[Análisis] ‘Shin Megami Tensei III: Nocturne HD Remaster’ (PS4)

[Análisis] Shin Megami Tensei III: Nocturne HD Remaster

Fecha de Lanzamiento
25/05/2021
Distribuidora
Sega
Plataformas
PlayStation 4, Nintendo Switch y PC
Versión Analizada
PlayStation 4
En el año 2003, Tokio llegó a su fin. La concepción arrasó con todo a su paso y trajo un mundo completamente nuevo. Curioso, ya que ese fue el año en el que salió a la venta Shin Megami Tensei III: Nocturne en PS2, o como nosotros lo conocimos en nuestras tierras, SMT 3: Lucifer’s Call. Quizá para nosotros este título podía parecer, así de primeras, un RPG más de una saga desconocida. Pero así como ocurrió en su día con Final Fantasy VII, Nocturne suponía el regreso y la renovación de una de las franquicias de RPG más importantes de la historia de la industria y del videojuego japonés. La franquicia Megaten, además de ser una franquicia enorme, es considerada por muchos como la principal saga de dungeon crawling, además de ser, básicamente, el padre del género. Sus interesantes propuestas jugables, que mezclan lo mejor del RPG con unos diálogos exquisitos, sus increíbles historias, sus ambientaciones post-apocalípticas hermosas y sobrecogedoras por igual, y la posibilidad de tomar distintos caminos en función de nuestras decisiones como jugador a lo largo del desarrollo de los títulos hicieron de esta una serie de culto y un ejemplo a seguir en el género. Si no hemos podido disfrutar antes de la franquicia en nuestro país es, posiblemente, por la censura y por lo oscura que resulta su premisa. Y si bien hubo un intento por traer la marca a Occidente con Megami Ibunroku Persona (que fue conocido como Revelations: Persona en nuestras tierras) y con Last Bible (conocido como Revelations: The Demon Slayer), no sería hasta la llegada del Semioscuro y la Concepción que Megaten se ganaría un hueco en los corazones de los jugadores.

Nocturne era el juego perfecto para traer la marca a Occidente. Se trataba de un RPG redondo, que perfeccionaba los elementos que funcionaban en SMT I, II, Soul Hackers e IF (las principales entregas lanzadas hasta el momento, más allá de spin-offs tales como Persona) y que mejoraba muchas de las carencias de estos (especialmente de IF, que tenía mucho que arreglar). Un título con una dirección jugable que resultaba novedosa tanto en la franquicia como en la industria, con un Kazuma Kaneko al mando del diseño artístico que presentaba uno de los mejores trabajos de su carrera, y un Shoji Meguro como compositor principal que realizaría las composiciones más recordadas y queridas de la saga. Se trataba del título que revitalizó a la franquicia, ya que su desarrollo permitió la creación de más juegos principales y spin-offs (como los maravillosos Digital Devil Saga, que si la justicia existe deberían recibir algún día una remasterización en condiciones, o el genial Persona 3), además de que permitió que la saga se diera a conocer en este lado del charco. Aunque… esto no salió como se quería. En Europa y América las ventas del título fueron bastante discretas, ya sea por su reducida promoción o por hechos tales como las connotaciones paganas (que seguro que a más de uno pudieron echar atrás, por increíble que parezca), su falta de traducción a nuestro idioma, o su elevada dificultad, solo apta para aquellos preparados para semejante reto (Matador te pone en tu sitio si crees que el juego es fácil, vaya). Tampoco tuvieron éxito el resto de títulos de la franquicia durante la etapa de PS2, ni siquiera Persona 3 y Persona 4, actualmente más reconocidos y queridos. Esto hizo que, por el momento, la franquicia quedara relegada a un segundo plano en Occidente, siendo sus entregas lanzadas en un único idioma y solo en digital, como ocurrió con uno de los mejores juegos de la saga y un posible candidato a mejor juego de 3DS: Shin Megami Tensei IV.

