Fecha de Lanzamiento
28/01/2021
DISTRIBUIDORA
Bloober Team
PLATAFORMAS
Xbox One Series X y PC
VERSIÓN ANALIZADA
Xbox Series X
Bloober Team, una de las tres grandes desarrolladoras independientes centradas en la creación de videojuegos de terror, ha sido la encargada ni más ni menos que de lanzar el que se postula como el primer exclusivo de las máquinas next-gen de Microsoft, Xbox Series X y S, amén de, claro está, en Windows PC. The Medium fue revelado al mundo en mayo del pasado año a través de la propia compañía de Redmond en redes y su propia web de noticias, consiguiendo llamar la atención de muchos usuarios debido a su propuesta de terror psicológico cimentada alrededor de la posibilidad de cambiar entre diferentes realidades para investigar y avanzar, una suerte de mundo humano y mundo fantasmal entre los que Marianne, la protagonista, era capaz de viajar gracias a sus poderes psíquicos.

Pese a que muchos ansiaban que lo último de los padres de Layers of Fear saliese al mercado en la misma fecha que Xbox Series X y S para apoyar así el lanzamiento con un videojuego completamente construido con la nueva generación de consolas como base, The Medium no iba a dejarse ver por el mercado hasta el 10 de diciembre, al menos, ese era el plan inicial de Bloober Team hasta que se vieron en la complicada tesitura de retrasarlo ligeramente hasta el 28 de enero de 2021 con afán de pulirlo un poco más. Ahora, finalmente, la obra está entre nosotros y hoy, os traemos su análisis. ¿Listos para el terror?

 

“Todo empieza con una niña muerta”

The Medium es la historia de Marianne, una joven que convive con su padre adoptivo que, tristemente, acaba de fallecer. La muchacha, que no tiene demasiados recuerdos de su pasado, presentaba desde muy pequeña unos extraños poderes que le permitían comunicarse con los espíritus de los fallecidos cambiando de dimensión, siendo así capaz de ayudarles en su transición al otro mundo, aunque, por supuesto, al igual que ocurre con los seres humanos, no todos los espíritus son bondadosos… El caso, es que Marianne recibe una extraña llamada en la funeraria que regentaba junto a su padre adoptivo. Un tal Thomas, afirma al otro lado del auricular que es conocedor de sus poderes y le indica que si quiere respuestas debe desplazarse hasta el Hotel Niwa. Una vez allí, seremos testigos de lo acontecido en el propio hotel mientras la historia de Marianne va dejando retazos que permitirán a las piezas de este intrincado rompecabezas encajar para dar con la información necesaria sobre su vida y sus curiosos poderes de médium.

La narrativa es sin duda uno de los puntos más fuertes en The Medium, desde la propia historia de Marianne que consigue enganchar al jugador para que no se mueva de la silla hasta dilucidar más sobre su pasado, hasta todo aquello que cuenta el propio Hotel Niwa. Todos los escenarios que componen el título que se entremezclan en muchas ocasiones como una telaraña entre el mundo de los vivos/material y el mundo de los muertos/espiritual. Es realmente interesante ir diseccionando cada sala, así como las historias de los antiguos trabajadores del complejo en forma de reminiscencias, recuerdos espirituales y textos varios; todo ello, conformando una interesantísima aventura de descubrimiento constante muy placentera.

 

Entre lo humano y lo espiritual

A nivel jugable, The Medium se apoya constantemente en su mecánica de moverse entre dimensiones para resolver los diferentes rompecabezas y avanzar. Marianne puede entrar y salir de estas a través de los espejos, a excepción de que sea arrastrada a la fuerza a la dimensión espiritual, algo que pasará más de una vez en el transcurso de la historia. Mediante una pantalla partida, Marianne puede desplazarse por el escenario en busca de pistas que le ayuden a progresar, puesto que quizás, sea necesario realizar una determinada acción en uno de estos mundos para que haya un efecto concreto que permita seguir adelante en el otro mundo. La percepción de Marianne es la primera habilidad que se nos presentará en el juego, y básicamente sirve para resaltar los objetos o puntos de interés que vayan a resultar vitales.

Algo también bastante recurrente es la utilización de la energía espiritual en el plano de los fallecidos, sirviendo esta para generar electricidad, bloquear ataques enemigos mediante un escudo o eliminar obstáculos. Dicho esto, Marianne es capaz de vivir experiencias extracorporales, pasando así de controlar tanto su cuerpo físico como espiritual, a manejar únicamente este último. Así pues, se abren más posibilidades al ser capaces de realizar determinadas acciones o pasar por zonas por las que el cuerpo material es incapaz de acceder, pero ojo, hay limitación temporal y el espíritu comienza a desvanecerse, por lo que es importante no perderse demasiado en trivialidades explorando más de la cuenta.

