[Análisis] Fog of Love

TIEMPO DE JUEGO
60-120 minutos
EDAD
17+
EDITORIAL
MasQueOca
LANZAMIENTO
Noviembre de 2022
NÚMERO DE JUGADORES
2
DISEÑADOR
Jacob Jaskov
Género
Roles y deducción
Han pasado ya seis años desde que Hush Hush Projects, la editorial de juegos de mesa fundada por Jacob Jaskov, iniciase una campaña de mecenazgo vía Kickstarter en pos de buscar financiamiento para su nuevo proyecto, Fog of Love, una comedia romántica reconvertida en juego de mesa que, gracias al apoyo de más de 3.500 patrocinadores, consiguió financiarse exitosamente hasta sobrepasar los 150.000 dólares recaudados. Con el paso del tiempo, varias editoriales decidieron apostar por esta curiosa experiencia jugable, lo que permitió que gracias a la labor de Pegasus Spiele o Floodgate Games, Fog of Love pudiese ser más accesible para los jugadores al llegar a tiendas y disponer de nuevos idiomas, haciendo así que, un juego que vive por y para su narrativa, pueda ser disfrutado por un mayor número de jugadores. ¿Y qué pasa con los jugadores españoles? ¿Hay alguna opción que no sea el inglés o el alemán? Claro, desde hace unos días, el juego está a la venta de la mano de MasQueOca. ¿Queréis saber más sobre esta atípica propuesta de roleo? Pues no os preocupéis, para eso estamos aquí.

 

Componentes

Si hay algo en lo que Fog of Love brilla desde el principio (aparte de su hilarante propuesta) es en sus componentes, y es que, todos ellos son de gran calidad, algo que rara vez suele suceder en un juego de mesa, pues si se apuesta por mejorar unos, suele ser en detrimento de que otros salgan peor parados a la hora de fabricarlos. La caja original viene con una sobrecubierta con la pareja «protagonista» y, una vez retirada y abierta la caja, apartando el libro de reglas que, por cierto, es cortito y muy claro, por lo que se lee rápidamente (aunque Fog of Love tiene sus propios mecanismos por si quieres saltarte gran parte de esta lectura y pasar directamente a jugar); aparece el tablero, esa parte neurálgica sobre la que sucede gran parte de la acción. El tablero está muy bien diseñado, es elegante (una palabra que posiblemente repita a menudo) y muy explicativo visualmente, sin necesidad de grandes decoraciones ni nada similar, con un estilo muy limpio. Sin duda, con el tiempo sufrió un upgrade en comparación con lo visto en las primeras fotografías que se dejaban ver por la campaña de Kickstarter que se agradece, aunque no es el único que ha sido pulido en relación al prototipo.

Otro componente que me ha gustado mucho son las fichas de decisión, divididas entre cuatro fichas de cada color para cada jugador que, con un estilo que recuerda a las fichas habituales de póker y construidas en plástico, disponen de las cuatro opciones habituales (A, B, C y D) amén de la imagen habitual del juego con su nombre y la pareja. Por lo que he podido ver en Kickstarter, inicialmente estas fichas iban a ser una suerte de pequeños meeples de madera con las letras, sin ninguna duda, otra de esas mejoras que valen la pena. Por otro lado, están las fichas de personalidad en madera, distribuidas equitativamente en rosa y azul, al igual que el resto de componentes de jugador. Si bien estas fichas de madera pueden ser el componente menos atractivo ya que es más normalito, vienen con unas cajas de plástico duro con su propia tapa para guardarlas en la caja y tenerlas siempre a mano a la hora de jugar, otro de esos detalles premium que se agradecen, ya que aunque las cajas de plástico puedan no ser tan raras, no son muchos los juegos (al menos en mis estanterías) que vengan con estos construidos en plástico duro. Y hablando de plástico, no puedo finalizar este párrafo sin hablar de los soportes para cartas, otro añadido que pese a no ser necesario, se agradece, pues permite tener siempre visibles las cartas de rasgo sin que el otro las vea, que es a fin de cuentas la intención.