Pero en 2017 llegó Persona 5. Y gracias a la enorme calidad del título, su absoluta originalidad y a la llegada de Joker a Super Smash Bros. Ultimate, la saga Persona se puso en boca de todos. Esto hizo que la gente de Atlus apostara más por la saga en Occidente, lanzando Persona 4 Golden en Steam y, posteriormente, lanzando Persona 5 Strikers y Persona 5 Royal… ¡Con traducción en español! Sega y Atlus habían dado con la clave. Persona está en la cresta de la ola y hay que aprovechar. Persona y Yakuza se han convertido en un éxito gracias al lanzamiento de sus títulos, la traducción al español y al gran cuidado que se ha puesto en su trabajo de localización, y ahora le toca el turno a Shin Megami Tensei. Y qué mejor forma de intentarlo que con la remasterización de la misma entrega que ya intentó acercar la saga a Occidente en su día, Nocturne. Es por ello que hoy analizo Shin Megami Tensei III: Nocturne HD Remaster, que además de tratarse de uno de los juegos más largos que he visto recientemente, se trata de una de las entregas más esperadas por los fans del RPG, independientemente de si jugaron o no al original. Siendo la obra maestra que es, ¿Qué tal se ha tratado técnicamente esta edición? ¿Mantiene todo el contenido de la edición original? ¿Lucifer o YHVH, con quién debería ir? Vale, a esto último no os puedo contestar, porque es cosa vuestra y del Semioscuro elegir el camino que consideréis correcto una vez decidáis explorar las ruinas de la humanidad, pero al resto de preguntas podréis encontrar la respuesta en el análisis completo, que podéis leer a continuación. 

AVISO: Este análisis contiene spoilers leves del título. Solo contaré el inicio de la trama, evitando contar nada más para no arruinar vuestra futura experiencia de juego. Si queréis evitar la parte en la que comento la trama, saltaos el siguiente párrafo, pues a partir del siguiente comento otros temas. Dicho esto, espero que disfrutéis del análisis y os resulte útil.

 

De las cenizas de la humanidad nació el Semioscuro

Comencemos hablando de la trama del título, que brilla especialmente por su excepcional premisa. Así, nos pondremos en la piel de un joven estudiante que, un día cualquiera, es convocado junto a sus compañeros de clase Chiaki e Isamu por su profesora, Yuko Takao, para reunirse en un abandonado centro médico de Shinjuku, donde se dice que se llevan a cabo extraños rituales paganos relacionados con ciertas sectas. De camino conoce al investigador Jiyoji Hijiri, quien resulta que también se dirigía al centro médico para realizar una serie de investigaciones. Tras llegar al lugar e investigarlo, nuestro protagonista encuentra a su profesora en la azotea, a tiempo para que esta le desvele la verdad. Los ha convocado para salvarlos de la Concepción, un proceso que destruye el mundo y permite el nacimiento de uno nuevo, y que ella conoce porque se trata de la Oráculo de la secta que ha decidido llevarlo a cabo. Sin tiempo para reaccionar, nuestro protagonista observa como todo llega a su fin y se desmaya, y mientras está inconsciente, una misteriosa figura le introduce en el cuerpo una Magatama, lo que le transforma en demonio. Confundido, el Semioscuro nace, y deberá explorar este nuevo mundo en busca de la verdad, al mismo tiempo que forja su propio camino. Lo primero que hay que decir es que nos encontramos con la misma trama del juego original, sin ningún tipo de cambio destacable más allá de la posibilidad de encontrar a Raidou Kuzunoha (protagonista del spin-off Devil Summoner) o a Dante, aunque esto último depende de pagar el DLC Maniax (algo caro, ya que cuesta unos 10 €). ¿Se debería haber incluido algún tipo de extra en la historia? Quizá, aunque sinceramente no lo considero necesario. Nos encontramos ante un título enorme, que de base nos ofrece una historia profunda y extensa repleta de personajes memorables con la posibilidad de disfrutar de varias rutas que alteran completamente el devenir de la historia. Y es que, este es uno de los aspectos más impresionantes del título, ya que hay una posibilidad de rejugabilidad impresionante con la idea de las rutas. Dependiendo de nuestras decisiones, podremos optar por seguir una ruta específica, afectando especialmente a la historia y al tercer acto del título. Las tres rutas son geniales, interesantes y merece la pena seguirlas para conocer todos los caminos que nuestro querido Semioscuro puede seguir en su historia.

