[Análisis] Candle – The Power of the Flame

0 Flares 0 Flares ×

Llamadme masoca, pero me gustan los juegos desafiantes que, de una manera u otra, terminan provocando que apague la consola y la deje a un lado durante un rato por culpa de la frustración de no saber cómo avanzar. No me suele pasar muy a menudo, últimamente solo me ha pasado (más veces de las que me gustaría admitir) con Hollow Knight, y el par de veces que este juego me ha obligado a hacerlo, son las que me han hecho decir: “este es uno de los juegos que realmente disfruto jugando”.

¿De qué juego estoy hablando? Pues ni nada más ni nada menos que del juego creado por un estudio compatriota nuestro, Teku Studios, de Teruel: Candle – The Power of the Flame. Este juego comenzó como un Kickstarter y ahora, tras dos años desde su salida para PC y un montón de críticas positivas a sus espaldas, ha llegado a la consola híbrida de Nintendo.

Antes de empezar…

Antes de empezar con el análisis como tal, quería agradecer el gran trabajo que ha hecho siempre el difunto Pepe Mediavilla, que en paz descanse. Él será la voz del narrador del juego que nos acompañará durante nuestra aventura al igual que el encargado de traducir el idioma inventado de los enemigos. Desde aquí, gracias por tanto, Pepe.

No juegues con fuego

Teku, nuestro protagonista, despierta tras estar inconsciente y se encuentra con que la aldea entera está envuelta en llamas por culpa de la tribu enemiga Wakcha, quienes también han raptado a todos los habitantes del lugar, incluidos nuestros amigos y el chamán (a quien deberemos buscar), para realizar rituales de magia negra.

Entrando en el gameplay, habrá una mecánica que estará presente en todo el juego: buscar una antorcha para encender una de nuestras manos (es una mano-vela, no os preocupéis) y, con esta, resolver diversos puzles o hacer que las bestias enemigas, que nos habrán comido unas cuantas veces, huyan despavoridas por nuestro fuego.

Hablando de puzles, eso es sin duda el punto fuerte del juego, que hará que estemos enganchados a nuestras pantallas alrededor de 10 o 15 horas. Serán rompecabezas desafiantes, que provocarán nuestra frustración en más de una ocasión llegando a, como ya he comentado en la introducción, hacer que apaguemos la consola y la dejemos durante un rato porque no hemos sido capaces de completar un puzle que a priori parecía sencillo, pero no.

Debo admitir que me costó hacerme al uso con los controles, no me preguntéis por qué pero me parecían extraños y descoordinados, pero una vez te acostumbras, son bastante intuitivos y sencillos: podemos saltar, correr e interactuar con objetos, tanto del escenario, como de nuestro inventario. Atentos sobretodo a la interacción con objetos, porque será muy importante a la hora de la resolución de puzles, ya que quizás necesitéis un objeto concreto que no os imaginaríais o que os costará encontrar.

Eso sí, algo que me pone muy nervioso es la baja velocidad a la que se mueve Teku. Si bien los niveles ya pueden estresarte, ármate de paciencia porque el ritmo del juego es muy lento pese a lo entretenido que pueda llegar a ser. También son lentas las interacciones en general del juego, pero bueno, al final merece la pena.

Y bien, volviendo a la historia, debo recalcar que no es una maravilla, pero que sin duda nos enganchará y nos hará devorar el juego siempre que nuestra mente nos permita no dejar de jugar. Pero, como digo, no es ninguna maravilla, es simplemente disfrutable, una buena compañía que hará que el juego tenga algo más que esos complicados puzles.

Apartado audiovisual

Lo primero que quiero comentar en este apartado es el arte del juego. Para empezar, la variedad de acuarela que tiene es una pasada; yo no soy ningún experto en pintura como para saber diferenciar y valorarlo como se merece, pero veo que ningún color ni fondo se me hace repetitivo en ningún momento, la capacidad de ambientación que han conseguido lograr es espectacular, de hecho, no me esperaba esto cuando busque imágenes del juego, pensé que serían las típicas que se muestran para llamar la atención, pero estaba más que equivocado: es así durante todo el juego.

Saliendo de la paleta de colores, el diseño de personajes y mapa están muy currados también, sobretodo el de personajes, ya que hasta los secundarios tienen sus detalles importantes. Y por cierto, tened cuidado con los bichos que encontréis y penséis: “Oh, qué adorable que es”, os matará. En serio, lo hará, no os fiéis de su lindura.

Respecto al apartado sonoro, otro punto a favor del juego. La banda sonora es bastante buena, quizás la típica para un título de este estilo, pero que es capaz de tomar un aire propio para que le cojamos un cariño especial. De nuevo, destacaré el papel de Pepe Mediavilla, que es magnífico.

Conclusión

El juego es muy completo, cuesta que te enganche durante los primeros minutos dado que los controles son algo toscos y la velocidad del juego es lenta, pero una vez te acostumbres a esto, te engancharás sobremanera y completarás el juego en pocos días. Vale la pena hacerse con él, tanto por su historia, como por sus grandes puzles y apartado sonoro y visual.

 

Análisis - Candle - The Power of the Flame

Distribuidora: Teku Studios

Sinopsis: Candle es una aventura con incontables puzles que te pondrán a prueba. Métete en la piel de Teku, el joven aprendiz que emprende un arriesgado viaje para rescatar al chamán de su tribu, que ha caído en las garras de los malvados Wakcha. Pero su camino está plagado de trampas siniestras y peligrosos obstáculos...

  • 6/10
    Historia - 6/10
  • 7.5/10
    Jugabilidad - 7.5/10
  • 9/10
    Gráficos - 9/10
  • 7.5/10
    Sonido - 7.5/10
7.5/10

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X