[Análisis] Nusfjord

TIEMPO DE JUEGO
20-100 minutos
EDAD
12+
EDITORIAL
SD Games
LANZAMIENTO
Noviembre de 2023
NÚMERO DE JUGADORES
1-5
DISEÑADOR
Uwe Rosenberg
GÉNERO
Colocación de trabajadores
Cualquier aficionado a los juegos de mesa que se precie habrá escuchado en más de una ocasión el nombre de Uwe Rosenberg, y es que, el autor alemán es una eminencia, sin duda, una de los mejores y más grandes diseñadores de juegos de mesa que haya existido, toda una eminencia en este hobby junto a Reiner Knizia. Hay muchos más diseñadores de renombre que podrían incluirse, pero pocos o casi ninguno que lleven tantísimos años creando juegos y sean tan absurdamente prolíferos como estos dos titanes. Así pues, hablando de Don Uwe Rosenberg, el rey de los euros duros de pastoreo, hoy toca colgar el cayado y abandonar al rebaño de ovejas en pos de coger una caña y dedicarse al negocio de la pesca en el norte de Noruega con Nusfjord, juego de mesa que llegó el pasado mes de noviembre a nuestro país de la mano de SD Games. ¿Queréis saber más? ¡Pues vamos a ello!

 

Componentes

Nada hay que decirle al fan de Uwe que no sepa. Como en cualquier caja, aquí hay cartón y madera en cantidad, aunque dicho sea, de forma mucho más moderada que en Caverna o Campos de Arle, por dar algunos ejemplos. Hay una buena cantidad de tableros, algunos son comunes para todos y otros propios para los jugadores. Gracias al cielo ninguno es demasiado grande, son tamaño medio/pequeño y están creados para ponerlos unos junto a otros en mesa (algo también muy propio del alemán). Por otro lado y pese a que soy consciente de que las echaréis en falta, no, no hay ovejas, tampoco vacas, el único animal que hay son peces, concretamente, cien fichas de pescado en madera de color azul. Estos, junto a las cincuenta fichas de madera y las cincuenta monedas de oro de cartón divididas en varios valores, conforman el trío principal de recursos de esta experiencia jugable.

¿Y qué más hay aparte de todo esto? Bueno, una serie de cartas tamaño pequeño para los edificios y los ancianos. De los primeros, hablamos de más de cien cartas divididas en tres mazos con las letras A, B y C, que brindarán una rejugabilidad muy a tener en cuenta. De los segundos, hay un total de dieciocho cartas de anciano. Aparte de esto, losetas de bosque (otro clásico del bueno de Uwe) y losetas de distintos tipos de barcos. Hablando de barcos, hay también una pequeña pieza de madera en forma de barco que hace las veces de ficha de jugador inicial. También hay varias losetas de jugador inicial para utilizar según el número de jugadores y, ¿no hay colocación de trabajadores? ¡Por supuesto! Los discos de madera que hacen las veces de trabajadores tampoco querían perderse la fiesta del salmón. En fin, hay además algunas fichas de multiplicadores y bonos, y diría que, a grosso modo, eso es todo o casi todo. Mención aparte al hecho de que además del propio manual del juego, se incluya un apéndice, otro libreto dividido en tres parte (Glosario, Ancianos y Edificios).

En cualquier caso y como siempre, os dejo una lista completa a modo de referencia para que sepáis qué vais a encontrar en el juego:

  • 1 tablero de acciones
  • 1 tablero de barcos y ancianos
  • 100 fichas de pescado
  • 50 fichas de madera
  • 1 barco de jugador inicial
  • 1 mesa del banquete
  • 2 tableros de edificios
  • 1 loseta de imitación
  • 132 cartas de edificio (divididas en 3 marzos de 44 cartas)
  • 19 losetas de barco
  • 18 cartas de anciano
  • 15 losetas de jugador inicial
  • 50 monedas de oro
  • 9 multiplicadores
  • 27 bosques
  • 5 losetas de suministro personal
  • 15 discos de trabajadores
  • 5 consejos de ancianos
  • 5 tableros de puerto
  • 25 fichas de bono

 

Sinopsis

Nusfjord es un tranquilo pueblo pesquero en el archipiélago de Lofoten, en el norte de Noruega. Hace cincuenta años, el negocio florecía cuando el bacalao venía a desovar. Hoy en día, Nusfjord es más un museo que un pueblo, donde viven menos de cien personas. Imagínese lo hermoso que debe ser este lugar, dado que debe pagar una tarifa incluso para ver las casas. Los cruceros solían pasar por este largo mundo insular ahora en su mayoría abandonado.