En cuanto a las cartas, que son el componente más numeroso y se dividen entre dos tamaños (41×63 y 80×120 para aquellos que gusten de enfundar como en nuestro caso), es quizá junto a las fichas de personalidad lo único que podría aceptar cierto grado de mejora, ya que un acabado lino siempre hace que la calidad mejore. Y ojo, esto no quiere decir que el acabado de las cartas sea malo ni nada por el estilo, pues también han mejorado mucho en comparación con las imágenes de la campaña de Kickstarter, reduciendo los efectos brillo excesivos y con una tipografía más limpia y que ocupa mucho menos en la carta. Hablando de las cartas, Fog of Love incluye varios separadores para que puedas colocar todas ellas ordenaditas en su inserto, sí, se incluye un inserto en la caja tremendamente útil y que, además, permite guardar todo incluso aunque decidamos enfundar las cartas (algo que, tristemente, no pasa siempre).

¿Qué decir llegados a este punto? Fog of Love es un juego magnífico en cuanto a componentes se refiere, todo está bien construido, el manual está bien explicado y la verdad es que, después de varias partidas, sigo viendo poco margen de mejora, más allá quizás de un acabado más premium en las cartas o en las fichas de personalidad, pero insisto, no hay nada que achacarle, menos si uno se pone a mirar las imágenes de la campaña original de Kickstarter y compara el antes y el después.

En cualquier caso y como siempre, os dejo una lista completa a modo de referencia para que sepáis qué vais a encontrar en el juego:

  • Libro de reglas
  • Tablero de juego
  • 2 cartas de personaje a doble cara
  • 2 soportes para cartas
  • 2 ayudas de jugador
  • 2 cajas de fichas
  • Inserto personalizado para organizar todo el contenido
  • 18 separadores de cartas
  • 4 historias de amor
  • 113 cartas de escena
  • 38 cartas de rasgo
  • 60 cartas de característica
  • 36 cartas de ocupación
  • 14 cartas de destino
  • 30 cartas de tutorial
  • 8 fichas de decisión
  • 60 fichas de personalidad
  • 10 fichas de personalidad con un valor de 5

 

Sinopsis

En Fog of Love crearéis y encarnaréis a dos intensos protagonistas que se conocen, se enamoran y se enfrentan al reto de hacer funcionar una relación poco habitual. Jugaréis desde las primeras chispas de atracción hasta el encuentro con los suegros, situaciones incómodas, fiestas, regalos espaciales, aventuras secretas, hijos, discusiones y reconciliaciones, hasta un final que esperamos sea feliz. ¿Terminarán los personajes en una relación gratificante o todo acabará en una dramática ruptura?

 

Drama, comedia y sobre todo, ¿romance?

En Fog of Love, interpretas a un personaje ficticio en una relación impredecible. Es una comedia que podría convertirse en tragedia… o podría terminar en la historia de amor perfecta. Es un juego que es, a veces conmovedor, emotivo, incómodo e hilarante. Fog of Love es un juego para adultos, e independientemente de lo primero que haya podido pasarte por la cabeza al leer que es «para adultos», no hablo de situaciones picantes ni subidas de tono, hablo de que el juego crea situaciones maduras, desde viajes al IKEA hasta discusiones con los suegros (reales como la vida misma) que probablemente podrían ser aburridas o incluso incomprensibles para gente más joven, incluso aún siendo pareja, ya ni que decir de jugarlo con tus hijos… Pero esto se debe en buena parte a que el juego es más divertido con personas con experiencia real en relaciones, gente que cuando lea una de estas cartas, se vea fielmente representado en estas situaciones y piense para sí mismo: «sí, esto ya lo he vivido».

