[Análisis] VA-11 HALL-A: Cyberpunk Bartender Action

0 Flares 0 Flares ×

En unos meses en los que parece abundar la comodidad de realizar ports y remasters para rellenar el catálogo de Switch (gracias en una alto porcentaje a Capcom y Square Enix) a esperas de los grandes lanzamientos exclusivos de la consola nipona, se cuelan una ingente cantidad de títulos independientes, algunos de ellos como Cuphead, Katana Zero o Hellblade: Senua’s Sacrifice, de una calidad asombrosa y difícil de discutir. Hoy hablaremos de VA-11 HALL-A: Cyberpunk Bartender Action, otra de esas obras que se ha dejado caer por la plataforma de la Gran N hace bastante poco, y que viene para recordarnos que no es necesario tener un gran presupuesto detrás para crear algo que pueda maravillar al jugador.

 

What can I get you?

Lejos de lo que pueda parecer, VA-11 HALL-A va mucho más allá de ser un simulador de bartender, de hecho, sería terriblemente parco e injusto calificarlo simplemente así. Sí, encarnamos a Julianne, una joven cuyo trabajo es el de mezclar cócteles y servir copas en el bar Valhalla; pero esta es solamente una pequeña parte, una mecánica necesaria para desencadenar lo siguiente, aquello que realmente te invita a quedarte detrás de la barra de ese pequeño y oscuro local, sus clientes. La historia de VA-11 HALL-A es la de su gente.

Saber crear y servir buenos cubalibres y cervezas (entre otras muchas variedades), está bien y es lo que, a final del día, pone un sueldo en el bolsillo de nuestra carismática protagonista. No obstante, el título es benévolo con nosotros a la hora de ponernos a trabajar, y es que, además de disponer de un manual que nos ilustra a la hora de ponernos creativos con el pedido del cliente (previo breve tutorial sobre mezclas), uno puede errar con la preparación del cóctel y simplemente reiniciarlo para intentarlo nuevamente. Esto, no influye de forma negativa en el sueldo que recibe Julianne, por lo que el miedo a errar se desvanece.

Queda claro que VA-11 HALL-A no busca penalizar nuestros deslices u olvidos tras la barra, ya que amén de lo dicho, cuando un cliente suele pedir una bebida, acostumbra a especificar lo que quiere y el tamaño, a excepción de algunos casos puntuales en los que se intenta ser algo más críptico, aludiendo a una necesidad más concreta y que puede solventarse con una o varias opciones válidas. Por ejemplo; una bebida que proporcione energía, una con poco alcohol, o algo dulce.

Al final de cada jornada recibimos un sueldo que puede verse aumentado gracias a algunos ingresos extra en forma de propinas o bonus. Una vez en casa, es necesario administrar el dinero para que el día que toque pagar facturas, no nos veamos ante una situación comprometida. Si los días han sido buenos y nos sobra algo de dinero, comprar algunos productos para decorar el piso que hagan feliz a Julianne, pueden ayudar además a que vaya más contenta a trabajar. Como veis, la vida de nuestra compañera es muy normal, reduciéndose a trabajar, pagar facturas y gastos y darse algún capricho cuando la situación lo permite. Volviendo sobre mis pasos, os recuerdo que a fin de cuentas esto es de lo que va VA-11 HALL-A, de historias, de vidas, de gente común en una sociedad distópica.

Time to mix drinks and change lives

La barra del Valhalla es el foco de la acción, y las bebidas, una excusa (con el permiso de nuestra soldada) para entablar conversación con los pintorescos clientes que se sientan frente a nosotros. Los personajes derrochan carisma y están fantásticamente construidos, con una personalidad propia muy marcada que lleva a que vayamos a disfrutar gratamente de todas y cada uno de los diálogos.

Como ya comenté, no es la historia de esta distopía cyberpunk lo que brilla, es la forma de ser de cada uno de los visitantes del bar, sus trabajadores o su dueña; aquellos que se han moldeado para adaptarse a este mundo. Una de las cosas que más agradezco, es la variedad de temas tratados, y más aún si cabe, la franqueza. No tiene miedo a hablar de sexo, prostitución y otros tantos temas que muchos considerarían tabúes, así como de cosas que son realmente actualidad para nosotros.

Aunque podría destacar a cualquiera de los personajes, puesto que todos son memorables a su manera, me quedo con algunas conversaciones puntuales que quisiera compartir con vosotros, para que veáis lo que podéis esperar de VA-11 HALL-A.

Donovan, nuestro primer cliente, es editor en jefe del The Augmented Eye, un medio bastante conocido y dado a la más que discutible praxis del clickbait. En un momento dado mientras conversamos, nos responde lo siguiente:

Eres más lista de lo que pareces. Pero si más gente fuese como tú, terminaría en bancarrota debido a la falta de tráfico (en referencia a su web)

En un mundo donde el clickbait se ha convertido en algo habitual en grandes y pequeños medios, uno no puede evitar que le aflore una sonrisa con esta conversación (o al menos, yo fui incapaz).

Otro diálogo que aún recuerdo es el protagonizado por Ingram, un señor con bastante carácter que hablaba del sexo con la misma naturalidad que uno da los buenos días. En un momento dado, pregunta a Julianne:

Ey señorita, ¿ha fingido alguna vez un orgasmo?