En la época en la que se desarrolla el juego Nusfjord, las cosas eran bastante diferentes. Los veleros dominan el fiordo. Las rocas que rodean Nusfjord están cubiertas de árboles. Como propietario de una importante empresa pesquera en Nusfjord, en el archipiélago de Lofoten, tu objetivo es desarrollar el puerto y el paisaje circundante, y para lograrlo debes ampliar tu flota, talar el bosque, construir nuevos edificios y satisfacer a los ancianos locales. Otros también hacen lo mismo, por supuesto, por lo que la competencia es dura.

 

Aquí hay mucho bacalao que cortar

En la mesa, Nusfjord es una mezcla de diferentes tableros, que juntos representan el pueblo y las pequeñas empresas pesqueras de los jugadores. Hay siete turnos para transformar la tuya en la mayor empresa pesquera, gestionando inteligentemente todos los recursos que te ofrece el juego. Y siendo un Uwe, ya os podréis suponer que hay muchos.

A modo de resumen, cada uno de los siete turnos se divide en las tres siguientes fases:

  1. Fase de Pesca: Tu flota sale y regresa con pescado. Básicamente habrá que distribuirlo siguiendo un orden concreto.
  2. Fase de Trabajo: Enviarás a tus trabajadores a adquirir recursos: oro, lo más importante, pero también barcos cada vez más grandes, edificios con diferentes funciones, ancianos de la aldea con sus diversas habilidades, madera, más pescado e incluso acciones en las empresas de otros jugadores.
  3. Fase de vuelta a casa: Los jugadores recuperan a sus trabajadores del tablero de acción y de sus ancianos, por otro lado, el marcador de jugador inicial se mueve en el sentido contrario a las agujas del reloj hasta la siguiente ficha de ronda más alta y se siguen las instrucciones de esa ficha, en caso de que las hubiera según ronda.

Fase de Pesca

Los jugadores determinan cuántos peces capturan en función de sus barcos en la parte inferior de su tablero de jugador, cogiendo el número según el medidor de pesca (es decir, el primer número que se deja ver más cercano a tus barcos). Por ende, cuantos más barcos tengas, más peces pescarás durante esta fase. Si bien esta es una fase rápida y sencilla, hay que tener claras las prioridades a la hora de repartir los pescados. Estos se distribuyen en el siguiente orden: a los ancianos que pueda tener, luego a tus bonos en el extranjero (los que ya no estén en tu poder), después, vienen los bonos de tu suministro personal (los que sí estén en tu poder), y si todavía te quedan peces después de esto, van al espacio de reserva de tu tablero, que está limitado a un máximo de ocho peces, por lo que si te sobra algo después de este cuarta repartición, el resto se perderá e irá al suministro general.

El resumen sería el siguiente:

  • Tus ancianos → Tus bonos en el extranjero → Tus bonos del suministro personal → Tu reserva personal → Suministro general

 

Fase de Trabajo

Los jugadores realizan tres acciones, una a la vez comenzando por el jugador inicial. Para realizar una acción, coloca tu trabajador en la sección del tablero relacionada con esa acción. El número de jugadores que pueden realizar una acción particular en cada ronda (dependiendo del número de jugadores) se indica en el tablero. También hay un espacio en la parte inferior del tablero que permite al jugador copiar cualquier acción en una columna o en el tablero (nuevamente dependiendo del número de jugadores).

