[Análisis] Wingspan

[Análisis] Wingspan

Fecha de Lanzamiento
29/12/2020
Distribuidora
Monster Couch
Plataformas
Nintendo Switch y PC
Versión Analizada
Nintendo Switch
Wingspan es un juego de mesa creado por Elizabeth Hargrave que desde que salió en 2019 ha sido galardonado con diferentes premios de la comunidad, poniéndolo, a día de hoy, en el número uno del ranking de juegos de mesa familiares de la Board Game Geek y el 22 en el ranking de juegos generales, una puntuación más que respetable para un juego tan nuevo.

Gracias a su popularidad, el equipo de desarrollo de Monster Couch lo ha llevado a su versión videojuego, saliendo para Steam el 17 de septiembre de 2020, y llegando a Nintendo Switch el 29 de diciembre del mismo año.

 

Conociendo las aves

Wingspan nos lleva al mundo de las aves con un colorido setup donde tendremos que intentar atraer al máximo posible de aves a nuestra reserva natural que contará con varias zonas donde colocarlos. Cada carta de ave tiene sus propias características, y, a diferencia del juego de mesa, como es obvio, en el videojuego han metido movimiento y sonido a cada carta, pudiendo aprender aún más sobre cada animal y tener una experiencia más inmersiva del título.

Si miramos bien las cartas, encontraremos varios símbolos que nos ayudarán a jugarlas. Lo primero que encontramos en la parte superior izquierda es el hábitat del ave, pudiendo ser bosque, llanura o puerto, según las características de la misma y su alimentación, la cual vemos justo debajo del símbolo de hábitat y que nos indica que tipo de alimentos tenemos que gastar para poder bajar la carta. Justo debajo de estos dos símbolos tendremos un número con una pluma, esos son los puntos de victoria que te da la carta al tenerla en tu reserva. También es importante el tipo de nido que usa el ave, que lo veremos con otro símbolo más justo debajo de los puntos, y que nos servirá a la hora de puntuar cartas de bonificación y finales de ronda.

También podremos saber su envergadura y la habilidad que tiene el ave. En el caso del ejemplo de arriba, podremos jugar otra ave en el mismo hábitat, dentro del mismo turno, eso sí, pagando la comida necesaria para bajarla. Por último, pero no menos importante, vemos el número de huevos que puede almacenar el nido del pájaro en cuestión, en el caso del ejemplo, serían tres.

A parte de todo esto, que es muy importante para la estrategia del juego, Wingspan nos ofrece una enciclopedia de datos curiosos sobre las aves, que iremos desbloqueando cuando vayamos viendo las diferentes cartas mientras jugamos, bastante bien hecho, sobre todo si te interesan las aves en general, pero, sino, también merece la pena solo por ver y oír de nuevo a estos bonitos animales.

 

Mecánicas llevadas a videojuego

Tiene que ser muy complicado implantar mecánicas de un juego de mesa a un videojuego, sobre todo si quieres ser fiel a lo que representa este último, y por lo que ha ganado diversos premios durante su corto periodo de vida, por lo que admiro mucho el trabajo que han hecho con Wingspan.

Hay poca o ninguna diferencia entre el juego original y el videojuego, teniendo nuestro área de juego con sus tres hábitats, las diferentes habilidades, los dados, etc. En el juego, tendremos una serie de cartas de ave en la mano, y de bonificaciones. Las cartas de ave, como os hemos comentado antes, tienen que bajarse a su hábitat correspondiente pagando la comida que nos informa la carta, también, dependiendo de la zona donde se ponga, tendremos que pagar huevos.

Cada hábitat esta asociado a un tipo de acción que podemos hacer: el bosque se usa para coger comidas, que están disponibles según unos dados que se tiran al inicio de la partida y volverán a tirarse cuando ya no queden porque hayamos cogido, nosotros o nuestros contrincantes, ya que es compartido, todas las comidas disponibles. La cantidad de dados de comida que cogeremos se verá dada según el tablero, que cambia con la cantidad de aves alojadas en ese hábitat.

En la llanura, podremos poner huevos, los pondremos según la cantidad que indique y que va cambiando en proporción a las aves que habitan en ella. Los huevos pueden ponerse en las cartas de ave que queramos, siempre que tengan espacio para huevos en la carta.

Por último, en el puerto, se podrán coger cartas nuevas. La proporción de cartas también va cambiando en base a las aves que habiten el puerto. Podremos coger cartas de las tres que están boca arriba, o cogerlas boca abajo al azar, como mejor nos convenga.

