[Análisis] Cuisineer

Fecha de Lanzamiento
09/11/23
Distrubuidora
Marvelous Games
Plataformas
PC
Versión Analizada
Steam
BattleBrew Productions es una desarrolladora de Singapur que ha basado gran parte de su trabajo en un juego para dispositivos móviles llamado Battle Sky Brigade, y múltiples juegos que salen de este primero, y es sorprendente porque si vemos el trabajo que han hecho Cuisineer parecería que tienen muchísimas más experiencia ya que nos presentan un juego bastante redondo, con unos gráficos super bonitos y una jugabilidad más que adictiva, sobre todo para los que, como yo, disfrutamos de juegos como Recettear o Moonlighter, ya que la mecánica es parecida: lucha, consigue ingredientes, abre tu restaurante y mejora.

 

Lichi y su peculiar familia

Nada más empezar nos ponemos en la piel de Lichi, la protagonista del juego, que va de vuelta a su pueblo natal a ver a sus padres antes de que partan en su viaje soñado por el mundo. Con tan mala suerte que cuando llega al restaurante de su familia, sus padres ya se han ido, y es una amiga y vecina la que le cuenta que ya están de viaje. Lichi se da cuenta de que el restaurante de sus padres está muy vacío, no tiene apenas muebles y los útiles de cocina son muy básicos, pero su amiga le explica que es que sus padres vendieron casi todo para irse a su viaje y le dice que sería genial que ella pudiese devolverle el esplendor al viejo restaurante.

A partir de ahí, y ya que ha vuelto al pueblo, Lichi decide tomar las riendas del restaurante, y ayudar, a su paso, a sus amigos y vecinos del pueblo mientras lo consigue. Para ello tendrá que ir mejorando el restaurante y, atentos, pagar una deuda cuantiosa que sus padres dejaron a deber en lo que sería la «hacienda» ficticia del juego, y que tendrá que ir pagando si no quiere que le cierren el restaurante. A todo esto, podrá también explorar las ruinas cercanas para conseguir ingredientes y no gastar más dinero en balde.

En general la historia es muy clásica, me recuerda mucho, como he dicho, a la de Recettear, pero con un restaurante en vez de una tienda. La verdad es que, como el punto fuerte de este título es su jugabilidad, la historia está bien, entretenida pero no esperéis una cosa super profunda tampoco.

 

Emprendedora y aventurera

Como os decía, manejaremos la vida diaria de Lichi, que consistirá en en 24h que pasan mucho más rápido que en el mundo real. El juego no cuenta con un botón de guardado como tal, sino que se auto guardará cada vez que nos durmamos y pasemos de día, tenedlo en cuenta para calcular cuando podréis salir del juego y cuando podéis reiniciar el día si no es de vuestro agrado.

Durante el día podemos hacer varias cosas, y es importante tener todas en cuenta. Una de las primeras cosas que podemos hacer, es explorar el pueblo. Podremos conocer a los habitantes del pueblo, que muchas veces nos darán misiones secundarias, estas misiones pueden pedirnos materiales, platos ya preparados o incluso otras cosas como que subamos la reputación del restaurante. Todas las recompensas de estas misiones son las mismas: recetas para servir en el restaurante, es la forma que tenemos de ir llenando el libro de recetas, y cada vez serán más elaboradas, por lo que recomiendo completar todas las misiones secundarias posibles. Un tema curioso del pueblo es que no todos los días tendremos disponibles a todos los personajes, hay días que «descansarán», por lo que no siempre podremos entregar las misiones cuando nos lo proponemos, ya que hay que encontrar el aldeano que nos la pidió.

En el pueblo contamos también con tiendas. Cuatro de ellas son permanentes: la carpintería, la tienda de bubble tea, la tienda de especias y la forja. Aún siendo permanentes, no están disponibles tampoco todos los días porque los aldeanos que las llevan también descansan. En la primera podremos comprar muebles y mejorar nuestro restaurante por niveles; la segunda nos vende bubble tea, que sirven para recuperar vida en las mazmorras; la tercera permite que añadamos efectos a nuestros equipamientos al azar, según los ingredientes que pongamos en un caldero; y la última es que la mejorará nuestras armas y donde podremos comprar nuevas. A parte de estas cuatro tiendas, a diario tendremos dos tiendas itinerantes, que pueden ser de diversas cosas: cuadros, plantas, muebles, ropa, etc, es importante visitar estas tiendas porque a veces encontramos buenos productos, y en la sastrería, por ejemplo, podemos mejorar nuestra mochila y nuestro cinturón, para que nos quepan más objetos en las mazmorras.

Eso en cuanto al pueblo, luego tenemos el restaurante. Podemos abrir y cerrar el restaurante cuando queramos siempre que no sea de noche, teniendo en cuenta que mientras tenemos el restaurante abierto irá pasando el día y que, por supuesto, si lo tenemos abierto a la hora del almuerzo, vendrá más gente. Al abrir el restaurante, los habitantes del pueblo vendrán, se sentarán en una mesa que haya disponible y te pedirán un plato, este plato dependerá mucho de los ingredientes que tengas en la nevera y tu mochila y las recetas que tengas disponibles. Al principio no tendremos mucho ni de lo uno ni de lo otro, pero con el tiempo ampliaremos el abanico y nunca nos faltará un plato que darles. Los platos se preparan de cuatro diferentes formas: cociendo, friendo, cortando y al horno, pero al principio solo podremos tener una de esas formas, que será cociendo, a partir de ahí, cada vez que subamos de nivel el restaurante en la carpintería, podremos añadir una forma más de cocina, hasta el nivel 4 cuando tendremos todas. Los accesorios para cocinar podrán ir subiendo de nivel también, y no será hasta el nivel 3 que podremos cocinar recetas de nivel 2 y funcionará de esta forma hasta el nivel máximo. Cuanto más nivel tengan las recetas, más ingredientes usarán y más nos pagarán por el plato.

