Fecha de Lanzamiento
01/04/2021
DISTRIBUIDORA
Koch Media
PLATAFORMAS
PlayStation 5, Xbox Series X, PlayStation 4, Xbox One, PC y Google Stadia
VERSIÓN ANALIZADA
PlayStation 5
A principios de mes se lanzaba al mercado Outriders para PlayStation 5, PlayStation 4, Xbox Series X/S, Xbox One, PC y Google Stadia. Este shooter-looter RPG distribuido por Square Enix y creado por People Can Fly (un estudio de desarrollado veterano en la temática gracias a su trabajo con Bulletstorm, Gears of War: Judgement y Painkiller), había contado con una demo en febrero que permitió a los jugadores probar esta atrevida propuesta dejando unas impresiones algo dispares entre la comunidad. Sea como fuere, la obra ya está entre nosotros y, ahora, con un margen de tiempo sustancial que ha permitido entre otras cosas jugar con cierta soltura sin problemas de conexión (los que hayáis jugado desde el día de salida sabréis perfectamente que los servidores eran altamente inestables en esas fechas), es el momento idóneo para hablar en profundidad del juego, ¿no os parece?

Para los que estéis menos familiarizados con esto del shooter-looter, es un género que se ha hecho realmente prolífero en estos últimos años y que cuenta con grandes exponentes como Borderlands, Destiny o The Division, entre otros. Aunque estas mezclas con loot sean algo novedoso, sirviendo de ejemplo también Godfall, el looter slasher para PlayStation 5 y PC de Gearbox Publishing, el tema del loot viene de lejos, de los juegos de rol más clásicos de ordenador, aunque bien es cierto que últimamente se ha popularizado mucho esta forma de conseguir equipamiento y objetos en los videojuegos, hasta el punto de que varios gobiernos se hayan planteado la regulación por ley de los juegos con loot boxes que incluyan micropagos, comparándolos incluso con los juegos de azar… En fin, que me desvío completamente del tema. Como ya habréis acertado por esta breve introducción (y el ilustrativo título de la entrada), hoy estoy aquí para hablaros de Outriders, así que, vamos a ello.

 

La naturaleza humana en todo su esplendor

La historia de Outriders es sombría y está llena de violencia y banalidad, pero pese a ello, no puede decirse que arriesgue excesivamente en su propuesta. La humanidad ha destruido el planeta Tierra (totalmente increíble e inesperado) y, como bicho malo nunca muere, en un intento por seguir colonizando otro lugar que vivir, acabamos en el planeta Enoch, el designado por sus a priori condiciones de habitabilidad para sustituir al planeta azul. Por supuesto, se opta por enviar únicamente a un destacamento menor altamente preparado para aterrizar y comenzar con el reconocimiento de dicho lugar, los Outriders, unas fuerzas de élite militares, tipos duros acostumbrados al fragor de la batalla cuyas posibilidades de sobrevivir son superiores a la media. No tardaremos demasiado en toparnos con una extraña tormenta que será posteriormente bautizada como La Anomalía, un fenómeno que arrasa todo a su paso, colonos incluidos, con la honrosa excepción de nuestros personaje, que gracias al contacto con esta consigue una serie de poderes sobrehumanos.

Pese al intento por avisar de lo que está ocurriendo para evitar males mayores ante el inminente aterrizaje de una nave con gran parte de la población que ha sido capaz de salvarse de la destrucción de la Tierra, la corporación gubernamental que nos acompaña toma la decisión de silenciarnos junto a nuestros compañeros, pero gracias a la intervención de nuestros camaradas terminamos en una cámara de criogenización que no se abrirá hasta 30 años más tarde y… ¿adivináis qué? Sí, la nave aterrizó y claro, se toparon con el problema de frente. La utopía de reconstruir una segunda Tierra en Enoch se ha esfumado completamente y lo que nos aguarda, no es más que el Infierno 2.0., un lugar en el que impera la brutalidad, la ley del más fuerte, donde los pocos supervivientes que quedan se matan indiscriminadamente por hacerse con los recursos. ¡Bienvenidos a Outriders!

Si bien su marcado pesimismo y la crudeza con la que se expone todo puede resultar atractivo, sumándose además un ritmo que intenta no escatimar en epicidad cuando la situación lo demanda, su estructura se vuelve rápidamente familiar. La campaña está muy marcada en su forma, pues todo se basa en llegar a un nuevo campamento, realizar la serie de misiones principales de turno que conllevan acabar con un montón de enemigos, para por último, avanzar a otra ciudad y repetir el proceso (siempre con una secundarias que, según lo tediosas que puedan resultarnos, pueden realizarse o no).