Las diferentes opciones que se incluyen en esta fase son las siguiente:

  • +1 oro: Toma un oro del suministro general y colócalo en tu suministro personal.
  • Transferir reserva: Transfiere todos los recursos de tu reserva a tu suministro personal (normalmente pescado, pero algunos ancianos/edificios pondrán otras cosas en su reserva) para que estén disponibles para su uso.
  • Servir pescado: Cuando coges un anciano o realizas una acción de anciano, tendrás que eliminar un pescado de la mesa del banquete, por lo que con el paso del tiempo, este track se vaciará. Si eliges servir pescado, podrás añadir pescados a la mesa del banquete pescados de tu propio suministro personal, respetando los números que aparecen en dicho track (colocando solamente uno por plato y dejando el resto en el suministro general). Recibes 1 oro por cada plato que sirvas.
  • Construir un edificio: Construye un edificio que te brindará un beneficio único o continuo. Los costes de construcción se pagan en madera, pescado y/u oro.
  • Emitir un bono: Comienzas el juego con cinco bonos de tu color, dos de ellos boca arriba (emitidos) y tres boca abajo (no emitidos). Puedes colocar una de tus acciones no emitidas boca arriba en el tablero de acción y, a cambio, recibir 2 de oro.
  • Comprar todos los bonos: Puedes adquirir cualquier bono que haya en el espacio de acción «emitir una acción» a razón de un oro por cada bono (incluso si son de otros colores, es decir, de otros jugadores). Tener estas acciones contigo aumentará tus ingresos por pescado, ya que otros jugadores deberán llenar sus acciones con pescado, independientemente de dónde se encuentren.
  • Deforestar: Retiras un bosque de tu tablero de Puerto y recibes 5 maderas del suministro general al personal.
  • Podar: Tomas tanta madera del suministro general al personal como bosques tengas en tu tablero (incluido superpuestos).
  • Reforestar: Tomas dos bosques del suministro general y los colocas apilados en un espacio doble libre de tu tablero de puerto.
  • Construir un barco: Construye un barco entre los tres posibles para añadirlo a tu puerto personal y aumentar así la cantidad de peces que recibes durante la fase de pesca. Hay barcos pequeños, medianos y grandes. Los costos se pagan en madera, pescado y/u oro.
  • Tomar a un anciano: Coges un anciano del tablero de barcos y ancianos y lo colocas en tu consejo de ancianos. A continuación, realizas inmediatamente la acción de dicho anciano sin colocarle un trabajador encima. Para hacer esto, tomas un pez de la mesa del banquete y lo colocas sobre el anciano (en caso de no haber pescado en la mesa, no será posible realizar su acción)
  • Usar un anciano: Colocas uno de tus trabajadores sobre un anciano de tu consejo de ancianos y haces uso de su habilidad. De nuevo, es necesario que haya pescados en la mesa de banquete.

 

Fase de vuelta a casa

Durante esta fase, los jugadores recuperan a sus trabajadores y el barco de jugador inicial se mueve al siguiente espacio de ronda, estableciendo así quién será el jugador inicial en la próxima ronda. En algunas rondas es posible que haya instrucciones especiales (según el número de jugadores) que impliquen añadir nuevos edificios al tablero o robar una serie de edificios vinculados a la letra C (e incluso colocarlos a disposición de todos si no hemos sido capaces de construirlos todos)

 

Final de partida y puntuación

Una partida termina después de siete rondas. Sumas todos los puntos de victoria de tus barcos y edificios, así como cualquier habilidad de puntuación al final del juego activada por tus edificios. También recibes un punto de victoria por cada bono que tengas delante (independientemente del color) y un punto de victoria por cada oro. Pierdes un punto por cada espacio desocupado en tu tablero de jugador, así como un punto por cada bono no emitido en tu poder. Es todo muy sencillo y las puntuaciones no suelen ser muy altas, por lo que es muy rápido de calcular.

 

Pescando en solitario

Aquellos lobos de mar solitarios están de suerte, pues Nusfjord contempla la posibilidad de disfrutar de su experiencia en solitario.