Uno de los puntos que más interés causaba en este lanzamiento es su traducción, debido a que nunca había llegado un título de la franquicia principal traducido a nuestro idioma. Viendo el historial reciente de Sega con respecto a la traducción de algunos títulos tales como Persona 5 Royal o Yakuza Like a Dragon, que destacan por contar con una localización inmejorable que se eleva casi al nivel de las de los Dragon Quest (que es el top que cualquier franquicia debería alcanzar), es normal que se espere que esta traducción esté al nivel. Y… ¿lo está? Vaya que si lo está. Todo está localizado de una forma ejemplar, habiendo realizado un trabajo exhaustivo al localizar frases hechas y jergas propias de nuestro idioma. En ningún momento se siente una traducción plana o hecha a la carrera, se nota que se le ha puesto esfuerzo y se ha hecho conociendo la franquicia. Me gusta pensar que este nivel se mantendrá en las siguientes entregas de la franquicia, y más sabiendo que SMT V llegará también en español, así que esperemos que sea así, porque Sega nos ha vuelto a ofrecer un ejemplo de localización ejemplar y digno de aplauso. Por lo demás, volviendo a la historia y antes de pasar a la jugabilidad, me gustaría realizar una pequeña aclaración que sé a ciencia cierta que ayudará a más de uno de vosotros. A diferencia de lo que ocurre en Persona, en Shin Megami Tensei no hay tantos diálogos ni se le presta tanta atención a la trama o al desarrollo de personajes. En este título se prima la jugabilidad y la exploración de mazmorras, por lo que no tendréis que estar horas y horas leyendo líneas de diálogo, pero tampoco podréis reforzar vuestro vínculo con los personajes secundarios. Al fin y al cabo, es el apocalipsis, ¿con quién podríais reforzar vuestros vínculos? De hecho, ¿qué vínculos puede haber en una situación así? Son dos experiencias distintas pero que beben de la misma base, y teniendo esto en cuenta, creo que todos los que vengáis desde Persona dispuestos a adentraros en SMT podréis hacerlo de una forma más segura y clara.

 

ONE MORE GOD REJECTED

Pasando de lleno a la jugabilidad, nos encontramos con un JRPG por turnos que parte de las premisas clásicas para ofrecer algo bastante único e innovador, a pesar de que se ha visto posteriormente mejorado y perfeccionado en los siguientes juegos de la franquicia. Como en la grandísima mayoría de títulos del género, podremos movernos tanto por un mundo abierto desde una perspectiva cenital (como es costumbre en la saga, el personaje se ve como una ficha en un tablero) como por diversas mazmorras en las que sí que moveremos a nuestro personaje con una cámara más alejada y con una perspectiva en tercera persona. Salvo en lugares específicos, en ambas nos encontraremos cada pocos pasos con toda clase de enemigos. Una vez nos encontramos a estos pasamos a la pantalla de combate, pero esto no significa que debamos combatir sí o sí, ya que podremos optar por hablar con ellos. El hablar nos permite, según nuestras elecciones de palabras, nuestra suerte y nuestras estadísticas, convencerlos de que se unan a nuestro equipo, de que nos entreguen algún objeto o algo de dinero, o de que huyan. Esto nos ofrece momentos muy divertidos, mostrando la faceta “troll” de algunos demonios (es más gracioso de lo que parece que un monstruo al que puedes apalizar en un turno te time por intentar convencerlo de que se una a tu equipo) o la más bondadosa, rechazando unirse a tu equipo pero curándote por las molestias. Sin embargo, hay que tener cuidado con las elecciones, porque cabrear a los demonios puede suponer perder todos nuestros turnos y regalárselos a los enemigos. Hablando de turnos… son la clave del sistema de combate, pues contamos con un turno por personaje controlable, y por lo general, lo mismo ocurre con los enemigos. Si fallamos un ataque o nos bloquean, perderemos un turno, y si conseguimos realizar un ataque crítico o explotamos una debilidad, ganaremos un turno extra. Sobre las debilidades, cada demonio cuenta con resistencia y debilidades a ciertos tipos de ataque, y será clave saber explotar estas debilidades para ganar los combates. Parece sencillo, ¿verdad? Pues nada más lejos de la realidad, pues nos encontramos ante un RPG difícil como pocos, que os hará sudar la gota gorda y aprender a jugar por las malas. Es muy curioso como las primeras horas de juego no son muy difíciles, te hacen creer que quizá no es para tanto, y luego llega Matador y te destroza en dos turnos. Es un juego que hay que jugar con cabeza, sabiendo qué demonios seleccionar y qué ataques utilizar en cada momento.