Los mayores momentos de tensión se dan cuando aparece el “jefe” de turno, una bestia demoníaca que no oculta sus deseos de hacer de nuestro cuerpo su propio cortijo. Cuando esto sucede, o toca correr sin mirar atrás o moverse agazapados con el mayor de los sigilos entre diferentes coberturas. Si bien es innegable que estas fases no son especialmente desafiantes (aunque tampoco lo son los puzles per se), al menos aportan ese puntito necesario para que no nos acomodemos en exceso. Ciertamente, uno termina con la sensación de que estos momentos podrían haberse aprovechado mejor, y no, no voy a apuntar a una falta de acción como otros, puesto que es algo que realmente va en consonancia con el resto de obras de Bloober, pero quizás sí podrían haberse implementado fases que fueran más allá de correr hacia adelante y moverse sigilosamente para evitar el patrón de movimiento de este infraser del averno.

 

Una atmósfera asfixiante y tenebrosa

Si bien The Medium es un título de terror, es importante apuntar a que no recurre a jumpscares ni similares, evitando estos trucos baratos para conmocionar y asustar al jugador que parecen haberse popularizado con los años. La perspectiva que ofrece es más adulta y sutil, un terror que se filtra lentamente durante las 8-9 horas que dura sin ofrecer descanso alguno a la hora de presentar su escalofriante atmósfera y pesadillescos efectos visuales. Huelga añadir que, como a cualquier título del género, es recomendable jugar en la oscuridad de la noche y con unos buenos cascos puestos para apreciar el diseño de sonido en todo su esplendor. Dicho esto y pese a alabar su atmósfera, no esperéis muchos sobresaltos, no vais a dar con ellos.

En la presentación general, me congratula decir que la obra de Bloober se ve y se escucha realmente bien. Ambientado en la tierra natal del estudio, Polonia, casi en su totalidad dentro y alrededor de un solo edificio, la atmósfera es brillante ya sea que uno se mueva entre mundos, explore una sala abandonada del Hotel Niwa en busca de ecos fantasmales o corra por un laberinto al aire libre. Las texturas, iluminación y personajes también gozan de un gran nivel, siempre que uno tenga en cuenta que esta es una producción creada por un estudio sin las posibilidades económicas de otros grandes desarrolladores. Las animaciones se ven bastante rígidas e incluso lentas a veces, pero lo que hace que todas estas piezas se unan en un todo mayor que la suma de sus partes son las cámaras fijas del juego.

A lo anterior, hay que sumarle una maravillosa comunión conformada por una partitura musical compuesta por Arkadiusz Reikowski (Layers of Fear) y Akira Yamaoka (Silent Hill). Ambos compusieron la música en tándem, dando al juego la combinación perfecta del paisaje sonoro más electrónico del primero y las cuerdas y pianos del segundo.

Aunque me pese, técnicamente confieso haber experimentado algún que otro problemilla con The Medium en mi Xbox Series X. No han sido mayúsculos, ni tampoco han empañado demasiado la experiencia, pero creo que es importante comunicarlo, máxime teniendo en cuenta que es la primera obra exclusiva de la nueva plataforma de Microsoft. Me refiero concretamente a algunos tirones puntuales, pequeñas ralentizaciones que, al experimentar la mecánica de cambio entre dimensiones, suelen acompañarse de retardos en la carga de texturas en el mundo espiritual de unos segundos. Como digo, no son errores garrafales ni mucho menos, por lo que es posible que la compañía se encargue de pulirlos más pronto que tarde.

 

Conclusión

The Medium es una obra satisfactoria en lo audiovisual que destaca por su interesante planteamiento que permite interactuar a Marianne con el mundo humano y espiritual al mismo tiempo. Si bien es incapaz de asustar al jugador, presenta una atmósfera aterradora y asfixiante durante sus 8-9 hora de juego. Pese a ello, está algo limitado en cuanto a sus mecánicas y podría haberse aprovechado mejor en este aspecto, con especial atención a la secciones de jefe.

7.5
Recomendado
">
Sinopsis
Un oscuro misterio que solo una médium puede resolver: viaja a un complejo turístico comunista abandonado y usa tus habilidades psíquicas para revelar sus inquietantes secretos, resolver puzles en realidades paralelas, sobrevivir a encuentros con siniestros espíritus y explorar dos realidades.
Pros
La historia de Marianne es interesante convirtiéndose en un motor que invita a completar la obra
La propuesta de la dualidad real entre el mundo humano y el espiritual
La presentación está a un muy buen nivel en lo visual y auditivo
Contras
Apena que sea incapaz de ofrecer algún que otro susto
Algún que otro problema técnico en forma de tirones y retardos en la carga de texturas
escort mersin escort adana escort ankara escort bodrum escort
X