Fecha de Lanzamiento
22/05/2020
DISTRIBUIDORA
Koch Media
PLATAFORMAS
PlayStation 4, Xbox One y PC
VERSIÓN ANALIZADA
Epic Games
Maneater es un título atípico desarrollado por Tripwire Interactive que hará las delicias de los aficionados al cine de tiburones, y, ¿por qué no decirlo? De aquellos que ante la situación de pandemia nos hemos visto avocados a practicar ejercicio en casa bailando el Baby Shark en una lista aleatoria del Just Dance, perdiendo nuestra escasa dignidad mientras interpretábamos el papel de las presas que huían despavoridas del ataque de la simpática familia de tiburones. Ahora, amigos míos, las tornas se han cambiado y es hora de tomar el papel del escualo y pasar de ser cazado a ser cazador.

 

Devora y evoluciona para cobrarte tu venganza

Maneater pone al jugador en la piel de una cría de tiburón lamia que tras ser traumáticamente separado de su madre al ser esta asesinada por Escamoso Pete, comienza su viaje para crecer y desarrollarse, para con el tiempo, ser capaz de cobrarse la venganza contra el veterano cazador de escualos, que por cierto, procesa un odio visceral hacia estos seres, ya que su padre se dedicaba al mismo oficio y según cuentan las historias, este fue devorado por un mega. Esta es básicamente la premisa de la obra, a la que muy ingeniosamente, sus creadores se han referido como un ShARkPG por el género en el que se integra.

En nuestro periplo por alcanzar el objetivo de despedazar a Pete, nuestro tiburón deberá crecer pasando por cinco fases evolutivas que van desde el nivel 1 hasta el nivel 30. Comenzando por nuestros más tiernos movimientos por las aguas del pantano hasta nuestra salida a mar abierto, habrá que ir acumulando experiencia para pasar de cría a joven, de joven a adulto, de adulto a anciano y, finalmente, de anciano a mega. ¿Cómo se obtiene la experiencia? Bueno, pues mediante nuestros colmillos, ¿de qué otra forma si no?

Cada una de las siete regiones por los que pasearemos nuestras aletas cuenta con una serie de misiones principales y algunos puntos secundarios, que, no siendo necesarios, ayudan al farmeo de nutrientes. Estas quest van enfocadas siempre a llevar a cabo “controles de población” del tipo, mata a 10 animales (focas, tortugas, peces loro, etc.) y, por supuesto, humanos; no obstante, algunas veces se nos insta a darle caza a algún depredador solitario. No hay demasiada diferencia entre dar caza a criaturas marinas y humanos. Eso sí, es muy posible que cuando lleguéis a uno de estos bancos de peces, haya algún que otro depredador pululando por la zona con ganas de atacaros por invadir su zona de alimento. Asimismo, para consumir humanos, es posible que tengamos que salir del agua durante un rato, por lo que es necesario controlar la barra de oxígeno de nuestro tiburón si queremos evitarle una muerte prematura por pasar demasiado tiempo fuera del agua.

Si devoramos demasiados humanos (algo normal en este tipo de misiones), nuestro contador de Infamia subirá (para que os hagáis una idea, es similar a las estrellas del GTA). Si se llena, los cazadores vendrán en sus lanchas a buscarnos para intentar cobrarse la venganza. Huir es una opción, desde luego, pero es mucho más gratificante dar saltos y desgarrarlos a dentelladas mientras teñimos el mar con su sangre, ¿no? Para eso somos un tiburón. Si decidimos enfrentar y matar a los cazadores, con el tiempo, la Infamia subirá y se unirá a la partida un cazador de renombre al que nos interesa liquidar, puesto que hacerlo, nos proveerá de una habilidad para nuestro protagonista. Existen 10 cazadores según el nivel de Infamia, por lo que, una vez asesinado el cazador importante de ese nivel, la Infamia se mantendrá en dicho nivel.

Es esperable que durante nuestros enfrentamientos contra humanos y criaturas marinas, el lamia sufra daños, pero esto tiene fácil solución, huye brevemente y devora todo lo que salga a tu paso para recuperar salud, tras esto, vuelve al combate. Además de recuperar vida al devorar a otro ser vivo, se consiguen nutrientes que pueden ser utilizados en las grutas (lugares seguros dentro de cada zona entre los que se puede realizar viaje rápido) para mejorar esas habilidades que, mediante subida de nivel o cazador importante devorado, se suman al abanico de posibilidades que aumentan las estadísticas del tiburón. En este sentido, pueden mejorarse varios órganos, así como la aleta, el cuerpo, la cola o los dientes, para, entre otras cosas, ganar en resistencia, aplicar electricidad a nuestras dentelladas, recuperar más vida al consumir animales, etc. Cada una de estas skills puede subirse hasta un máximo de cinco niveles. Además, el equiparse un set concreto ayuda a generar mejores estadísticas.