Dicho esto y volviendo sobre algo que ya mencionaba en los componentes, Fog of Love tiene el que posiblemente sea uno de los mejores tutoriales que haya experimentado en un juego de mesa. El caso, es que si no deseáis leer el manual al completo, que tampoco es que se tarde demasiado, podéis ir directamente a la página final y preparar la partida que en esta se especifica, haciendo uso de todas las cartas de tutorial bien ordenadas, ya que estas se encargarán de darte todas las instrucción necesarias para disfrutar de esta experiencia, sin necesidad de leerse todo de golpe, si no poquito a poco y resumido en pequeños párrafos condensados en las cartas, que te van a decir paso por paso todo lo que debes saber para que, una vez finalizada la partida tutorial (Cita del domingo por la mañana), seáis capaces de continuar y pasar a la siguiente historia sin necesidad de ninguna explicación más.

Fog of Love es un juego de mesa, sí, pero muy atípico, quizás sería mejor señalar que es una experiencia con una importante carga de roleo y deducción social para dos jugadores. Aquí no se trata tanto de ganar o perder, ni de ir realizando acciones que generan puntos para lograr una victoria final. Sí, hay un destino final que cumplir y una serie de cartas de rasgo que hay que intentar cumplir para generar puntos de satisfacción en la pareja. Sin embargo, a diferencia de los puntos de victoria que hay presentes en la mayoría de juegos de mesa, estos no determinan tu puntuación final. Más bien, ayudan a determinar si has logrado cumplir con tu «destino». Aquí estoy hablando de satisfacción personal y destinos, pero quizás estoy adelantándome. Permitidme dar un paso atrás un momento para poner todo esto en contexto para que sea más fácil de digerir.

 

Amor mío, ¿por qué me pones en estos compromisos?

A nivel jugable y de forma más aséptica, una vez que la partida esté preparada y cada jugador haya creado y presentado a su personaje (nada de interpretarse a uno mismo, que luego vienen los desencuentros y los llantos), con el correspondiente género, ocupación y características, estamos listos para vivir nuestra historia de amor (o desamor, dependerá del final de la misma). Tras una breve sinopsis introductoria, cada capítulo comienza describiendo una situación o evento, a la vez que suele obligar a tomar decisiones a los jugadores que conllevan descartar destinos. La carta de capítulo muestra, icono mediante, de qué mazo de escena se puede robar y, por lo general, comienza con una elección para cada jugador que se guía por los deseos ocultos y las fuerzas motrices del jugador, representadas en sus cartas de rasgo secretas y, con el tiempo, en la realización de uno de sus destinos. Estas son preguntas de opción múltiple y se responden eligiendo en secreto una ficha de decisión, una de las cuatro fichas tipo fichas de póker marcadas A, B, C o D, antes de revelarlas. Dependiendo de cómo respondan los jugadores, puede haber un efecto positivo, negativo o nulo en sus cartas de personaje o dimensiones de personalidad.

Así pues, los jugadores se irán turnando para jugar distintas cartas de escenas (se pueden jugar de cualquier tipo siempre que tengamos en nuestra mano, independientemente de que el capítulo solo permite robar de un tipo concreto) hasta que se cumpla el requisito del capítulo. Por lo general, este se cumple al jugar un número concreto de escenas (que pueden ser seis, ocho, doce, etc.) cada una de las cuales simula situaciones de relación de la vida real. Puede haber una discusión en un restaurante, una visita a Ikea, un problema relacionado con los comentarios de una tía fanática religiosa en Facebook o la boda de un amigo. En la mayoría de casos, la carta de escena demandará que uno o ambos jugadores se impliquen tomando una decisión que afectará una de sus puntuaciones de personalidad. A veces es otro efecto, como intercambiar una carta con tu pareja o duplicar los puntos de satisfacción o de personalidad para la siguiente carta jugada.