Además, en el restaurante tendremos diferentes tipos de clientes: los habrá normales, que recojan ellos mismos su plato si les dejas, nobles, a los que tendrás que servir tu, también los hay que quieren irse sin pagar y tendrás que interceptarlos, etc. Lo importante es que cuando decidamos cerrar el restaurante, recibiremos tanto dinero como reputación, cuanta más reputación más gente vendrá al restaurante. También podremos decorar el restaurante con muebles y complementos que compremos a los comerciantes, teniendo en cuenta que hay decoraciones que gustan más a un tipo de clientes que a otros.

Por último, tenemos también la zona de mazmorras. Al principio solo tendremos una disponible, y se irán desbloqueando más cuando vayamos pagando las deudas del restaurante. En las mazmorras tendremos enemigos que nos darán materiales, a los cuales atacaremos con nuestras armas y habilidades. También podremos conseguir materiales de piedras, árboles, cajas, etc, que encontremos en las mazmorras y nuestra misión es volver siempre con la mochila lo más llena posible para aprovechar los viajes. Las mazmorras tienen pisos, cuando más alto el piso, más ingredientes encontraremos, y, a parte de los enemigos normales, también tendremos jefes de mazmorras, por lo que tenemos que ir bien preparados. Si por casualidad morimos en una mazmorra, casi todos nuestros objetos se caerán y perderemos el resto del día, por lo que tenemos que ser prudentes e irnos cuando o bien tengamos la mochila llena, o bien tengamos poca vida y no tengamos métodos para recuperarla.

Cuando volvamos de la mazmorra, siempre será de noche en el pueblo, podemos aprovechar este momento tanto para entregar misiones si hay aldeanos disponibles a los que tengamos que entregar objetos, como para guardar nuestros ingredientes y materiales, los primeros en la nevera del restaurante y los segundo en el arcón de nuestra habitación. De esta forma tendremos disponible la mochila para nuestras próximas aventuras. La nevera y el arcón podrán ir mejorándose también para que nos quepan más objetos.

Y en líneas generales esta es la jugabilidad de Cuisineer, el restaurante puede crecer muchísimo y no es que haya un final establecido, por lo que podremos jugar lo que queramos y llevar nuestro emprendimiento al máximo nivel.

 

Un diseño adorable

Una de las cosas que me llamaron la atención cuando descubrí Cuisineer fue el diseño de sus personajes, que es excesivamente mono y adorable, y ya no hablo solo de los personajes principales, hasta los secundarios son adorables y también los enemigos de las mazmorras, de los que, definitivamente, compraría los peluches si pudiese. BattleBrew Productions tiene sus propios diseñadores y la verdad es que hacen un trabajo fantástico, si tuviese que poner una pega a algo diría que las mazmorras se parecen mucho en conceptos de diseño, pero, aún así, se sopesa con el buen trabajo que hacen con los enemigos, que son todos diferentes y con sus propios tipos de ataque y formas de acabar con ellos, aunque eso si, no hay demasiada variedad, pero es suficiente. Por supuesto, las mazmorras se parecen pero no son las mismas, puesto que en cada visita se generan de forma automática, por lo que no tendremos dos visitas iguales a las mazmorras.

En cuanto al sonido, la música es bastante relajante en general y adecuada a los momentos del juego. La verdad es que llega un momento en las sesiones de juego en la que no le prestas atención, esto se da porque es música de ambiente y a veces simplemente la obvias. Aún así, cada mazmorra tiene su melodía, el pueblo tiene otra, vaya que no es no le hayan puesto empeño al apartado en si.

Si hay algo que me da pena, es que el juego no está doblado, pero se entiende que no siempre se puede dedicar un presupuesto a esto, así que no es que le reste puntos, simplemente me suele gustar escuchar las voces.

 

Conclusión

Cuisineer es un juego rogue-lite que mezcla también dungeon crawling y simulación con gestión de recursos, vamos, que lo tienes todo en este título donde tendremos que llevar nuestro restaurante mientras conseguimos ingredientes en las mazmorras. Si a esto le sumamos su diseño adorable y las de horas de juego que nos ofrece, lo convierte en un título de lo más recomendado. De momento solo está disponible para Steam pero tienen pensado sacarlo en consola más adelante.

8.5
Recomendado
">
Sinopsis
Te damos la bienvenida al mundo de Cuisineer, un apacible juego centrado en la comida donde jugarás como Lichi, una joven aventurera convertida en dueña de un restaurante. Un día, decides volver a tu hogar, Paell, para dirigir el restaurante de tus padres, el cual resulta estar en bancarrota. El único modo de pagar la deuda es reabrir el restaurante y hacer que funcione. ¡Y no hay nada mejor para eso que explorar alguna que otra mazmorra!
Pros
Buena jugabilidad de la que no te aburres
El diseño de sus personajes es adorable
Mazmorras que cambian de diseño con cada run
Contras
La música puede pasar desapercibida rápidamente
Puede volverse algo repetitivo, sobre todo al principio, si no tienes paciencia