El juego presenta unos ítems optativos coleccionables en forma de matrículas de vehículos, y, más importante todavía, una serie de contenedores diseminados por el fondo marino que contienen una alta cantidad de nutrientes y que se antojan una opción suculenta para, posteriormente, mejorar habilidades. Para avanzar en la historia principal únicamente es necesario completar las misiones principales, pero si deseáis conseguir el 100% de cada lugar, habréis de recolectar estos objetos.

 

Jamás un documental sobre tiburones había sido tan entretenido

Maneater se presenta como una especie de documental que narra constantemente todas las acciones del tiburón lamia. Asimismo, al final de cada región siempre se muestra un vídeo de lo que Escamoso Pete hace en un formato que recuerda mucho a esos programas americanos de cazadores en el pantano. Esta forma de contar lo que va sucediendo, es muy original y le sienta tremendamente bien al juego. Igualmente, el narrador (Chris Parnell en la versión inglesa), tiene por costumbre soltar un buen puñado de comentarios absurdos e irrisorios, que, a su vez, sirven como crítica simpática al daño que los seres humanos hacen en los ecosistemas marinos. De hecho, se hace alusión a cosas como las laxas leyes para la protección del medio ambiente en algunos sitios, o el ansia por expandirse y crear zonas de esparcimiento para los ricos a costa del propio mar.

En lo visual, el juego derrocha personalidad y colorido, además, siempre es un placer visitar los fondos marinos plagados de rocas, algas y animales. Nadar por las diferentes regiones es una maravilla, puesto que todas son muy diferentes entre sí. Todo está muy logrado y lo natural se mezcla constantemente con lo artificial, volviendo a servir como crítica hacia lo que el ser humano hace en los mares, desde montañas de basura a contenedores de residuos tóxicos, pasando por islas artificiales con campos de golf y resorts para ricos. Es fácil toparse con monumentos, vehículos hundidos, edificios derruidos y más.

Os interesará saber que el juego viene íntegramente en castellano, textos y voces incluidas. En cuanto a la duración de la historia (que es el único modo dentro del juego), puede completarse fácilmente en 7 u 8 horas (a mi me ha llevado 7 horas y 39 minutos). Por supuesto, se puede invertir algo más de tiempo si os interesa completarlo en su totalidad, pero no auguro que pueda llevaros más de 11 o 12 horas, puesto que, a fin de cuentas, limpiar cada zona al terminar el juego no supone dificultad alguna, ya que nuestro tiburón estará en su forma mega y no habrá quien le tosa.

 

Conclusión

Maneater es una obra fresca y original que destaca por su interesante propuesta. ¿Quién no ha deseado nunca encarnar a un tiburón lamia mientras siembra el caos devorando todo lo que sale a su paso? Hacer que nuestro pequeño escualo evolucione hasta ser un mastodonte que domina los mares consigue mantenerte entretenido en las pocas horas que dura el juego. Asimismo, su formato con narración tipo documental y sus comentarios, ponen la guinda del pastel.

En cuanto a su dificultad, es bastante asequible pasarse el juego sin morir ni una sola vez. Por mi parte, me habría gustado disfrutar de algún ecosistema marino más (un fondo abisal o una zona helada), pero bueno, supongo que todo es posible en actualizaciones venideras. Si bien es cierto que para algunos la duración puede ser un poco escasa, alargar la duración habría hecho más mal que bien a Maneater, ya que por las escasas mecánicas del tiburón y la repetitividad de las misiones, se habría acentuado el tedio por parte del jugador, por lo que personalmente, me parece acertado no intentar alargarlo más de la cuenta.

7.8
Recomendable
">
Sinopsis
Vive la mayor fantasía de poder encarnando al mayor depredador de los mares: ¡un tiburón gigante! Aterroriza las vías fluviales costeras. Desgarra a los nadadores y buzos miembro a miembro, dale a los humanos una razón para temerte. Juega y personaliza a tu tiburón con una variedad de sistemas basados en estadísticas. Desarrolla diferentes partes de su cuerpo para mejorar su funcionamiento, o aumenta su ferocidad para entrar en breves frenesíes de alimentación.
Pros
Presenta una propuesta divertida y original
Hacer evolucionar al tiburón personalizándolo y dar caza a todo lo que se mueve es satisfactorio
El formato documental acompañado de comentarios jocosos y críticos le sienta bien
Contras
Es un reto bastante asequible que se vuelve más sencillo al evolucionar
Los controles del escualo son en ocasiones un poco erráticos
Solamente hay dos tipos de misiones, por lo que es posible que se os hagan repetitivas
escort mersin escort adana escort ankara escort bodrum escort
X