[Análisis] Hyrule Warriors: La era del cataclismo

[Análisis] Hyrule Warriors: La era del cataclismo

Fecha de Lanzamiento
20/11/2020
Distribuidora
Nintendo
Plataformas
Nintendo Switch
Versión analizada
Nintendo Switch
The Legend of Zelda: Breath of the Wild fue indudablemente un éxito tanto a nivel crítico como comercial, sin embargo dejó muchas preguntas en el aire que debían ser resueltas en un futuro. No hablo del final del juego, sino de los flashbacks que vemos durante la aventura, donde surge la pregunta de cómo llegaron a esa situación y el por qué la princesa Zelda mantuvo atrapado a Ganon durante tanto tiempo mientras Link se echaba una siesta centenaria de esas de pijama y orinal que marcan época. Hyrule Warriors: La era del cataclismo surge en gran medida para resolver todas esas grandes dudas que quedaron en el aire.

Hyrule Warriors: La era del cataclismo es un nuevo juego de la saga de The Legend of Zelda, pero al estilo musou, como ya vimos con anterioridad en Hyrule Warriors: Definitive Edition. Nuestro objetivo principal en la obra desarrollada por Omega Force, será el de enfrentarnos a cientos de enemigos en los diversos campos de batalla del Hyrule pre-Breath of the Wild mientras completamos todo tipo de misiones para alzarnos con la victoria y prepararnos así por el camino para la batalla predestinada con la bestia que traerá el cataclismo, Ganondorf.

 

100 años antes del cataclismo

Como os hemos adelantado, Hyrule Warriors: La era del cataclismo es la precuela de Breath of the Wild, y nos contará la historia desde la perspectiva de un pequeño Guardián que ha vivido los acontecimientos y ha podido viajar en el tiempo para advertir a la princesa Zelda de lo que se avecina. Debido a esto, deciden buscar a los pilotos de las máquinas de guerra para proteger todo el reino de Hyrule. No será una tarea fácil, pues el clan Yiga tiene otro plan en mente, ya que ellos también son poseedores de otro Guardián que custodia a Ganon y desea salir para conquistar todo Hyrule. Por ello, se interpondrán y crearán el gran cataclismo, pero Link y los demás irán con todo para que que el funesto destino que el Guardián les ha mostrado no tenga lugar y poder así vivir en paz.

 

Un musou para aniquilarlos a todos

Al tratarse de un juego ambientado 100 años antes de todo lo que pasó en Breath of the Wild, podremos controlar a personajes emblemáticos que pudimos conocer como Revali, Urbosa, Mipha o Daruk, y conocer más sobre el Hyrule del pasado, tanto de sus héroes como de sus villanos, siendo este uno de los principales reclamos del título. Sin embargo, lo que ocurre en esta entrega parece ser una línea temporal alternativa, así que los hechos que presenciamos no se corresponden con total exactitud con los que ya conocíamos.

La historia principal se nos puede acabar haciendo corta, pues la mayor parte del tiempo lo pasaremos con misiones secundarias, y por mucho que nos encante la relación con los diferentes personajes y sus diálogos, al final el juego acaba recurriendo al fanservice y a los clichés que hemos visto durante toda la saga.

El sistema de combate funciona muy bien, mantiene la base principal de los musou, pudiendo alternar entre golpes flojos y fuertes para crear combos, usar técnicas especiales al llenar un medidor y defendernos con una esquiva lateral o usando el arma o escudo. A todo esto hay que añadirle el uso de los cuatro módulos de la piedra sheikah, que nos servirá para alargar nuestra cadena de ataques o para contrarrestar movimientos específicos de los jefes enemigos. Finalmente, también dispondremos de unas varitas elementales para conjurar hechizos ofensivos que nos permiten ganar algo de ventaja en los duelos más duros.

La cifra de personajes apenas llega a la veintena, pero Omega Force ha sabido distinguir muy bien los movimientos de cada uno, creando estilos de combates y formas de jugar totalmente únicas para cada una de ellos, yendo más allá del simple aporreo de botones y requiriendo que sepamos qué se hace con cada combo, el timing que tienen y las peculiaridades asociadas. Además, dispondremos de un arsenal muy variado, cada tipo de arma dispone de sus sets de movimientos correspondiente, siendo posible vender las que sobran y subir de nivel la que prefiramos. En la práctica, hace que la experiencia de ponerse a derrotar a todo ser viviente sea algo divertido y satisfactorio, aunque no se libra de ciertos problemas que empañan la experiencia de juego más de lo que querríamos, como la cámara en lugares cerrados.

