[Análisis] F1 2018

0 Flares 0 Flares ×

Durante esta semana, los aficionados españoles al motor y, en especial, a las carreras del circo de la F1, hemos recibido una funesta noticia y es que, nuestro campeón, el piloto que acercó este fantástico deporte a casi todos los salones de España y que nos hizo levantarnos del sofá innumerables veces, abandona la competición de los bólidos más rápidos del mundo. Fernando Alonso se marcha, aunque por suerte esta, para muchos ventajistas, crónica de una muerte anunciada, va a hacerse bastante más llevadera gracias al lanzamiento que nos ocupa, y que a modo de inmejorable despedida, nos pone a los mandos de los coches tecnológicamente más sofisticados y prestigiosos del mundo, en el que es, hasta la fecha, el mejor juego basado en este deporte que han tocado estas humildes manos que os escriben. Abrochaos el cinturón, colocaos las protecciones y agarrad fuerte el volante, que si parpadéais, os lo vais a perder, ¡aunque no deberíais!

 

¿Te gusta conducir?

Aunque resulta bastante obvio, no podemos comenzar el análisis sin mencionar el contenido licenciado que posee el juego, donde se incluyen todas las escuderías que se encuentran disputando el mundial de F1 de esta temporada, pilotos y circuitos, entre los que han vuelto dos míticos como Paul Ricard, en Francia o Hockenheimring, en Alemania. Mención aparte merecen los monoplazas clásicos, que aumentan en número con respecto a la anterior edición, incluyendo modelos de Lotus, McLaren o Renault fácilmente reconocibles por cualquier aficionado a esta competición. Todo este contenido licenciado, como no podría ser de otra forma, está recreado con todo lujo de detalles.

Una vez mencionado esto, y hemos agarrado el mando, lo primero que haremos tras la secuencia introductoria es crear al que será nuestro aspirante a campeón del mundo en un no muy trascendente editor, pero que cumple su función según lo esperado, de la misma manera que el resto de menús, concisos y efectistas. Podremos elegir su rostro entre varios predefinidos, casco, nacionalidad o nombre, y serán sus manos las que controlemos en el modo principal del título, el modo Trayectoria.

F1 2018 Avatar

En este modo, las escuderías nos ofrecerán un contrato con ciertos objetivos principales (en función del prestigio de la marca) y otros secundarios que nos permitirán obtener experiencia según competimos en el campeonato del mundo. Este símil con un RPG va más allá, ya que estos puntos de experiencia propios nos permitirán mejorar nuestro bólido, por lo que para ser los más rápidos, tendremos que repartirlos con cautela, apuntando a los puntos donde flaquea el coche. Dentro de la escudería tendremos a nuestro compañero, primer rival, al que si superamos, también obtendremos puntos de mejora. Según vaya avanzando el campeonato, también podremos enfrascarnos en rivalidades con otros pilotos, más allá de nuestro compañero de box.

Durante nuestro periplo en el circo de la F1, también tendremos que controlar el factor mediático, dado que a este modo de juego se le ha dado un toque muy ‘televisivo’, teniendo que responder ante la prensa en función de nuestras actuaciones en pista. Según nuestras respuestas, se establece un sistema de karma entre la deportividad y la competitividad, que, sumado a nuestra pericia al volante, nos acercará a escuderías de una y otra ideología, nivel de prestigio y objetivos, equipos que no dudarán en ofrecernos contratos a final o a mitad de temporada si entramos en sus planes. Además de este sistema kármico, las respuestas que demos a los periodistas también influirán en el desarrollo del monoplaza, dado que el equipo pondrá especial énfasis en mejorar los componentes del vehículo que hemos señalado como culpables en alguno de nuestros resultados menos positivos.

Para terminar con el modo principal, Trayectoria, entre entrenamientos, clasificaciones y carreras del campeonato, podremos acceder a pruebas de exhibición con los vehículos clásicos y conseguir aún más experiencia como pilotos, además de establecer una agradecida ruptura del vertiginoso ritmo con el que se recorren los diferentes fines de semana de GP.