Es, cuando se van jugando las diferentes cartas de escena, cuando se van dando las situaciones que dan vidilla al juego, obligando al jugador a enfrentarse al desafío de elegir cómo afrontar cada carta. Recuerda, interpretas a un personaje, no es necesario ni mucho menos aconsejable que intentes adecuar tu propia personalidad y fuero intento a la hora de dar una respuesta, mucho menos si juegos en compañía de tu pareja, pues a fin de cuentas es la persona que más te conoce. De hecho, el límite es tu imaginación por lo que, cuanto más interpretes y más lejos vayas más hilarante será todo. Por ejemplo, hay una carta en la que debes sincerarte con tu pareja y pedirle perdón por algo que tú mismo debes inventar, puede ser algo inocuo y anecdótico como comerte el último helado que quedaba, o ir mucho más lejos y suplicar arrepentido por haber mantenido relaciones sexuales con su hermana (yo escogí apostar por la última y recibí un insulto y muchas risas, que al final es de lo que esto se trata). Por supuesto, el «problema» es que quizás tengas que tomar decisiones que no lleguen a convencerte del todo en pos de conseguir puntos de personalidad para cumplir tus propias cartas de rasgo o de destino, pero bueno, eso es algo que queda a discreción de cada uno, o incluso mezclar por aquí y por allá, aunque tu personaje sea un poco bipolar, al final, Fog of Love no va ganar o perder al terminar la historia, va de reírse y pasarlo bien durante el camino que ha llevado hasta ese final.

Generalmente, si tu pareja y tú coincidís en la misma respuesta positiva, es común que se premie esa complicidad con puntos de satisfacción extra para ambos, mientras que si la respuesta es algo más áspera y reaccionamos negativamente hacia esta, puede que ocurra todo lo contrario, las combinaciones cambian según cada carta y es ahí, entre otras cosas, donde entra el componente deductivo del juego. Claro, es importante cumplir los rasgos de personalidad y la meta, pero como en cualquier relación, poco a poco y en base a las respuestas de tu compañero/a, podrás intentar deducir un patrón, algo que te ayude a saber qué tipo de personalidad tiene en base a las fichas que pone en cada track, así, podrás, al igual que en una relación real, intentar ayudar a satisfacer también a la otra parte. A fin de cuentas, hacen falta dos personas para bailar un tango y, si podemos bailar juntos y encontrar una manera de hacer que funcione mientras tanto, mejor que mejor. La satisfacción de la pareja está en juego, pero si simplemente te preocupas por ti mismo, quizás solamente tú consigas cumplir tus objetivos personales o, en el peor de los casos, conduzcas esta relación al fracaso más absoluto.

En resumen, los turnos irán pasando entre jugar escenas de la mano y resolverlas o descartar escenas menores para robar nuevas escenas, volver a reponer la mano en caso de no tener un mínimo de cinco escenas y, mientras tanto, hablar sobre la relación de nuestros personajes en términos generales y decidir hacia dónde queréis dirigirla, comentar si estamos contentos o no con las decisiones que se han tomado hasta el momento. Hay reglas adicionales que rigen las escenas especiales, los secretos y otras situaciones matizadas, pero esa es la esencia de todo esto. La partida continúa hasta que se completan todos los capítulos y llegamos a la escena final, en la cual, habrá que revelar nuestro destino para ver si hemos sido capaces de lograrlo, a la vez que se comprueba si hemos sido capaces de cumplir con los rasgos propios de nuestro personaje que, durante la partida, pueden llegar a cambiarse por efecto de las cartas.

 

Una temática bien planteada

Fog of Love no se parece a nada que haya jugado antes. Sí, hay condiciones para «ganar» y «perder», pero la realidad es que Fog of Love es un experimento social disfrazado de juego de mesa y es ridículamente divertido ser parte de él. Es absolutamente brillante, y es que, al ser un producto tan diferente capaz de prescindir de prácticamente cualquier elemento o mecánica asociada habitualmente a esta afición, es una experiencia que podría ser recomendada y disfrutada por prácticamente cualquiera, incluso aquellos con poco o ningún interés en los juegos de mesa modernos. Lo único necesario para introducirse en esta «niebla de amor», es sentirse cómodo roleando, interpretando a un personaje que puede llegar a ser todo lo bizarro que tú quieras, pues a fin de cuentas, cuanto más actúes más posibilidades hay de arrancarle una sonrisa al otro, por lo que no dudes en exagerar o plantear lo primero que se te pase por la cabeza como respuesta a una carta.

