[Análisis] Cuphead

0 Flares 0 Flares ×

Siempre he sido partidario de darle una oportunidad a todos los juegos que pueda permitirme, y gracias a ello he podido disfrutar de algunos tan increíbles como Hollow Knight o Celeste entre muchos otros. Y hace aproximadamente un año y medio, gracias a Microsoft llegó tanto a Xbox One como a los ordenadores Windows un juego que causó un enorme revuelo desde el primer momento y que se consideró (y aún se considera) uno de los mejores indies sino el mejor de la generación. No hablo de otro que Cuphead, la obra magna de Studio MDHR que el pasado 20 de marzo fue anunciada para Nintendo Switch a través de uno de los mejores Nindies Showcase que recuerdo, donde también se nos presentaron juegos que pintaban tan bien como Katana ZERO, cuya primera impresión tan buena ha sido correspondida con las críticas, y la nuestra no iba a ser menos, así que os dejo aquí el análisis del título. Y ahora, pasemos a hablar de Cuphead.

 

En Cuphead, como ya deja intuir el nombre, encarnaremos a dos personajes con cabeza de taza: Cuphead y Mugman. Estos dos han sido engañados por el diablo, quien les incentivó a apostar sus almas a los dados, y terminaron perdiendo; ahora, para lograr su misericordia, estos deberán eliminar a varios deudores a lo largo de tres mundos distintos. En estos tres mundos encontraremos, también, tres tipos de niveles diferentes:

Primero, los niveles «Corre y dispara», consistentes en lo obvio: avanzar por un mapa de camino único, sin desviaciones, en el cual nos encontraremos con todo tipo de enemigos y obstáculos que se irán renovando cada dos por tres, haciendo así que no encontremos nunca un mismo enemigo en dos mapas distintos, es más, es tanto el nivel de variedad que se nos ofrece que ninguno durará más de un tercio del nivel. Una vez llegados al final del mapa, nos deberemos enfrentar a un minijefe, aunque estos son bastantes sencillos, tan solo un poco más complicados que los enemigos normales, aunque lo justo para notar la diferencia y hacer que nos esforcemos más.

 

Después, nos encontramos con lo que sería la esencia del juego, que son los niveles en los que únicamente nos enfrentamos a un jefe de lo más poderoso, aunque hay dos tipos:

En uno de ellos, Cuphead y Mugman se montan en aviones y nos adentramos en una fase del más típico shooter de scroll lateral, donde el objetivo a eliminar aparecerá a la derecha y nosotros deberemos atacar disparando misiles mientras esquivamos todos sus ataques. Teniendo movimiento totalmente libre por la pantalla, a priori piensas «qué sencillo», pues no amigo no, ármate de paciencia porque morirás incontables veces.

 

De nuevo en fase con jefes, esta vez sí son los más complicados. Aquí volveremos a tomar control normal del personaje por lo que se le añade la complicación extra de tener que estar pendiente en todo momento de sobre qué superficie podemos poner nuestros pies para no caer mientras evitamos ser golpeados y atacamos a la vez. Pese a que los patrones de ataque de los jefes en estos casos no son más complejos ni peligrosos, es un hecho que al perder la libre movilidad por toda la pantalla la dificultad aumenta muchísimo, así que sí, de nuevo, prepárate para morir.

 

Cada vez que empecemos un nivel lo haremos con tres vidas (pudiendo ser cuatro si compras y te equipas el objeto que lo permite), estas no serán recuperables hasta el final, es decir, iremos a pelo y una vez nos golpeen tres veces, adiós a nuestro progreso en el nivel, porque por no haber, no hay checkpoints en ninguna parte, aunque realmente tampoco serán necesarios porque todas y cada una de las fases (tanto las de Corre y Dispara como las de enfrentamientos contra jefes) nos ocuparán entre un minuto y medio y dos minutos y medio a lo mucho para completarlas del todo, pero claro… eso sería si lo completásemos a la primera, y creedme, en poquísimos por no decir ningún caso será así, como mínimo habrá que repetir cada nivel unas cinco veces para poder superarlo.

Volviendo a los jefes, que queramos o no ocupan la mayor parte del juego, estos irán variando sus patrones de ataque según en qué fase propia estén, y esta la irán cambiando según el daño que les hagamos. ¿Cómo sabemos si le queda mucho a un jefe o no para morir? Mientras combatimos con él no hay nada que nos lo indique como tal, pero cuando morimos (porque siempre lo hacemos) aparece una pequeña línea de progreso que nos muestra en qué parte nos hemos quedado al igual que cuántas fases le quedan. Sabiendo esto, podemos hacernos una idea de cómo vamos las próximas veces al igual que plantear en qué parte podemos «permitirnos» perder alguna vida y en cuales es mejor no perder ninguna para no tener mayores complicaciones.