 

Una bestia desatada en un mundo de destrucción

Una de las partes más interesantes del juego es la personalización del personaje, aunque no me refiero a la parte de creación, que tristemente se limita únicamente al género, el color de piel y la modificación de la cara en general (pelo, color de ojos o marcas). Hablo de las cuatro clases disponibles: Piromante, Destructor, Tecnomante e Ilusionista. ¿Hay una mejor que otra? Bueno, técnicamente no, depende más del tipo de juego que vosotros deseéis plantear en Outriders. ¿Queréis pelear a corta distancia? El Destructor, que hace el rol de tanque, puede ser una opción fantástica; no obstante, el Ilusionista, mucho más técnico con la posibilidad de teletransportarse rápidamente y generar escudos, puede ser otra clase a tener en cuenta si no deseamos apostar por el Destructor. El Piromante manipula el fuego en un alcance medio y, por su parte, el Tecnomante actúa más como un rol de apoyo capaz de crear dispositivos que ayuden al equipo en la batalla. Cada clase aporta una forma de jugar completamente diferente y siempre es una gozada ver las combinaciones que pueden llegar a crearse en una partida multijugador. Al ser todas tan disfrutables, es fácil que, con el tiempo y algo de rodaje, deseéis crear más de una cuenta para ir probándolos a todos. Dicho esto, todas las clases tienen tres árboles diferentes, cada uno con una serie de poderes para desbloquear, aportando así un enfoque diferente incluso dentro de una misma clase.

Aunque reconozco que tenía mis reticencias, me alegra señalar que la jugablemente, Outriders funciona realmente bien. El shooter-looter RPG recuerda rápidamente a Gears of Wars (algo esperable por la compañía de desarrollo), pero también tiene un poco de otros títulos del género como Destiny o incluso Borderlands. Si bien es cierto que desde fuera da la sensación de ser un juego más de esconderse detrás de coberturas y comenzar a disparar indiscriminadamente mientras vamos ganando terreno al enemigo a base de bajas, que innegablemente algo de esto tiene, sería conveniente realizar algunos matices al respecto. Las coberturas están ahí, pero es común que gracias a la salva indiscriminada de balas rivales suelan terminar completamente rotas, por lo que abusar de esto no es recomendable y, en muchos casos directamente es imposible. Además, la única forma de regenerar salud es combatir y dañar a los rivales con las habilidades propias de cada clase, por lo que a excepción del Tecnomante, todos deben pelear a una distancia cercana. Es decir, el juego básicamente premia que seamos agresivos, que desechemos la comodidad de escondernos tras una roca para saltar al campo de batalla y combatamos con arrojo pero sin perder la cabeza.

Como no podía ser de otra forma, uno de los puntos más relevantes es el tema del loot, que viene en forma de equipamiento y armas para nuestro Outrider. El botín se obtiene al derrotar enemigos y al abrir cofres, y como ya es común, las diferentes piezas se dividen por rarezas, aportando las mejores no solamente unos mayores números en los aumentos de salud o daño, sino también aportando mejoras a las habilidades de clase e incluso, añadiendo sus propias skills como cambiar el comando de rodar por una especie de salto rápido electrificado (en el caso del Ilusionista, que fue mi primera clase), haciendo que el esquive sea más ágil. Por eso, pese a que tengamos unas botas verdes de nivel 20, puede que deseemos seguir con nuestras botas azules de nivel 16 por los beneficios que aportan en forma de habilidades. Con el tiempo, es posible también mejorar un equipamiento particular para que su rareza ascienda.

Outriders dispone de un sistema de lo más curioso que regula la dificultad del juego en base a nuestro desempeño a la hora de masacrar hordas enemigas. Si somos capaces de solventar las diferentes misiones con soltura la “Categoría de mundo” aumentará progresivamente, haciendo así que los enemigos sean más letales y resistentes, a la par que las recompensas mejorar por ese plus de peligrosidad, pudiendo así no solamente estar a nuestro nivel, sino superarlo y tener frente a nosotros enemigos con más nivel que nosotros. Aunque esto va avanzando progresivamente, es importante recalcar que si somos incapaces de afrontar el desafío que supone en un momento dado, siempre es posible manipular la categoría para bajarla si así lo deseamos, haciendo así a los enemigos más asequibles y generando unas recompensas menos valiosas.

Por cierto, muchos posiblemente os preguntéis, ¿qué nos queda una vez que hayamos completado la campaña? ¿Hay algo de post-game esperándonos? Me alegra comunicaros que sí. Las Expediciones son misiones de alto nivel disponibles después de completar la campaña principal, un modo de juego desafiante que nos enfrentará a los adversarios más feroces y brutales del planeta Enoch. Las Expediciones, que abarcan quince misiones y niveles de desafío creados desde cero con mecánicas únicas, ofrecen el botín más jugoso que uno podría conseguir en la obra de People Can Fly. No obstante, ya os adelanto que completar una Expedición es mucho más desafiante que cualquier misión que podáis haber completado durante el transcurso de la historia.

 

Un viaje mucho más divertido en compañía

Pese a que Outriders permite el juego en solitario, mi experiencia personal es que esta aventura se vuelve mucho más amena y alocada cuando juegas en compañía de otros usuarios online, puesto que los combates se vuelven mucho más dinámicos y, además, puedes ver las sinergias entre clases en un despliegue de golpes y luces que entremezclan las diferentes habilidades de cada Outrider mientras combatís por sobrevivir a hordas y jefes de todo tipo. Si tenéis un grupo de amigos con el que trabajar, mejor que mejor, de lo contrario, siempre podéis abrir la partida y rezar para que alguien se una a vuestro periplo o hacerlo vosotros, puesto que completar una misión en la partida de otro jugador, hará que se complete también en la tuya.