Igualmente y en pos de darle realismo, Fog of Love hace un gran trabajo al presentar sus cuatro historias: Cita del domingo por la mañana, Novios desde el instituto, Le damos un año y Sé lo que quiero. Presenta una propuesta de relación desde lo que sería una cita casual, hasta algo que escalaría con el pasar del tiempo. Igualmente, todo está muy bien hilado, pues es normal que al principio se de una mayor importancia, especialmente en los primeros capítulos, a las cartas de dulce, y es que, normalmente los primeros años de una relación siempre son los más bonitos, los más tiernos, aquellos que uno recuerda con espacial cariño. Con el tiempo, se pasa a los temas serios y después, a los dramas, porque a fin de cuentas, una relación es como una buena casa, siempre que haya confianza en unos cimientos fuertes, no debe de haber temor al paso del tiempo. En ese sentido, todo está bien representado, y en las cartas hay situaciones que consiguen sacarte una sonrisa, cosas que has vivido, situaciones que puedes reconocer.

Por cierto, no quisiera terminar este apartado sin mencionar que Fog of Love es un juego que aboga por la inclusión y la diversidad, y así queda representado en el mismo. No os dejéis engañar por la pareja de la portada, las cartas de personaje tienen tanto a un chico como a una chica, independientemente del color de la carta, por lo que podéis jugar a inventar una relación entre dos hombres o dos mujeres. Además, hay varias cartas de escenas que están claramente enfocadas a este tipo de relaciones, cosas del tipo como: «un señor pregunta si ese tipo de relación ya está aceptada» o «tu tía cree que tienes el demonio dentro y no acepta esa relación tuya». Por otro lado, me consta que hay ediciones de Fog of Love, al menos en inglés, que cambian la sobrecubierta de la pareja heterosexual por dos hombres o dos mujeres, aunque desconozco si MasQueOca decidirá o no implantar eso en la versión española.

 

Conclusión: ¡Viva el amor!

¿Qué decir de Fog of Love llegados a este punto? Es sin ninguna duda una de las experiencias más curiosas que me he encontrado nunca, diría que la más original desde que estoy metido en este hobby. Por supuesto, Fog of Love no va a gustar a todo el mundo, porque de base no está hecho para todos. ¿Quieres vivir una serie de aventuras románticas entre una pareja completamente inventada con tu imaginación como único límite? De acuerdo, esto te interesa. Si lo que buscas, por otro lado, es una experiencia más tradicional, este es un juego de mesa atípico, ya que se desprende de casi cualquier cosa común en un juego de mesa en lo que a mecánicas respecta, esto no tiene nada que ver con ganar o perder, tiene más que ver con echar un buen rato, divertirte roleando y reírte con complicidad con la otra persona por las situaciones que se exponen en los eventos.

 

Yo he disfrutado de lo que Jacob Jaskov propone con Fog of Love, y mi pareja, que al igual que en la vida misma se ha posicionado como mi compañera en estas idas y venidas románticas, lo ha pasado bien, algo que tiene incluso más validez que en mi caso, pues si bien le gustan los juegos de mesa, odia el rol.

Si os interesa lo nuevo de MasQueOca, sabed que por el momento está disponible únicamente el juego base, pero hay tres expansiones en inglés: Mismatched Love, Paranormal Romance y Trouble with In-Laws (y una cuarta en camino: Love on Lockdown). Cada una con nuevas cartas de Historias de amor, Destinos y 30 Escenas. ¿Se lanzará a la piscina la editorial española y traducirá dichas expansiones? Solamente el tiempo (y probablemente las ventas) lo dirá…

Por todo lo expuesto, desde aquí otorgamos un Meeple Zafiro /Meeple Mago a Fog of Love.

(Si queréis conocer nuestra forma de valorar juegos de mesa, os dejamos aquí un enlace a nuestra política de reviews para comprender nuestro sencillo sistema de meeples)