F1 2018 Eventos Clásicos

El resto de modos a nuestra disposición, separados entre coches actuales y clásicos, incluyen el modo Campeonato, donde podremos acceder, sin las «complicaciones» del modo Trayectoria, a disputar el torneo mundial con uno de los pilotos de la parrilla u otros campeonatos más cortos, en diferentes trazados o condiciones específicas. Podremos ir desbloqueando nuevos tipos de campeonato, como el de resistencia, sumando puntos que conseguiremos al acabar en el podio los torneos que parten como desbloqueados. Con los coches clásicos podremos disfrutar de las pruebas de exhibición antes mencionadas (de hecho, si los jugamos en el modo Trayectoria quedarán registrados nuestros tiempos fuera del mismo).

Los clásicos modos contrarreloj, fin de semana de GP y el modo escenario, donde tendremos que rememorar momentos clave de las carreras y que se va actualizando, complementan los dos modos «grandes» y garantizan horas y horas de diversión y alargan la vida útil de un título que, dentro de los basados en una licencia específica, cuenta con una de las mayores ofertas en cuanto a modos para un jugador que se recuerdan.

En cuanto a los modos multijugador, no contamos con modos a pantalla partida local, en el que quizá encontramos el punto negro más grande del título, por lo que únicamente podremos disputar Grandes Premios en partidas competitivas o amistosas online, así como disputar campeonatos a través de Internet.

 

Codemasters y su empeño en ganar la carrera

Tras unos años coqueteando con el continuismo jugable y el emplear la poderosa licencia de la competición más prestigiosa del mundo para garantizarse el éxito, los aficionados esperaban con ansias ver cómo el estudio británico reinventaba su título en el poco tiempo entre temporada y temporada, dando uno o varios pasos adelante en base a la ya más que solvente estructura de la que disponían y, por suerte, podemos decir que han conseguido mejorar la fórmula, alcanzando cotas de mucha altura.

Hablando de lo jugable en sentido estricto, se ha dado una vuelta de tuerca para acercar el título aún más a la simulación pura y dura, con un comportamiento de los coches más nervioso y realista. Destacan también el cómo ahora el volante reacciona de forma más violenta a nuestras instrucciones, lo que hará que cualquier fallo de concentración nos lleve contra los muros, así como las diferencias en el comportamiento entre las diferentes marcas y épocas de los coches.

Esta mejora en el apartado jugable se ve acompañada por unas físicas tremendamente superiores a lo visto con anterioridad, donde las diferentes superficies generan distintos comportamientos sobre el monoplaza, que son transmitidos de forma realista al mismo. Mención especial merecen los pianos (que serán causa y a la vez solución de muchos de nuestros problemas en carrera) y a las zonas de grava y césped, donde ya no nos gustará aventurarnos tan a menudo como sí ocurre en otros juegos de velocidad o de la propia licencia de la F1.

F1 2018 hierba

La IA también se ha pulido, es más agresiva y ataca con mayor frecuencia (obviamente, a partir de niveles de dificultad que no los conviertan en obstáculos móviles), aunque en determinados circuitos, de pistas más estrechas, como Japón, se muestra en ocasiones demasiado conservadora. Aún así, el nivel conseguido es muy satisfactorio, ya que se ha encontrado un equilibrio más que notable entre la agresividad gratuita de algunos títulos y el efecto «fila de hormigas» de anteriores versiones del título de Codemasters. Es en la dirección de carrera donde la IA encuentra su punto menos bueno, sancionándonos, en ocasiones, cuando no provocamos un determinado accidente o cuando no está del todo claro habernos saltado las normas, lo que otorga realismo, pero a la vez cierta sensación de injusticia.

¿Y si te gustan las carreras pero no quieres tanto realismo o exigencia? Sin problema. Aunque es recomendable desactivar el mayor número de ayudas posible y obligarte a dar el máximo en cada trazado jugando en niveles de dificultad altos, el título incorpora tal cantidad de opciones para facilitar el acceso al mismo, por parte de cualquier tipo de jugador, que lo hace más que recomendable a poco que te gusten los títulos de velocidad y tengas la edad y habilidad que tengas. De muy complejo a accesible, pero siempre divertido.

 

El espectáculo de la F1

En los tiempos que corren, no nos engañemos, todas estas mejoras jugables quedarían ligeramente empañadas si el «envoltorio» no estuviera a la altura de la circunstancias. Y vaya si lo está, funcionando a 60 frames por segundo en todas sus versiones y, sobretodo, si tenemos acceso a las versiones de consolas «grandes» (Xbox One X o Ps4 Pro) donde el juego podrá alcanzar la resolución 4k.