Una pregunta cortante y que difícilmente harías a una persona que acabas de conocer (y seguramente tampoco a una con la que tengas más confianza). En cualquier caso, Ingram afirma sentirse vacío por dentro (por motivos personales que prefiero no comentar para evitar spoilers) y busca el consuelo en el sexo y el alcohol. Es por tanto algo normal para él, por lo que, aunque para algunos pueda resultar escandalizador, el personaje puede crear esta situación entre cómica y chocante al hablar con nuestra protagonista con una naturalidad que uno agradece, en un mundo que parece intentar escorarse cada vez más a la censura de cualquier contenido que pueda ir contra la moral pública.

Pero ojo, y es que VA-11 HALL-A aborda diversos problemas del mundo contemporáneo. Temas como la sexualidad, la fluidez de género, el suicidio o el abuso doméstico (sumado a otros ya comentados), están presentes. A cada tema se le da el respeto y la atención que merecen.

Living with style

Visualmente estamos ante un hermoso y pulido pixel art, que da vida a unos personajes atractivos y bien diferenciados entre sí, que cuentan con unos fantásticos sprites que dan pie a diversas expresiones. Además, la interfaz de usuario es perfecta, puesto que no ocupa espacio de más ni de menos. Cada sección de la pantalla nos brinda una clara indicación de para qué sirve cada cosa, bien sea la zona de mezclas de bebidas, la jukebox, el móvil, etc.

La banda sonora está compuesta por Michael «Garoad» Kelly, y complementa de forma sublime el título, adecuándose a su ambientación. Si os gusta el estilo retro de sintetizadores, ese toque electrónico común en obras de años atrás, entonces estáis de enhorabuena, a buen seguro que hay algo por aquí que deleitará vuestros oídos. Asimismo, cuando la noche de trabajo va a dar inicio, una de las cosas que debemos configurar es la jukebox, una suerte de caja musical donde podemos escoger entre una selección de temas del juego.

Aunque no es común que aluda a esto, quisiera dedicar un pequeño párrafo a advertiros de que estando ante un título donde vais a pasar la mayor parte del tiempo leyendo diálogos, el inglés es un punto de inflexión importante, y es que, si vuestro nivel es básico, os va a ser prácticamente imposible afrontar las horas de juego. De hecho, un nivel intermedio podría servir, no obstante, os vais a topar con contracciones y palabras que seguramente no hayáis visto jamás en una escuela de idiomas (algo similar al caso de los Yakuza). Tengo entendido que hay parches para jugar en español en el caso de PC, pero si deseáis hacerlo en la versión de consolas (Switch en este caso), más os vale manejaros con cierta soltura en el idioma de Shakespeare. Dicho esto, se me hace incomprensible que siendo el estudio desarrollador de Venezuela, no hayan incluido al menos una opción de idioma en español.

 

Conclusión

Sukeban Games puede estar muy orgullosa de su trabajo, puesto que VA-11 Hall-A: Cyberpunk Bartender Action, es una de esas joyas que de vez en cuando nos regala el panorama independiente.

Nunca me he considerado un gran aficionado a las visual novel, y, aun así, he disfrutado mucho sirviendo bebidas y escuchando las historias que cada uno de los clientes tenía que contar. Cada personaje tiene su propia identidad, su personalidad, una forma de dirigirse a nosotros y unos temas de interés que compartir; inclusive, sensibles, algunos tabúes que todavía hoy se teme mencionar, y lo mejor de todo, es que los aborda sin miedo o complejo alguno.

A modo de consejo final, por el tipo de juego que es y por comodidad, os aconsejaría optar por una versión portátil, principalmente la de Switch, ya que creo que le sienta fantásticamente a la plataforma; no obstante, me consta que está igualmente disponible en PS Vita (aunque desconozco su rendimiento en esta). Si el inglés supone un impedimento para vosotros pero deseáis darle la oportunidad, tened presente que en PC esto puede solventarse con algunos parches de idioma, aunque tristemente en las consolas poco se puede hacer…

Análisis - VA-11 Hall-A: Cyberpunk Bartender Action

Distribuidora: Ysbryd Games

Sinopsis: En este mundo, las corporaciones reinan de manera suprema, todas las vidas humanas están infectadas con nanomáquinas diseñadas para oprimirlas, y los terribles Caballeros Blancos aseguran que todos obedezcan las leyes. Pero esta historia no es sobre esas personas. Eres un barman en el VA-11 Hall-A, apodado cariñosamente "Valhalla". Aunque es solo un pequeño bar en el centro de Glitch City, atrae a las personas más fascinantes de este lado de la distopía. Mantén a tus clientes lubricados y tendrás acceso a las historias más interesantes. La experiencia de VA-11 Hall-A ofrece una trama ramificada en la que tus decisiones no dependen de las elecciones tradicionales, sino a través de las bebidas que preparas. Conoce a tus clientes, sus gustos y prepara la bebida que cambiará sus vidas.

  • 9/10
    Narrativa - 9/10
  • 8/10
    Gráficos - 8/10
  • 8/10
    Sonido - 8/10
8.3/10

Kalas

Veterano en esto de escribir sobre videojuegos, pero un día me cansé y decidí fundar mi propia web. No soy amante de las marcas, sino de los buenos juegos, aunque Nintendo ha estado muy presente en mi infancia. Sobrevivo en mi lucha por convertirme en un especialista en Asia Oriental.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X