He dicho que hay que saber qué demonios seleccionar, ¿verdad? Esto lo digo porque, como es común en la saga, la clave para la victoria se encuentra en la fusión de demonios, que podremos realizar en la Catedral de las Sombras. Aquí, nuestro querido Mido (uno de los pocos personajes recurrentes de la franquicia) nos permitirá sacrificar dos demonios para dar paso a uno nuevo y (posiblemente) más poderoso. Grabaos la idea de fusionar a fuego, ya que es crucial si queréis conocer la verdad tras la Concepción. Si los demonios tienen afinidades y debilidades elementales, ¿qué ocurre con el protagonista? Os comenté que, para transformarse en demonio, le fue introducida una Magatama en su cuerpo. Pues bien, estas “criaturas” aparecen a lo largo del juego y su consumo permite modificar la afinidad del protagonista, accediendo además al aprendizaje de nuevos movimientos y habilidades. Al igual que las fusiones, el saber elegir bien el Magatama adecuado será clave para poder triunfar en nuestra aventura. Nos encontramos ante una remasterización que mantiene el juego intacto a nivel jugable, y aunque habría estado bien que se hubieran implementado algunas mejoras QoL o alguna nueva mazmorra, ocurre lo mismo que comentaba con la historia: La base es tan, tan buena, que merece la pena a pesar de esa falta de novedades. Los que ya lo jugasteis ya lo sabréis, pero los que no, tened claro que nos encontramos ante un RPG de calidad, con un sistema de combate profundísimo e interesante y un sistema de estadísticas y fusiones excelente, que además supone una muy buena puerta de entrada a la saga.

 

Incoherencia gráfica

Os voy a ser sincero. El título muestra tanto su mejor como su peor faceta en cuanto al apartado gráfico se refiere. Y es que, aunque el juego se plantea como una remasterización HD del original de PS2, la remasterización parece que solo se ha realizado en parte. Las cinemáticas del título, de forma ilógica, se han mantenido con la resolución original y sin ningún tipo de cambio o mejora, siendo las mismas escenas que las de la versión original. Esto hace que, con los televisores actuales, estos se vean bastante borrosos y, en general, mal. Y es muy rara esta decisión, porque para nada se ve así el resto del juego. Una vez nos ponemos a jugar el título se ve hermoso, con unos modelos muy definidos y nítidos (destaca especialmente el del Semioscuro, que en las secciones de sombra sobresale mucho y permite observar unas estampas hermosas), y unos escenarios muy bien restaurados y tratados, viéndose genial mientras mantienen la esencia del original. ¿Cómo es posible que a la hora de jugar el título se vea tan bien y luego en las escenas cinemáticas se vea tan mal? Sinceramente no lo entiendo, y esperaba que lo arreglaran de cara al lanzamiento en Occidente, pero parece ser que ese no ha sido el caso. A nivel técnico, por lo general, el título corre bastante bien, aunque es cierto que hay algunas caídas de frames (muy puntuales y sin mucha importancia) y algunas texturas parecen no haber sido tan bien tratadas como el resto. En general, el trabajo técnico tras el juego es más que decente, aunque no perfecto, ya que no ha sido para nada consistente y creo que faltan cosas que deberían ser obligatorias. ¡Por favor, Atlus, actualizad las escenas para que puedan ser vistas en una buena calidad! Más allá de esto, qué decir de la dirección artística del título. Es hermosa, tanto los personajes como los escenarios son muy creativos y preciosos, mostrando la que posiblemente sea la escena de apocalipsis más bella y triste de la historia de los videojuegos. Como decía al inicio, Kazuma Kaneko en estado puro.