No obstante, hay un apunte sobre el juego en línea que creo que es necesario comentar. El matchmaking te empareja siempre con alguien de nivel similar, pero que puede estar o no haciendo la misión que quieres completar. Me explico, siempre se te va a emparejar con alguien que lleve la campaña igual de avanzada que tú o menos, por lo que quizás termines en una misión que ya has realizado y que no te interesa repetir. Personalmente, considero que lo idóneo sería ser emparejado con gente que está progresando en la misma misión que tú tienes en la historia, pero la única forma de intentar esto es buscar gente en tu propia partida o tener paciencia y entrar en equipos aleatorios hasta que tengas suerte.

 

Una puesta a punto correcta pero con margen de mejora

La gente de People Can Fly se ha defendido bastante bien con el motor Unreal Engine para la creación de Outriders. Los diferentes entornos que visitamos están bellamente diseñados, ofreciendo una gran cantidad de pequeños rincones y recovecos por descubrir. Desde el bosque inicial, hasta las ciudades construidas de chatarra, los picos nevados y las zonas volcánicas; todas las localizaciones se las apañan para dejar un resultado realmente notable. Los efectos ligadas a las habilidades de cada clase consiguen crear espectáculos muy dignos, máxime si jugamos acompañados y las balas y diferentes efectos de congelación, fuego y demás, se unen para teñir el campo de batalla. Quizás, los enemigos sean menos sorprendentes al repetirse a lo largo de diferentes misiones y salir a por nosotros en grupos, consiguiendo que uno se acostumbre rápido a los insurgentes y demás bestias del planeta Enoch. Pese a todo, es complicado jugarlo en PlayStation 5 y/o Xbox Series X y desprenderse de la sensación de que, al ser una obra intergeneracional, el resultado final podría haber sido mejor.

Las composiciones musicales son decentes, aunque nada que merezca la pena destacar, ya que los verdaderos protagonistas son los efectos de sonido de las explosiones, las armas y las habilidades. Incluso cada arma tiene su propio sonido. En cuanto a las voces, os alegrará saber que el juego de People Can Fly y Square Enix dispone de un buen doblaje al castellano con un elenco de voces que a la mayoría resultará familiar, bien sea por una película, serie o videojuego.

 

Conclusión

Outriders es una experiencia realmente divertida para los fans del género que destaca por su jugabilidad frenética que, lejos de invitar al jugador a combatir desde la comodidad de una cobertura, premia el arrojo y la agresividad del que salta al campo de batalla. Gracias a sus diferentes clases y a lo que estas aportan, adquiere un valor rejugable enorme, siendo además especialmente disfrutable si el viaje es en compañía, puesto que el caos y la unión de diferentes poderes, contribuyen a crear una sensación mucho más placentera a la hora de vaciar sendos cargadores en el pecho de nuestros rivales acompañados de las feroces habilidades de cada Outrider.

Si bien soy consciente de que la historia puede no resultar del interés de todos al estar cimentada sobre algunos clichés ya manidos, y visualmente aunque es más que aceptable, podría haber dejado un mejor resultado si se hubiese enfocado únicamente a la PlayStation 5, Xbox Series X/S y PC; lo cierto es que al final, la sensación general es positiva. Si yo, una persona que juega a shooters de higos a brevas es capaz de pasarlo bien con la propuesta de People Can Fly y Square Enix, cualquiera puede hacerlo. Eso sí, siempre junto a otros jugadores, ya que creo sinceramente que si decides hacer el viaje en solitario, tu experiencia puede resentirse.

7.5
Recomendado
">
Sinopsis
Mientras la humanidad perece en las trincheras de Enoch, tú crearás a tu propio Outrider y te embarcarás en una aventura por un planeta hostil. Con una historia intrincada que transcurre en un mundo muy diverso, dejarás atrás las chabolas de la primera ciudad para recorrer bosques, montañas y desiertos tras la pista de una misteriosa señal. Al combinar tiroteos intensos con poderes brutales y un arsenal de armas y equipo cada vez más complejo, Outriders ofrece innumerables horas de juego de la mano de los mejores desarrolladores de shooters de la industria: People Can Fly.
Pros
Jugabilidad rápida y divertida que prioriza la agresividad por encima de un sistema de coberturas
Cada clase es completamente diferente, invitando a crear más de un personaje y por ende, a rejugar
La regulación de la dificultad en base a nuestro desempeño en el juego
Outriders es mucho más divertido en compañía, por lo que si tienes amigos, lo disfrutarás el doble
Contras
La historia no sorprende demasiado y es muy plana en la forma de estructurarse
Si bien el resultado visual en general es bueno, como todos los juegos intergeneracionales, no termina de explotar del todo en la next-gen
Sería fantástica poder elegir que el Matchmaking te empareje con gente que quiere hacer tu misma misión aleatoriamente
escort mersin escort adana escort ankara escort bodrum escort
X