Cuando nos metemos en un enfrentamiento contra ellos, podemos elegir bajar la dificultad aunque personalmente no lo recomiendo, sobretodo porque es cierto que así puede parecer más sencillo pasarse el juego, pero no se te permite llegar al final si no completas todos los jefes en nivel normal, así que os animo a hacerlo así directamente porque no hay niveles imposibles que no puedan superarse con un poco de esfuerzo y aprendiéndose los patrones. Además, Cuphead es un juego hecho para que te frustres y te enfades, pero para que esto mismo te motive para repetir el nivel, porque ¿a quién no le enerva tanto quedarse a un par de golpes de completar una fase? Hará que pongas tus cinco sentidos en el juego, y eso es, a efectos prácticos, fantástico.

 

Los ataques pueden variar si  los compramos en la tienda, os diría qué tipo de disparo es cada uno o cuál de todos es el más útil, pero es más bonito descubrirlo solo (y equivocarte y arrepentirte de haberte gastado las monedas en ello). Además de esto, tendremos los superataques, que se cargan tanto atacando a enemigos como haciendo «paradas», que consiste en golpear con el doble salto los objetos rosas que van apareciendo a lo largo de los niveles. Sabremos que tenemos un superataque cargado porque aparecerá un naipe al lado de nuestro indicador de vidas, por cada uno de ellos tendremos un superataque disponible, pero ojito, cuando acumulemos cinco tendremos un ataque especial (que también se puede cambiar, aunque este se desbloquea en los mausoleos) y este será muchísimo más poderoso pero nos obliga a gastar los cinco naipes de golpe y tener que volver a acumular la energía.

En cuanto al arte del juego, no puedo calificarlo de algo que no sea excelente. Empezando por la parte del diseño y animación, claramente se nota la inspiración en los dibujos animados antiguos, aquellos que se veían cuando las teles eran de culo y tenías que sintonizar la antena a mano, de hecho esto se lo han tomado tan a pecho que todo está dibujado y animado a mano, dejándonos con unos personajes llenos de vida y totalmente carismáticos. Y la oda a lo antiguo no termina aquí, pues podemos ver un filtro de «vejez» con granulado y manchas típicas de las televisiones de hace años. Además, todas las animaciones tanto del mapa en sí como de los enemigos son de lo más distintas permitiéndonos así disfrutar de todo un poquito más, sobretodo teniendo en cuenta que corre a 60fps constantes.

Auditivamente es otra maravilla, predominan ampliamente las piezas de jazz que endulzan la experiencia de juego dándole un toque más clásico aún del que ya tiene, con unos efectos de sonido y unas onomatopeyas ideales, típicas de dibujos clásicos como, por ejemplo, Los Looney Tunes o Tom y Jerry, que encajan a la perfección en todo momento además de, de nuevo, tener un filtro que magnifica la ambientación al clasicismo.

 

Conclusión

En conclusión, no puedo hacer más que aplaudir un juego tan bueno como este, que ya ha sido galardonado con más de un premio más que merecido. Por ponerle una pega, que no lo es como tal sino más bien una posibilidad de mejora, le haría falta un modo cooperativo online, pero eso no mancha la excelencia del título. Al modesto precio de 20€, es una compra no recomendada sino obligatoria para todo aquel amante de los juegos, pues pongo la mano en el fuego a que no habrá nadie que no lo disfrute.

 

Análisis - Cuphead

Distribuidora: Studio MDHR

Sinopsis: Cuphead es un juego de acción clásico de correr y disparar centrado especialmente en batallas con jefes. Inspirado en los dibujos animados de la década de 1930, los aspectos visuales y sonoros se han creado meticulosamente con las mismas técnicas de la época (es decir, animación tradicional en transparencias dibujadas a mano, fondos de acuarela y grabaciones de jazz originales). ¡Juega como Cuphead o Mugman (en los modos de un solo jugador o cooperativo local) y atraviesa mundos pintorescos, adquiere nuevas armas, aprende poderosos supermovimientos y descubre secretos ocultos mientras intentas saldar tu deuda con el diablo!

  • 9.75/10
    Jugabilidad - 9.75/10
  • 9.5/10
    Gráficos - 9.5/10
  • 9.25/10
    Sonido - 9.25/10
9.5/10

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X