En cuanto al apartado sonoro del título ocurre lo mismo que con el apartado gráfico. Nos encontramos que la mayoría de los temas están bien tratados y se escuchan a la perfección, salvo los de batalla, que suenan con la calidad de sonido original. ¿Por qué se ha hecho esto? No lo entiendo, carece totalmente de sentido y empaña la calidad final del producto. Más allá de eso, las composiciones son excelentes, con temas que van desde el rock puro que suena en los combates hasta las composiciones más armoniosas y delicadas, como la increíble Tokyo Conception o la propia canción de los créditos, que es preciosa. Esta mezcla de géneros tan extraña solo podría salir bien al estar realizada por el maestro Shoji Meguro, que muchos de vosotros conoceréis por su trabajo como compositor en la franquicia Persona. Por último, una de las grandes novedades de esta remasterización es el doblaje al inglés, que es realmente bueno y sorprende lo bien que queda en este videojuego, algo que para nada esperaba.

 

Conclusión: ¿Cuál es tu razón de ser, Semioscuro?

Shin Megami Tensei III: Nocturne HD Remaster se trata de un interesante trabajo que nos trae a la actual generación uno de los más grandes JRPGs jamás creados, pero que no le hace del todo justicia al título original. A nivel gráfico sí que ha recibido una mejora sustancial, pero esta se ve empañada por decisiones ilógicas tales como mantener la resolución original de las cinemáticas o la calidad de sonido de las canciones de batalla. Por otro lado, la traducción es excelente y mantiene el nivel de las últimas producciones de Sega y Atlus, lo que demuestra que la saga está en buenas manos. Los que ya disfrutasteis del título en su día os encontraréis ante el mismo juego pero con una serie de mejoras que sí que pueden hacer que merezca la pena hacerse con esta versión (quizá por un precio menor), y los que no jugasteis a la versión original estáis, sin duda alguna, ante un must-play, uno de esos juegos que te marcan. Es una experiencia única, y si lleva esta nota y no una superior es, simple y llanamente, porque se podría haber trabajado mucho más la remasterización y porque se podría haber evitado incluir ciertas cosas como DLCs de pago (te miro a ti, Dante). Dicho esto, espero que disfrutéis de la historia de nuestro querido Semioscuro y que decidáis cuál es vuestro camino. 

8
Recomendado
">
Sinopsis
Lo que empieza como un día normal en Tokio, pronto se convierte en el fin del mundo cuando se invoca la Concepción, un apocalipsis celestial. Lo que queda del mundo acaba sumido en el caos a la par que una revolución demoniaca se cierne sobre la maltrecha ciudad. En mitad de una guerra entre dioses y demonios, las decisiones que tomes traerán vida, renacimiento o muerte y determinarán quién se alza triunfal.
Pros
El juego base es excelente, obligado para todo amante del RPG
A la hora de jugar el título se ve realmente bien
Una gran puerta de entrada para todos aquellos interesados en la franquicia
A nivel artístico y de ambientación es perfecto
Contras
Varias decisiones técnicas y artísticas sin sentido
No aporta muchas novedades, solo las justas
El precio de los DLCs es algo elevado
escort mersin escort adana escort ankara escort bodrum escort
X