Los coches y circuitos están recreados al detalle y lucen mejor que nunca, donde el modelado, las texturas y la iluminación, nos hacen creer que formamos parte del Paddock. Durante el campeonato de este año se ha añadido el Halo (no, no podremos correr con un Warthog), que se trata de un dispositivo de seguridad para el Cockpit que protege la cabeza del piloto, y que, obviamente, se ha incluido en el modelado de los coches.

F1 2018 Halo

Como decimos, la inclusión del Halo y la cantidad de detalles en el volante y el resto del monoplaza roza la excelencia, estando el resto de elementos que se presentan en el título muy logrados. Los pilotos, por ejemplo, no tienen las mejores animaciones faciales del mundo, seamos realistas, pero son fácilmente reconocibles. Las partículas y efectos también están muy logrados, sobretodo las chispas que saltan de los monoplazas o los trozos de fibra que salen despedidos de nuestro vehículo cuando perdemos alguna pieza tras una colisión. Colisiones que podremos prevenir gracias a la opción «flashback», que, si la tenemos activada en las ayudas a la conducción, nos permite colocarnos en pista en un momento previo al error, a través del modo repetición. En este modo repetición también podremos acceder al modo foto, donde tomar fotografías de cualquier momento de la carrera y hacer nuestros pinitos como reportero gráfico del mundial.

Las fases antes, durante y tras la carrera, podio y pesaje incluidos, transmiten la sensación (como comentábamos en el modo Trayectoria) de estar ante una retransmisión televisiva de cada fin de semana de GP, y, sumado a que en el conjunto visual hay un nivel muy alto, el resultado es de lo más convincente. Por su parte, el HUD al que tendremos acceso durante las carreras es claro, mostrándonos toda la información (ERS, activación de DRS, daños…) que se puede necesitar cuando conduces a más de 300 km/h, siendo todo un detallazo cómo los coches más clásicos tienen velocímetros y elementos acordes a su «edad».

Por último, los efectos climatológicos también han sufrido un lavado de cara y se muestran de manera realista, dejando estampas acongojantes cuando el agua hace acto de presencia.

 

Melodía de motores

Si tuviéramos que definir con una palabra el apartado sonoro en este título sería abrumador. Los motores y los aficionados presentes en los circuitos rugen de lo lindo, transmitiendo, como el apartado gráfico, la sensación de estar dentro del monoplaza, pero siempre con mucha nitidez. No deja de ser ruido, pero hay formas y formas de lograr transmitir las sensaciones de la pista a través de los altavoces de la TV o de los auriculares. Algo muy agradable es la sensación de diferenciación entre el sonido de los diferentes monoplazas (que se hace más evidente entre las marcas más prestigiosas).

Las voces de nuestra jefa de prensa, director de carrera o el narrador, dobladas en perfecto castellano, son reconocibles y se escuchan correctamente, excepto en algunos momentos que pecan de tener un volumen quizá demasiado bajo. Por su parte la música acompaña, sin molestar, pero sin destacar.

 

Conclusión

Codemasters perfecciona la fórmula de su simulador basado en la licencia del mundial de Fórmula 1 con un giro de tuerca hacia el realismo, unas físicas e IA mejoradas, una puesta en escena espectacular y un apartado sonoro que nos hará sentir que estamos dentro del monoplaza. El mejor homenaje posible para nuestro campeón Fernando Alonso en el año del anuncio de su retirada, es un juego recomendable para todos los amantes de los juegos de velocidad, divertido, complejo o accesible al gusto, con multitud de modos para un jugador y con un mimo y ambición por parte del estudio encargado del desarrollo que lo hacen un juego de lo más destacable.

 

Análisis - F1 2018

Distribuidora: Codemasters

Sinopsis: El juego oficial del Campeonato del Mundo de Fórmula 1 regresa este año con novedades jugables, de físicas e IA, mejorando la fórmula hasta llevarla a la Pole

  • 9.3/10
    Modos de juego - 9.3/10
  • 9/10
    Jugabilidad - 9/10
  • 8.5/10
    Gráficos - 8.5/10
  • 8.2/10
    Sonido - 8.2/10
8.8/10

SpartanFenix

Analista Técnico en desarrollo de aplicaciones Mainframe especializado en proyectos bancarios y entrenador de fútbol base, aunque a veces juego, leo y veo y me da tiempo a contar cosas. "No se puede cambiar el mundo sólo con palabras" - Lelouch vi Britannia.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X