Para ello, deberás tomar el color rojo del jugador y agregar tres trabajadores azules, más tres trabajadores amarillos si eliges un modo más desafiante. Toma la loseta de jugador inicial y coloca el marcador del primer jugador (el barco) en el espacio de la primera ronda. Comenzarás en un espacio rojo para la ronda uno y, por lo tanto, solo podrás utilizar trabajadores rojos. Al comienzo de la siguiente ronda, mueve el marcador del primer jugador al siguiente espacio. El azul y el rojo se alternarán, lo que hará que tus trabajadores permanezcan en su espacio durante una ronda adicional antes de ser recogidos, bloqueando el espacio para los demás trabajadores.

Si buscas un desafío todavía mayor, puedes voltear la loseta de jugador inicial del modo solitario para revelar tres filas de espacio de ronda con tres colores diferente. La partida se desarrolla de la misma forma, salvo que en esta ocasión al haber un grupo más de trabajadores (los amarillos), habrá trabajadores de dos tipos de colores bloqueando las acciones. Por último, hay un modo campaña en el que tendrás que jugar tres partidas seguidas utilizando las cartas de un solo mazo de edificios. ¿El objetivo? Conseguir una puntuación total de más de 100 puntos de victoria. 

 

Conclusión

La principal ventaja de Nusfjord es que es básicamente un Uwe con todas las de la ley, pero más comedido, tanto a nivel de componentes como de tiempo de partida. Por supuesto, no llega al nivel de dureza de Caverna, Campos de Arle o Agrícola, pero también es cierto que una partida a dos jugadores de Nusfjord equivale más o menos al mismo tiempo que tardas en sacar los componentes de Caverna y montar la partida en mesa (sí, igual exagero un poco, pero creo que se entiende perfectamente por dónde van los tiros). Consigue ser mucho menos abrumador que otros Uwe más complejos, ya que presenta menos acciones y más simplificadas, permitiendo así construir un motor razonable para tus objetivos con edificios y ancianos con bastante rapidez. Es fácil ver cuáles son las opciones y no estás tratando de decidir entre una enorme variedad, lo que implica un menor AP y, por ende, las partidas avanzan relativamente rápido.

Nusfjord es un juego inteligentemente planteado, como no podía ser menos al hablar de Uwe, pues si bien es más accesible que sus pesos pesados, hace gala de cierta complejidad y unas mecánicas intrincadas que, pese a que se entienden fácilmente, se deben explotar en varias partidas para aprender a maximizarlas lo mejor posible. Hay que tener en cuenta que este, al contrario que otros títulos del autor, no es un juego con sistemas que penalicen ni hay una encarnizada lucha por los recursos (aunque sabe apretar con los poquitos que hay, especialmente con las monedas), no obstante, aprender a exprimir la pesca por encima del resto de jugadores es un viaje que te mantendrá entretenido durante muchas sesiones. Además, el hecho de que venga con tres mazos de edificio asegura una rejugabilidad muy interesante.

En definitiva, mi experiencia con Nusfjord ha sido muy positiva y por ende, solo tengo buenas palabras y ninguna queja. Si te gustan los títulos de nuestro amigo el autor de los juegos de pastoreo, no lo dudes, pues puedes comprar este juego con la seguridad y la confianza de saber que te divertirás jugándolo y sin necesidad de invertir tanto tiempo como en otras de sus propuestas algo más complejas. Por supuesto, si buscas una experiencia más completa, ya conoces las opciones, pero Nusfjord es un juego que cabe perfectamente en una estantería que ya tenga Agrícola, Le Havre, Caverna, El Banquete de Odín o Campos de Arle, ya que pese a sentirse familiar, ofrece algo diferente a todos estos, una experiencia mucho más comedida de lo que «un Uwe» representa.

Por todo lo expuesto en el análisis le otorgamos a Nusfjord un Meeple Oro/Meeple Rey:

(Si queréis conocer nuestra forma de valorar juegos de mesa, os dejamos aquí un enlace a nuestra política de reviews para comprender nuestro sencillo sistema de meeples)