto que si necesitas uno de estos seres concretos, no te queda otra que pasearte por toda la isla hasta la zona en la que este campa.

La banda sonora corre a cargo de Seth Parker y está inteligentemente implementada con una mezcla electrónica y sintetizada que se suma a la sensación alienígena de este mundo tan bizarro. Mención especial merecen las traducciones de los nombres de los gruñecos y los Bichisnak, así como en general, algún que otro comentario jocoso, sorprende que se hayan preocupado de cuidar este apartado de forma tan positiva, aunque hay que conformarse con los subtítulos, puesto que el doblaje únicamente está en inglés.

Os alegrará saber que Bugsnax hace uso de algunas características del DualSense. Los activadores adaptativos se utilizan de más formas que en cualquier otro juego que haya jugado hasta ahora, exceptuando Astro’s Playroom, por supuesto. Una de estas funciones emite la sensación de tener entre nuestras manos a un bicho atrapado que se menea dentro de la trampa, mientras que otros como el tirachinas, intenta emular el estiramiento de la goma al cargar el proyectil.

 

Conclusión

Si bien Bugsnax no es ni de lejos el título que mejor exprime la nueva generación ni en lo técnico ni en lo visual, al menos consigue entretener gracias a la caza de Bichisnak y su hilarante traducción al español. Pese a que los tiempos de carga son algo más lentos que en otros títulos de PlayStation 5 y hay alguna que otra caída de frames en zonas con mayor concentración de estos bichejos aperitivo, es de agradecer que al menos agregue alguna funcionalidad que explote el DualSense. Sinceramente, este es uno de esos juegos que o te gustan o los odias, pero eh, ¿qué pierdes por probarlo de forma gratuita en PlayStation Plus para salir de dudas?

7
Recomendado
">
Sinopsis
Bugsnax te embarca en una extravagante aventura hacia la Isla Snaktooth, hogar de las legendarias criaturas mitad insecto y mitad bocado que responden al nombre de Bugsnax. Luego de ser invitado por la intrépida exploradora Elizabert Megafig, llegas a la isla para descubrir que tu anfitriona ha desaparecido. Su campamento está en ruinas y sus seguidores se han dispersado por toda isla, están solos y... ¡hambrientos! De ti depende resolver los misterios de la Isla Snaktooth: ¿qué le ocurrió a Lizbert? ¿Qué son los Bugsnax y de dónde vienen? Pero, sobre todo, ¿por qué son TAN DELICIOSOS?
Pros
Atrapar y catalogar a los Bichisnak
Una interesante cantidad de artilugios que pueden combinarse entre sí
La traducción al español deja algunos nombres y chistes muy curiosos
Contras
Técnica flojo para ser un título lanzado en la nueva generación
Visualmente desfasado
escort mersin escort adana escort ankara escort bodrum escort
X