Cada vez que hagamos una de estas tres acciones, se activarán las habilidades de las aves que estén bajadas en el hábitat correspondiente, pudiendo hacer combos interesantes con ellas.

También tendremos aves que no se activarán al hacer las acciones que os comentábamos, sino que lo harán cuando las bajemos o cuando los contrincantes hagan sus acciones, pudiéndonos aprovechar de las distintas estrategias que conllevan.

En cuanto a las cartas de bonificación, al inicio de la partida nos darán dos para elegir una y descartar la otra. Estas cartas nos darán puntos en base a condiciones diversas, como tener pájaros con un tipo de nido concreto o que coman algo específico. Podremos conseguir más cartas de bonificación gracias a las habilidades de algunos pájaros, si es que los conseguimos y los bajamos a nuestra reserva.

Al final de cada ronda, se puntuará a los jugadores según unas reglas que salen al azar al inicio de la partida, pudiendo ser pájaros con huevos de un nido específico, o que estén en un hábitat concreto, etc.

A todo esto se le sumarán los puntos de las aves, los que consigas por habilidades específicas, y, además, un punto por cada huevo que te sobre. Cada ronda se hará esto y se irán sumando los puntos hasta que acabemos las cuatro o cinco rondas correspondientes a una partida según el modo de juego que escojamos. El jugador con más puntos ganará.

 

Modos de juego diversos

Al igual que el juego de mesa original, Wingspan nos ofrece distintos modos de juego en su versión videojuego. El primer modo que tenemos es el más típico, podremos jugar hasta contra cuatro jugadores IA y ponerlos en la dificultad que escojamos en cada caso. También podremos jugar pasando la consola a otros jugadores, pudiendo así jugar con una sola copia varias personas en una misma habitación.

Además, tendremos el modo Automa, donde nos retaremos contra una IA más avanzada y con diferentes normas de juego que podemos elegir o seleccionar al azar, proponiéndonos una partida más complicada y donde tendremos que pensar un poco más de la cuenta. Este modo también existe en el juego de mesa original y es todo un acierto para los que les guste jugar en solitario.

Por último, nos encontramos con el modo de juego online, para el cual, en el caso de Nintendo Switch, tendremos que tener una suscripción online de Nintendo y que nos permitirá jugar con personas de todo el mundo. En este modo encontramos dos variables, la instantánea, donde los jugadores tienen como máximo cinco minutos para hacer su acción; y la tranquila, donde cada jugador tiene 24 horas para realizar su acción. Este modo estaría genial si no fuese porque tiene algunos bugs que no puedes arreglar de ninguna manera. Por ejemplo, hay partidas en las que no me han dejado hacer ningún tipo de acción y me han echado por jugador inactivo. También me ha pasado que me han echado como inactivo sin haber llegado a los cinco minutos en mi turno. Esperamos que este tipo de errores se subsanen con el tiempo.

 

Conclusión

Wingspan es un juego de mesa que se ha llevado casi perfectamente al videojuego, teniendo algunos bugs en su modo online pero contando con añadidos sorprendentes como el movimiento y el sonido de las aves, creando un entorno de juego precioso y entretenido para edades desde los diez años y que nos da, a su vez, una lección sobre las aves del mundo.

Es una pena que las dos expansiones que existen a día de hoy del juego de mesa no estén aún disponibles en el videojuego, ya que amplía bastante el número de aves y añadiría bastante diversión a la ecuación.

Añadir que el juego tiene los textos en español como podéis haber visto en las capturas que acompañan a este análisis y lo podemos encontrar en la eShop de Nintendo Switch por 19,99€, un precio más que económico y por el que merece la pena probarlo.

8.5
Recomendado
">
Sinopsis
La adaptación oficial de Wingspan, que ganó en 2019 el prestigioso galardón de Juego para expertos del año en Alemania (Kennerspiel des Jahres). En este juego, sois unos apasionados de las aves (investigadores, observadores de aves, ornitólogos y coleccionistas) que intentan descubrir y atraer a las más interesantes a vuestra red de reservas naturales. Cada ave es un nuevo engranaje en las potentes cadenas de combinaciones que formaréis en vuestros hábitats. Cada uno de estos hábitats se centra en un aspecto fundamental del crecimiento de vuestras reservas naturales.
Pros
Título bien llevado al videojuego
El añadido del movimiento y los sonidos es espectacular
Contras
Aún no cuenta con las expansiones que tiene el juego de mesa
A veces da error en el juego online y te echa de la partida
escort mersin escort adana escort ankara escort bodrum escort
X