Es necesario incidir en que Hyrule Warriors: La era del cataclismo dispone de un modo multijugador local para “disfrutar” de la experiencia en compañía de otro jugador, no obstante, si ya le cuesta mantener el tipo cuando uno juega en solitario, la caída de frames y la bajada de calidad general en los gráficos se acentúa mucho más en este quiero y no puedo. Además, la pantalla queda dividida mediante un corte horizontal que separa a cada uno de los jugadores, por lo que visualmente no deja un resultado demasiado agradable que se diga. Al final, y pese a la existencia de esta modalidad, posiblemente no le deis uso, ya que lo que debería de ser una experiencia positiva y que ayude en cierto modo a aliviar el trabajo al dividirlo, terminar por tornarse en una experiencia muy poco alentadora.

 

Un extenso mapa repleto de contenido

Respecto a sus contenidos, hay muchísimo por hacer, y a diferencia del primer Hyrule Warriors, no tendremos un menú principal para decidir qué modo de juego iniciar, esta vez todo está integrado dentro de la campaña principal, donde entre misión y misión podremos navegar por un mapa lleno de iconos. Aquí podremos entregar un número determinado de objetos para completar una solicitud a cambio de alguna recompensa, conocer más del comportamiento de los personajes o realizar muchas batallas secundarias. Algo interesante de este sistema es que todo lo que hagamos tendrá una recompensa y desbloqueará más contenido, creando un adictivo bucle jugable.

Por desgracia, el diseño de las misiones opcionales al principio está bien, pero se hacen repetitivas con el tiempo, como viene siendo común en este género. Consisten en pequeñas pruebas, la mayoría contrarreloj, en las que debemos acabar con una serie de jefes, conquistar algún bastión, eliminar un número determinado de enemigos o hacer de escolta. La historia principal nos llevará entre 15 y 20 horas, aunque si queremos ser completistas se pueden alcanzar las 80 horas, así que hay juego para rato, y más si queremos encontrar a todos los kologs escondidos en los niveles.

 

La lucha entre el bien y el mal

Donde más puede llegar a flojear el juego es en su apartado gráfico, si tenemos en cuenta que a nivel artístico viene directamente de Breath of the Wild, se nota que ha habido un downgrade en la gran mayoría de escenarios. Pero lo compensa con un diseño de personajes muy bueno a base de cell-shading y una puesta en escena muy lograda. Hyrule Warriors: la era del cataclismo tiene algún problema de rendimiento tanto en sobremesa como en portátil, haciendo que la resolución baje en ciertos momentos y se vea borroso, además de problemas de popping con los que a veces puede aparecerte un enemigo en nuestra cara, así como algunas bajadas de frames en situaciones específicas al mostrar a un alto número de personajes o los brillos en pantalla al abrir cofres.

A nivel sonoro es un juego destacable, contando con unas composiciones increíblemente épicas que nos han puesto los pelos de punta en varias ocasiones y nos han llegado a emocionar. Los efectos de sonido son muy variados y característicos, y lo más importante, hay que destacar la brillante labor de los actores de voz que nos han brindado un doblaje al español más que digno que conseguirá enamorarnos desde el minuto uno.

 

Conclusión

Hyrule Warriors: La era del cataclismo es un buen musou que cuenta con algunos de los mejores personajes y sistemas de combate de todo el género. Si bien sufre problemas técnicos más o menos graves que acaban lastrando el producto final, no vamos a negar que lo hemos jugado durante muchísimas horas casi sin darnos cuenta gracias a su sistema de misiones y recompensas, y sobre todo, por hacernos sentir como el guerrero más poderoso de Hyrule junto a la Espada Maestra.

8
Recomendado
">
Sinopsis
Únete a Link, Zelda, los elegidos y otros héroes de Hyrule e intenta detener la amenaza de Ganon antes de que desate la destrucción absoluta. Viaja por todo el reino, encuentra personajes conocidos de The Legend of Zelda: Breath of the Wild y descubre cómo reaccionan al inminente cataclismo en escenas de vídeo completamente dobladas.
Pros
Diseño de personajes principales y secundarios
Música recreada para el juego y algunas nuevas composiciones
Horas y horas de contenido por delante
Contras
Bajada de frames en algunos momentos
Calidad de imagen difuminada en algunos tramos
La cámara en lugares cerrados se descontrola
escort mersin escort adana escort ankara escort bodrum escort
X